Logo MX

Precio
dólar

Entrevistas

La beca azul. Acción Nacional paga un millón de pesos a militante yunquista

A pesar de que ya no tiene cargo público, los ingresos de Cecilia Romero, figura de la ultraderecha mexicana, todavía salen del erario, a través del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, que le da un contrato tras otro.

Por Óscar Balderas
20 jul 2020

PAN
Cecilia Romero con Marko Cortés en un evento del PAN. Foto: Mario Jasso / Cuartoscuro.com

EMEEQUIS.– La expresidenta nacional del PAN, Cecilia Romero, tendrá credencial blanquiazul, pero vive bajo una máxima priísta: vivir fuera del presupuesto es vivir en el error.

A pesar de que ya no tiene cargo público –y la última vez que ganó una elección con voto popular fue hace más de 26 años– los ingresos de esta representante de la ultraderecha mexicana todavía salen del erario, a través del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, que le paga, en un solo contrato, más de medio millón de pesos.

Por ejemplo, uno de los contratos que ha recibido Cecilia Romero es el TN/CA/19/157 que estableció el año pasado un pago de 675 mil pesos a cambio de elaborar el proyecto para festejar el aniversario 80 de Acción Nacional.

En el contrato se estipuló que el trabajo duraría nueve meses; sin embargo, una fuente que hasta esta primavera era militante de Acción Nacional aseguró a EMEEQUIS que el documento que entregó Cecilia Romero fue un trabajo deficiente que fácilmente pudo hacerse en solo dos meses de trabajo.

“Acá en el partido conocemos esa simulación como ‘la beca azul’. Es como una manutención vitalicia. A los grandes líderes se les entregan contratos jugosos a cambio de supuestos grandes trabajos de larga duración y que en realidad son chambas sencillas y cortas, pero que justifican que les den millones de pesos”, aseguró la fuente consultada, quien renunció al PAN en protesta por ese tipo de prácticas.

AMIGA DE FELIPE Y MARGARITA

Cecilia Romero es una figura que polariza al interior y exterior de su partido por sus posiciones extremadamente conservadoras, que datan de 1973, cuando inició su carrera política fundando la Asociación Nacional Cívica Femenina, un grupo que cabildeaba contra el uso de anticonceptivos, la despenalización del aborto y las libertades sexuales.

Gracias a su militancia en las filas ultraconservadoras fue legisladora en tres ocasiones por el PAN y se casó con Emilio Baños Urquijo (ya fallecido) –quien era líder del grupo de choque anticomunista Movimiento Universitario de Renovadora Orientación– con quien conquistó posiciones importantes en el grupo secreto El Yunque.

TE RECOMENDAMOS: CON FINANZAS AL BORDE DE LA QUIEBRA, AMLO LE DA PREFERENCIA A PEMEX

En 2006 quiso introducir su agenda provida y antiderechos en la Ciudad de México como candidata a la jefatura delegacional de Coyoacán, pero perdió la elección ante uno de los líderes de izquierda más emblemáticos del país, Heberto Castillo.

Sin embargo, sus amigos, Felipe Calderón y Margarita Zavala, la rescataron del desempleo y le dieron trabajo como directora del Instituto Nacional de Migración (INM) en el segundo mandato del PAN en Los Pinos.

Aquel trabajo que duraría un sexenio solo duró cuatro años. En 2010, el entonces secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, le exigió a Cecilia Romero que renunciara a su cargo, porque ya estaba rodeada de varios escándalos sobre su mala administración. La gota que derramó el vaso del gobierno federal fue la masacre de 72 migrantes indocumentados en Tamaulipas en ese mismo año.

La matanza evidenció la infiltración de grupos criminales al interior del INM en los tiempos de Cecilia Romero, quien fue llamada a comparecer ante el Senado de la República por presuntos actos de corrupción, como su omisión al no desmantelar una red de trata de personas enquistada al interior de la delegación del INM en Yucatán.

ACABA CONTRATO Y LE DAN OTRO

Eso no impidió a Cecilia Romero convertirse, cuatro años después, en la primera mujer en ser presidenta nacional de Acción Nacional, aunque fuera por tres meses y de manera interina. Fue un tiempo breve, pero que le permitió afianzar alianzas para seguir viviendo del presupuesto del partido.

“Desde que yo llegué al PAN ella siempre ha tenido un puesto. Es inamovible la señora y siempre cae acomodada”, contó Juan Ignacio Zavala, cuñado del expresidente Felipe Calderón, en una entrevista radiofónica en marzo de 2014, cuando pidió licencia como militante del PAN como protesta por la designación de Cecilia Romero como presidenta nacional interina.

“No me quiero ni me puedo sentir representado, ni quiero pertenecer a un grupo que sea liderado de esa manera por una persona como Cecilia Romero”, aseguró Juan Ignacio Zavala.

Cuando terminó su contrato de 675 mil pesos en 2019, rápidamente Cecilia Romero consiguió otro este año: en enero, firmó el contrato TN/CA/20/014 por 325 mil pesos por concepto de “Servicio profesional de coordinación de la Asamblea Nacional Extraordinaria en la Reforma de los Estatutos Generales del PAN”.

“De nuevo, un contrato de ‘beca azul’, como los que a ella le gustan”, cuenta la fuente. “Una cantidad muy alta de dinero para un trabajo básico”.

TE RECOMENDAMOS: MUJERES EMBARAZAS, EXPUESTAS A MÁS VIOLENCIA OBSTÉTRICA

El contrato de este año de Cecilia Romero con el PAN es cuatro veces más grande que el siguiente más oneroso –apenas 78 mil pesos– y 15 veces más generoso que el más austero, de 21 mil pesos.

Al exmilitante panista con el que conversó EMEEQUIS no le sorprendería que desde ahora, o en los próximos días, el PAN le otorgue otro contrato pagado con dinero público a su expresidenta nacional acusada de irregularidades.

 

@oscarbalmen



logo mx
Más contenido
Fiscal Gertz tiene oportunidad histórica de abrir maxiproceso por caso Lozoya: Buscaglia

Fiscal Gertz tiene oportunidad histórica de abrir maxiproceso por caso Lozoya: Buscaglia

Emilio Lozoya debe ser juzgado por delincuencia organizada transnacional para, como en Italia, desarticular el pacto mafioso de impunidad, plantea en entrevista Edgardo Buscaglia, experto en seguridad. “Peña Nieto debería comparecer”, apunta.

04 / 08 / 2020

“La justicia llega tarde, pero llega”. Víctima de César Duarte ríe al último

“La justicia llega tarde, pero llega”. Víctima de César Duarte ríe al último

César Duarte lo envió a prisión en 2016 por protestar, con cargos de hasta 600 años. A la vuelta de los años, Marcelino Gómez Brenes dice en entrevista: “No es venganza, es justicia: el delincuente siempre fue él y se pudo verlo detenido”.

14 / 07 / 2020