Dólar16.70

Edith y las cientos de víctimas de tentativa de feminicidio que claman por justicia

Edith aún lidia con las consecuencias físicas y emocionales tras la agresión del “Fofo” Márquez en febrero. Ha tenido que costear tratamientos médicos y también modificar su rutina por temor a represalias. “Yo pude haber muerto ahí”, señala en entrevista.

4 / 18 / 24

Edith ha tenido que cambiar de rutina por temor a represalias. Foto: Especial.

EMEEQUIS.– Un roce en el espejo retrovisor. Eso bastó para que el influencer Rodolfo “N”, mejor conocido como “Fofo” Márquez, agrediera con violencia a Edith, quien conducía el auto que impactó, mínimamente, mientras se estacionaba. 

“Lo más terrible para mí, que no lo puedo superar psicológicamente es el hecho de que no puedo entender ¿cuál fue el motivo?… Lo peor es que no le pasó nada al espejo, ni siquiera un rayón”, cuenta Edith en entrevista con EMEEQUIS.

En el video del ataque difundido en redes sociales, se ve cómo el influencer aleja de la camioneta a la mujer y comienza a golpearle las costillas. Ella cae de espaldas sobre la calle mientras pasaba muy cerca de su cabeza un automóvil. Rodolfo continúa dándole patadas en el cuerpo mientras ella se encontraba en el suelo, después se inclina, se acerca a su rostro y se sigue con puñetazos. Un auto gris se acerca a la escena, él deja de golpearla y se retira. 

Edith es una asesora inmobiliaria que acaba de cumplir 52 años. Después de presentar su denuncia ante la Fiscalía del Estado de México, ella asumió un proceso en contra de “Fofo” Márquez. La primera órden de aprehensión se hizo por el delito de lesiones, después se cambió a tentativa de feminicidio al valorar el alto nivel de las agresiones.

El agresor ya fue vinculado a proceso por feminicidio en tentativa, pero Edith tiene miedo de sufrir represalias contra su persona o la integridad de su familia. 

“En este momento me siento con miedo por represalias. En el estado emocional todavía no supero, fue algo terrible. Una golpiza sin haber motivo ni razón”, afirma la víctima, quien teme por los privilegios e influencias políticas que ostenta tener el influencer que la agredió. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

A diferencia de otros casos de intentos de feminicidio que ocurren en el ámbito privado, la agresión contra Edith se dio en una vía pública, en el estacionamiento de Plaza Bridas de Naucalpan, Estado de México. Quedando a la vista de algunos automovilistas que se acercaron al lugar para detener los golpes y el hecho quedó registrado por cámaras de videovigilancia. 

Las causas por las que el caso fue clasificado una tentativa de feminicidio fueron: debido a las lesiones físicas que tuvieron a Edith más de 24 días en reposo para sanar la inflamación de su cuerpo, que el agresor no tuvo la intención de detener los golpes sino que fue contenido por testigos del hecho; además de que él tenía una ventaja sobre la víctima por saber conocimiento en artes marciales.  

La jueza del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México decidió vincularlo a proceso por intento de feminicidio el pasado 16 de abril. Aunque la defensa del agresor ha presentado algunos recursos legales para que se desista de juzgar el caso bajo este delito, como una supuesta carta donde la madre del agresor pide disculpas, el proceso se mantendrá por tentativa de feminicidio hasta que el delito pueda ser acreditado por las autoridades. 

Acorde al Código Penal del Estado de México, por el delito de feminicidio en grado de tentativa podrían establecerse penas de 13 a 46 años de prisión, además de que es un delito que no puede adherirse a medidas reparatorias o penas sustitutivas. 

“Todas las acciones que hacemos en la vida nos traen consecuencias. Que pida ayuda, necesita tener ayuda psicológica porque necesita esa ira necesita ser manejada, porque un día puede matar a una persona… Yo pude haber muerto ahí, no estaríamos hablando ahorita de un feminicidio en grado de tentativa”, comenta la mujer agredida que afirma, continuará el proceso hasta que se haga justicia acorde a lo que establecen las leyes. 

SECUELAS Y CAMBIO DE VIDA DESPUÉS DE LA AGRESIÓN

Han pasado más de 40 días desde la agresión, la mayoría de las cicatrices, moretones y rastros físicos de la violencia han desaparecido a la vista del cuerpo de Edith, sin embargo, permanecen los rezagos emocionales y las posibles secuelas que pueden aparecer con el tiempo. 

“Yo estuve 25 días en cama, pasé muy malos momentos porque se me hinchó todo el cuerpo y no podía ni incorporarme. En este momento aún tengo ataques de ansiedad, no podía respirar. Tengo una cicatriz, que estoy yendo con un especialista para ver si puede disminuir. Es terrible verla todos los días y recordar lo que pasó”, comenta Edith. 

Para las mujeres que sobreviven a un intento de feminicidio, las secuelas de soportar la violencia extrema no sólo son físicas, también emocionales, económicas y en su proyecto de vida. 

En este momento Edith no cuenta con una defensa privada, sino abogadas de la Fiscalía de Atención a la Violencia de Género en Naucalpan. Además de que ella misma ha tenido que costear los tratamientos médicos para recuperar su salud y también modificar su rutina diaria por temor a recibir nuevas formas de violencia o intimidación de personas cercanas al agresor. 

“Yo no estoy pidiendo nada, ni he pedido, ni pienso pedir. Pero dí fue un menoscabo el pago del medicamento, la pomada para la cicatriz”, afirma la sobreviviente de intento de feminicidio, que ha sido juzgada por intentar beneficiarse de manera económica de la agresión que sufrió. 

Afirma que lo único que desea es que haya justicia acorde a las leyes y continuará el proceso, de acreditarse la tentativa de feminicidio. “En este tipo de delito no puede haber perdón, porque se va de oficio. No puede haber un arreglo económico”, afirma. 

Pese a que las autoridades judiciales le asignaron medidas de protección, Edith teme por su integridad y la de esposo e hijos, quienes han tenido que cambiar sus rutinas y dinámicas diarias por miedo a represalias. 

“Nosotros no somos millonarios que podamos pagar escolta,choferes. Tenemos mucho miedo. La gente te inyecta miedo. Imagínate que a mis hijos les llegan mensajes con ‘la va a matar el ‘Fofo’”, afirma que ahora las autoridades tienen en sus manos la posibilidad de hacer  justicia sobre un caso que podría quedarse en la impunidad por las influencias económicas que ostenta el agresor y dar luz a otros casos que no han encontrado justicia.

EL RETO DE ACREDITAR LA TENTATIVA DE FEMINICIDIO

En la agresión que sufrió Edith existe un video a través de cámaras de vigilancia que muestra el momento en que comenzaron y finalizaron los golpes; sin embargo esta no es una constante en casos de tentativa de feminicidio. 

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares del INEGI,  gran parte de las agresiones que sufren las mujeres ocurren desde la privacidad del hogar, sin más testigos que los agresores que son principalmente sus parejas o familiares. 

En la agresión donde está grabado Rodolfo “N”, logra apreciarse que él sólo detiene la agresión hasta que un carro se acerca a ellos; la intervención de un tercero es importante para acreditar la tentativa de feminicidio. 

“Me estaba golpeando y me tenía completamente dominada en el suelo. Él me dio puñetazos en las costillas, si no llega la persona de un carro a gritar ‘están golpeando a una mujer’, de verdad me hubiese matado. Él no tuvo la voluntad de pararse, fue un externo el que le dijo párale ya”, recuerda Edith. 

Acorde al tipo penal de tentativa en los Códigos Penales, sólo puede acreditarse la intención a través de identificar “la causa externa que impida la consumación del delito”, por lo que debe demostrarse que hubo un tercero que detuvo la agresión que tenía la intención de asesinar a una mujer. 

“En el feminicidio, lo que se debe acreditar es que la persona realice actos tendientes a privar de la vida a la mujer, que se actualicen razones de género en la comisión de la conducta, y que el delito no se haya consumado por causas ajenas a la voluntad del sujeto activo”, explica la abogada Ana Yeli Pérez Garrido, asesora jurídica del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio. 

Evidenciar, con pruebas, que con la agresión se tuvo la intención de asesinar a una mujer resulta ser el reto más complicado de acreditar la tentativa, ya que en la mayoría de los casos, a diferencia del de Edith no existen muestras en video o con testigos. 

Esto se suma a las deficiencias en la “aplicación de quienes operan el sistema de justicia jurídico, la falta de debida diligencia y de perspectiva de género”, afirma la abogada Ana Yeli Pérez, quien afirma que eso no implica que las lesiones causadas sean menores para clasificarlas como lesiones o violencia familiar. 

“Es importante que sea correcto el tipo penal por el cual se está imputando es porque puede haber un riesgo que no se acredite la figura y que entonces se pueda absolver. Se puede llegar al extremo de poner en riesgo el acceso a la justicia por no darle una clasificación correcta”, explica la abogada del OCNF, quien reconoce que debe hacerse un análisis profundo, contextual e histórico de cada caso con perspectiva de género. 

CASOS QUE LLEGAN NO A LA JUSTICIA 

Del año 2012 a 2022, las fiscalías de todo el país iniciaron 2 mil 207 investigaciones por el delito de tentativa de feminicidio, de acuerdo con información obtenida por EMEEQUIS vía ley de transparencia.  

Sin embargo, se desconocen cifras completas para conocer el panorama de violencia que acecha a las mujeres que sobreviven a un intento de feminicidio, cómo lo es también saber cuántos de estos casos llegan a una sentencia condenatoria. 

De acuerdo con el buscador de sentencias del Poder Judicial de la Federación, no se han establecido sentencias condenatorias por este delito durante este año, ni el pasado; mientras que de 2019 a 2022 se emitieron 122 sanciones por este delito. 

Los registros del CJF registran 6 sentencias en el año 2019;  22 durante el 2020; 43 en 2021; y 54 en 2022. 

Acorde a una revisión de las sentencias condenatorias del CJF, se identificó que una de las causas para que se busque cambiar el delito de tentativa de feminicidio es que se desvirtúe el delito cuando el agresor paró la violencia, o buscó ayuda para resguardar a la mujer que minutos antes había agredido. 

Un ejemplo se da en la sentencia 150/2020 emitida en mayo de 2020 en Sonora, contra un hombre que agredió a su amiga con lesiones punzocortantes en el cuello. 

En este caso, pese a que se acreditaron motivaciones de género, como la relación de confianza entre la víctima y el victimario; además de que se identificaron muestras de violencia sexual; se buscó reclasificar el delito de tentativa de feminicidio a lesiones.  

“El sujeto activo quien desistió de manera voluntaria, acudió con su compañero de casa para pedir ayuda, solicitó auxilio a la policía y realizó la llamada de emergencia para que acudieron a brindar ayuda”, se lee en la sentencia 150/2020 amparo penal en el estado de Sonora. Por este “desistimiento voluntario” de la agresión se buscó disminuir la sentencia contra el agresor. 

JUSTICIA PARA EDITH DA ESPERANZA A LAS SOBREVIVIENTES

Por el caso de Edith, agredida por el influencer Rodrigo “N”, la Colectiva de Sobrevivientes de Feminicidio espera que el acceso a la justicia pueda ser una luz en el camino de otras víctimas de feminicidio en grado de tentativa que, aún, aguardan por justicia. 

“Es importante para nosotras porque va a garantizar un acceso a la justicia para las sobrevivientes y abre la puerta también para el acceso a la justicia para otras sobrevivientes, aunque no sean mediáticas. Se puede hacer referencia, jurisprudencia, además de seguir exigiendo las reformas necesarias como la aceptación del Senado a nuestra propuesta de reforma”, afirma Carolina Ramírez, fundadora de la Colectiva, en entrevista con EMEEQUIS

Afirma que al ser un caso ampliamente mediatizado por el papel e influencia del agresor, esto podría marcar una pauta importante para las autoridades al demostrar que se ejerce amparo y protección para las mujeres sobrevivientes de feminicidio. 

“Hay una serie de medidas que faltan y son necesarias para garantizar nuestra vida, integridad, dignidad, la credibilidad de nuestro dicho y que no se les sustituyan las penas a los agresores para que estén en las calles, eso es un peligro terrible de seguir asesinando a mujeres”, afirma la sobreviviente de feminicidio y activista contra la violencia de género. 

SENADO TIENE “CONGELADA” INICIATIVA SOBRE TENTATIVA 

En abril de 2022 la Cámara de Diputados aprobó diversas reformas en torno a la tentativa de feminicidio para establecer sanciones de hasta 40 años de prisión al incluir la literalidad del delito de tentativa de feminicidio.

El dictamen aprobado con 453 votos a favor, establecía modificaciones al Código Nacional de Procedimientos Penales, la Ley Nacional de Ejecución Penal y el Código Penal Federal. 

Esta iniciativa surgió a través del trabajo de la Colectiva de Sobrevivientes de Feminicidio, entre otras organizaciones feministas, y fue arropado por varias diputadas como Elizabeth Pérez Valdéz del PRD. 

Posterior a su aprobación, fue enviada al Senado de la República con el seguimiento de la senadora de Morena Rocío Abreu, sin embargo, a dos años de su presentación, la iniciativa se mantiene congelada, sin ser analizada en Comisiones y tampoco presentada en el pleno para su discusión. 

EMEEQUIS buscó, durante varios días, a la senadora de Morena, Rocío Abreu Artiñano para saber el estatus de su propia iniciativa, sin embargo desistió de dar una postura argumentando que tenía una “agenda apretada”, de acuerdo a su equipo de comunicación. 

Para especialistas como Ana Yeli Péréz Garrido del OCNF, no es necesaria una reforma legislativa para tipificar la tentativa de feminicidio, sino que podrían agravarse las penas al delito de lesiones y analizar los casos acorde a razones de género. 

“Podría agravarse las lesiones de manera específica por razones de género, para tener una pena más alta. A veces hay casos donde no encuadran como tal en la tentativa, sin que eso implique que no sean graves y que se deban sancionar más severamente. No que se tipifique de manera específica”, afirma. 

En tanto, para la Colectiva de Sobrevivientes, la tipificación como delito autónomo es necesaria para “poder enunciar los elementos objetivos para considerar qué es una tentativa de feminicidio y no es violencia familiar y tampoco lesiones”: aunque resulta insuficiente, afirman, porque se necesitan además, emitir medidas para salvaguardar la vida de las víctimas durante los procesos de justicia. 

@GloriaPE_

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Gloria Piña



“Usted sólo piensa en su imagen”. Xóchitl responde a AMLO por caso Emiliano

“La muerte de Emiliano en Tabasco es una irresponsabilidad de su gobierno. Su gobierno dejó crecer la delincuencia”, le contesta Xóchitl Gálvez al presidente López Obrador, quien la criticó en la mañanera.

Hace 1 hora

La batalla intelectual: Sheinbaum recibe el respaldo de 900, incluyendo su madre

Juan Ramón de La Fuente, Ifigenia Martínez, Violeta Vázquez Rojas, Susana Harp, Javier Jiménez Espriú, Eugenia León, Elena Poniatowska, Luis Álvarez Icaza, Ambrosio Velasco y otros se reúnen para apoyar a Sheinbaum. También Beatriz Gutiérrez y Annie Pardo.

Hace 2 horas