Dólar16.66

AMLO miente sobre los ahorros por “combatir a la corrupción”

Si los ahorros por el combate a la corrupción son mínimos ¿de dónde proviene el dinero para financiar el gasto público? La realidad es que el gobierno de López Obrador ha incurrido en un déficit fiscal no visto en más de tres décadas.

5 / 09 / 24

Los ahorros de AMLO están en el discurso pero no en los registros de Hacienda. Foto: Cuartoscuro.com.

POR JUAN ORTIZ / LUPA LEGISLATIVA

EMEEQUIS.­– El presidente López Obrador sigue diciendo que su lucha contra la corrupción ha ahorrado “billones de pesos”. Pero, de ser verdad, nunca hubiera tomado dinero de fondos de estabilización, fideicomisos públicos, programas de salud o de los ahorros para el retiro de los trabajadores. En realidad, la cifra es muchísimo menor.

En distintas conferencias matutinas, López Obrador reiteró que su gobierno ha logrado ahorros de “dos a tres billones de pesos” gracias a su política de austeridad y combate a la corrupción.

Pero, al solicitar detalles a través de la plataforma de transparencia a la Secretaría de Hacienda, la respuesta fue clara: no existe información específica que sustente estas cifras.

A pesar de la falta de datos directos, la Ley de Presupuesto obliga a la Secretaría de Hacienda a incluir cualquier ahorro presupuestario en sus informes trimestrales. Revisando estos documentos, encontramos que los ahorros reales están muy lejos de las cifras multimillonarias que menciona el presidente.

En 2023, por ejemplo, se reportaron ahorros de tan solo 2 mil 779 millones de pesos, resultado de medidas de austeridad. Sin embargo, un pequeño detalle: el 55% de los ahorros fueron aportados por el Poder Judicial, Congreso y órganos autónomos.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Desde el inicio de su mandato en 2019, hasta marzo de 2024, los ahorros acumulados no superan los 9 mil millones de pesos, que representan apenas el 0.3% de lo declarado por el presidente.

Vaya, ni un año del presupuesto anual del INE. Incluso, más de la mitad de estos ahorros durante el sexenio de AMLO provienen no del Ejecutivo, sino del Poder Judicial, el Poder Legislativo y entidades autónomas.

La pregunta entonces surge: si los ahorros por el combate a la corrupción son mínimos, ¿de dónde proviene el dinero para financiar el gasto público? La realidad es que el gobierno de López Obrador ha incurrido en un déficit fiscal no visto en más de tres décadas, financiando sus megaproyectos y operaciones corrientes a través de deuda pública y reasignaciones presupuestarias.

Proyectos como el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas han visto sus costos escalar dramáticamente. El Tren Maya pasó de una proyección inicial de 120 mil millones de pesos a más de 500 mil millones, mientras que la Refinería de Dos Bocas saltó de 8 mil millones de dólares a más de 18 mil millones (reconocidos oficialmente)

Además, Pemex ha recibido transferencias por cerca de 944 mil millones de pesos en cinco años, fondos que no estaban originalmente presupuestados. Y mientras tanto, áreas críticas como la salud han sufrido recortes significativos. En 2023, se dejaron de utilizar 60 mil millones de pesos en presupuesto destinado a programas destinados a salud.

Finalmente, la extinción de 109 fideicomisos públicos liberó otros 65 mil millones de pesos, pero estos fondos son no renovables y, una vez agotados, la administración ha recurrido cada vez más a la deuda.

De hecho, el Congreso recientemente autorizó un techo de endeudamiento de 2.2 billones de pesos para el presidente, y en enero la Secretaría de Hacienda colocó bonos soberanos por valor de 7 mil 500 millones de dólares.

Así que los supuestos ahorros por la lucha contra la corrupción que promueve AMLO no son más que números inflados. Estamos frente a un gobierno que sigue financiando su agenda a costa de fondos, fideicomisos, subejercicios y deuda nacional.

Este despilfarro nos recuerda la urgencia de que nosotros, los ciudadanos, mantengamos una vigilancia constante sobre cómo se utiliza cada peso de nuestro dinero. No podemos quedarnos sólo con las promesas y los discursos de los funcionarios.

Además, es importante que nuestros diputados se activen y cumplan con su rol de fiscalizar el gasto público. Esta no es solo una responsabilidad, es su deber principal. Si no ponen atención, los costos de la mala gestión gubernamental los terminaremos pagando todos los mexicanos. Es hora de exigir transparencia y responsabilidad, porque al final del día, el dinero del gobierno es dinero de todos.

@Juan_OrtizMX

Telegram

SOBRE EL AUTOR

ESPECIAL EMEEQUIS



La estafa de La Estafa: FGR y auditores negociaron sobornos para sabotear casos y encubrir a beneficiarios 

Testimonios, un audio –en exclusiva– y miles de documentos revelan las mecánicas de extorsión, encubrimientos, y tráfico de influencias que dejaron impune al principal operador de la Estafa Maestra pese al cúmulo de evidencia. Uno de los fiscales, separado por sospecha de corrupción, es ahora un director de justicia en la Segob.

Hace 1 hora

En el meritito Jalisco Xóchitl Gálvez critica a Samuel García

En tierra naranja, Xóchitl Gálvez cuestiona la estrategia de Movimiento Ciudadano y su eslogan de “nueva política”. Pone como ejemplo que el gobernador neolonés Samuel García está acusado de enriquecimiento.

Hace 12 horas