Dólar16.97

Las sombras que rodean a Cabeza de Vaca y Américo Villarreal

Al morenista Américo Villarreal Anaya y al panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, gobernadores entrante y saliente de Tamaulipas, los persigue la sombra del Cártel del Golfo. El padre del primero incluyó en su gabinete a personajes sospechosos. Y Cabeza de Vaca metió en su campaña a un cuñado de Guillermo González Calderoni, comandante de la Policía Judicial Federal que admitió estar en el negocio de las drogas.

10 / 01 / 22

EMEEQUIS.― Al morenista Américo Villarreal Anaya y al panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, gobernadores entrante y saliente de Tamaulipas, los persigue la sombra del Cártel del Golfo.

Villarreal proviene de una estirpe ligada a la raíz misma de esa organización criminal, tronco familiar que alcanzó el poder político por primera vez, bajo las siglas del PRI, con la gubernatura de su padre, Américo Villarreal Guerra (1987-93), a cuyo gabinete se integraron distintos personeros de la organización delictiva fundada por Juan N. Guerra, primo del mandatario.

Cabeza de Vaca, por su parte, ingresó a las posiciones de mando político en los noventas, y llegó a la presidencia municipal de Reynosa justo dos años después de la salida de Villarreal Guerra del Poder Ejecutivo Estatal.

Por entonces el grupo criminal señalado era liderado ya por Osiel Cárdenas Guillén. Cabeza de Vaca metió en su campaña a un cuñado de Guillermo González Calderoni, comandante de la Policía Judicial Federal que admitió estar en el negocio de las drogas. Y ya en la gestión, fue cuestionado por relaciones con el Cártel del Golfo.

Pero éste no es el único grupo delictivo que ha rondado a estos políticos tamaulipecos. Sergio Carmona Angulo, asesinado a tiros en noviembre del año pasado cuando se acicalaba en una barbería de Garza García, Nuevo León, fue otro de los barones del crimen ligados al panista y al morenista.

TE RECOMENDAMOS: MARKO CORTÉS EMPLAZA A AMÉRICO VILLARREAL A RESPONDER SI RECIBIÓ 20 MDD DEL CRIMEN

Señalado por diversas actividades criminales entre las que destaca la extracción ilegal y el tráfico de combustible, Carmona llegó a convertirse en el principal operador financiero de Morena en el norte del país, pero antes de ello estuvo ligado al grupo político de Cabeza de Vaca en la presidencia municipal y como contratista de su administración estatal.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Ya en la era obradorista, Villarreal Anaya se tomaba fotografías con Carmona en distintas reuniones y subía y bajaba de los aviones de este. Pero juraba no haberle visto más que una en su vida, y no tener idea sobre la pertenencia de las aeronaves o el origen del financiamiento de los vuelos que abordaba, aunque sí tenía una impresión clara y positiva de Carmona, quien le resultaba “cordial”.

El caso es que todos los morenistas con quienes departió negaron a Carmona después de que fue liquidado. Algo semejante le ocurrió a Gerardo Teodoro Vázquez Barrera, alias “El Gerry”, un oscuro empresario de origen guerrerense, antiguo administrador de activos del grupo criminal conocido como “Los Zetas”, y presunto operador financiero, posteriormente, del Cartel del Noreste

Al centro, el senador José Narro,  Américo Villarreal y Gerardo Teodoro Vázquez Barrera. (Twitter)

La última vez que se le vio fue hace seis meses, al lado del senador morenista José Narro y del propio Américo Villarreal Anaya, departiendo y tomándose fotografías, en un restaurante de Coyoacán. Ese mismo día desapareció, de acuerdo con una ficha de personas extraviadas de la fiscalía capitalina.

El eslabón perdido ―acaso eliminado―, habría fungido, según versiones de prensa, como enlace del Cártel del Noreste para el financiamiento de la campaña de Américo Villarreal.

EL PRIMER GOBERNADOR VILLARREAL         

Américo Villarreal Anaya es hijo de Américo Villarreal Guerra, exgobernador de Tamaulipas (1987-93), cuya gestión fue vinculada con sospechas de estar ligada a Juan Nepomunceno Guerra, capo fundador del Cártel del Golfo.

Villarreal Guerra no sólo tenía lazos familiares con Juan Nepomuceno Guerra, fundador del Cártel del Golfo –según se refiere J. Jesús Lemus en su libro El último infierno: más historias negras desde Puente Grande–, sino que además, de acuerdo con insistentes denuncias de prensa de aquella época, dicha organización alcanzó su mayor expansión gracias a la protección de su gobierno. 

Era una relación que venía de una generación atrás. Villarreal Guerra nombró como subprocurador a Raúl Morales Cadena, hijo Raúl Morales Farías, quien era el abogado de Juan Nepomuceno Guerra –fundador del Cártel del Golfo– y de su familia.

Fueron los años en que la estructura criminal se asoció con la jerarquía policíaca, al punto de tener en su nómina a destacados narcotraficantes, que incluso eran galardonados en pomposas ceremonias por su desempeño.

Es el caso del excomandante de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, Javier Aguilar Fuentes, un policía de élite capacitado por los sabuesos del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de los Estados Unidos.

En 1992, Aguilar Fuentes fue reconocido y condecorado personalmente por el gobernador Américo Villarreal Guerra por su desempeño sobresaliente en la investigación y captura de homicidas y extorsionadores, aunque había compañeros que lo comparaban con “Harry El Sucio”, el feroz personaje cinematográfico interpretado por Clint Eastwood. 

Aguilar salió de la policía tamaulipeca en 1999 y pasó a la del Estado de México. Fue capturado en 2004, cuando ya era un contacto clave entre Colombia y la organización delictiva de Osiel Cárdenas Guillén.

Tras el paso de Américo Villarreal Guerra por el Palacio de Gobierno, el Cártel del Golfo se fortaleció. Según versiones periodísticas de la época, recomendó a Raúl Morales Cadena con su sucesor en la gubernatura, Manuel Cavazos Lerma. Este promovió a Morales de subprocurador a procurador. El sexenio de Cavazos terminó entre acusaciones de narcotráfico y más de 150 agentes de la policía estatal detenidos.  

Pero Raúl Morales Cadena salvó el pellejo. Fue después magistrado del Supremo Tribunal de Justicia de Tamaulipas, para tres periodos de seis años cada uno que concluyeron en febrero de 2021. Ya no fue reelecto porque la ley se lo impedía.

La familia Villarreal prosperó con empresas agrícolas, publicitarias, constructoras, de servicios y suministros médicos, y de bienes raíces, en Tamaulipas y Nuevo León.

En lo político, Américo Villarreal Anaya explotó la prosapia política que le heredó su padre. En el sexenio de Ismael Hernández Flores ingresó al sector salud estatal como director hospitalario, y en el sexenio de Egidio Torre Cantú (2011-2016) se desempeñó como subsecretario de Salud.

En 2018 apareció súbitamente como militante de Morena y AMLO lo hizo senador. Pero las instituciones encargadas de la seguridad pública en México todavía se confunden con la familia: en abril de 2020, elementos de la Marina aseguraron mil despensas que pertenecían a las operaciones clientelares del senador Villarreal Anaya y que los marinos “las confundieron con las que andaba repartiendo el Cártel del Golfo”.

Américo Villarreal rindió protesta este sábado. De Cabeza de Vaca no se sabe dónde está. 

CABEZA DE VACA: CONSTANTES CUESTIONAMIENTOS

Cuando contendió por la alcaldía de Reynosa en 2004, por recomendación de un familiar, Francisco Javier Cabeza de Vaca integró a su campaña como auxiliar de logística a René Izaguirre, un ex comandante de la Policía Judicial Federal (PJF), cuñado del también comandante Guillermo González Calderoni, asesinado en McAllen (2003), al que ligaban al clan delictivo de Miguel Ángel Félix Gallardo.  

González Calderoni provenía de una familia pudiente de Reynosa. Hablaba con fluidez el inglés y el francés, de acuerdo con su expediente. Y se atrevió acusar a Raúl Salinas de Gortari, hermano del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, de estar inmiscuido en el tráfico de drogas. Pero el propio Calderoni llegó a admitir que había participado en el trasiego de drogas a los Estados Unidos. 

TE RECOMENDAMOS: CERCANOS A CABEZA DE VACA OTORGAN 129 CONTRATOS A UNO DE SUS MEJORES AMIGOS

Su primo, René Izaguirre, de acuerdo con la prensa local, había sido escolta de Cabeza de Vaca y estaba emplazado para ser directivo de seguridad pública en la administración municipal. Pero el exalcalde comentó en 2014 al redactor de estas líneas que no tenía considerado a Izaguirre para ninguna posición: “Totalmente falso que haya sido mi escolta o mi chofer, y nunca le ofrecí cargo alguno”.

Y a pesar de que no lo tenía considerado para ningún puesto, sí lo mandó investigar: “Debido a su procedencia (PJF), solicitamos su certificación al entonces subsecretario de Gobernación federal, Felipe González, y confirmó que no existía ninguna averiguación previa contra Izaguirre ni contaba con antecedentes delictivos”.

Cuando aquello parecía quedar atrás y estaba en marcha su gestión municipal, fue acusado de haber prestado el Estadio de Béisbol del parque Adolfo López Mateos para un festival infantil patrocinado presuntamente  por  Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo, al que asistieron alrededor de 20 mil personas (29/4/2006).  

Pero según el panista, “ante las versiones de que ese día regalaban juguetes en nombre del narcotraficante, el ayuntamiento presentó una denuncia ante la PGR (APP 82/2006/SIEDO) a la que integramos la solicitud del permiso otorgado al empresario Samuel Carreón para el festejo. Luego, a través de inserciones pagadas en los periódicos locales se pretendió hacer creer que era un evento del criminal”. 

Y ya siendo diputado local atribuyeron a Cabeza de Vaca paternidad política de un expolicía de Reynosa procesado por tráfico de drogas, Alfredo Leal. “Otro infundio doloso ―aseguró―, llevaba trabajando en la Policía Municipal desde cuatro administraciones anteriores, y permaneció porque aprobó los exámenes de control de confianza”.  

La madrugada del 28 de abril de 2014, siendo senador, una camioneta con hombres armados trató de interceptar el vehículo en que viajaba Cabeza de Vaca, quien se dirigía al aeropuerto de esta cabecera distrital, pero su chofer evadió al comando. Según el reynosense fue un acto de intimidación para impedir que continuaran sus labores en busca de la seguridad de su estado. 

Dos años después llegó a la gubernatura. Su gestión estuvo marcada por el secuestro de las ciudades tamaulipecas por la violencia criminal.

CARMONA, PUENTE PAN – MORENA

Desde su origen hasta su muerte, la historia de Sergio Carmona está plagada de cabos sueltos. Según dijo el morenista Américo Villarreal, gobernador electo de Tamaulipas, al periódico El Mañana de Reynosa, Carmona era “cordial y amable”.

Algunas referencias de prensa ubican a Sergio en el grupo del presidente municipal de Reynosa, el panista Cabeza de Vaca (2005-2007). Incluso desde la campaña electoral. Por entonces Sergio Carmona tenía entre 27 y 29 años. 

La familia Carmona perseguía desde entonces el éxito económico. Los cuatro integrantes de la misma fundan en 2008 la firma Angulo S. y Asesores, orientada al mercado de los seguros y pensiones, según datos notariales consultados por EMEEQUIS. Ya desde entonces, Sergio se hallaba casado con Perla Mcdonald, y Julio César con Adriana Ojeda Álvarez.

Sergio tenía la cuenta de la empresa Pemex en Ciudad Madero, donde efectuaba la intermediación de pensiones con los trabajadores. 

Carmona se movía en el círculo del alcalde gracias a su amigo Víctor Manuel Sáenz, que era secretario del ayuntamiento. También tenía relación cercana, desde entonces, con el cuñado de Cabeza de Vaca, José Ramón Leal.

Ya en 2010, se le ubica a Sergio Carmona como “huachicolero”, es decir, es señalado por actividades de extracción ilegal, comercialización y tráfico de combustible de Pemex, un “giro” que requiere redes de logística, transporte, y cuadrillas de protección, además de acuerdos con grupos criminales en la región. 

Sergio Carmona mantenía un perfil discreto. Su rostro público era el de un empresario exitoso. En junio de 2011 funda la constructora Grupo Industrial Permat y en 2013 crea Consultoría Reymar (2013), dedicada al transporte en general y en especial de hidrocarburos. Grupo Industrial Joser, dedicado a la distribución de equipo médico y medicinas, data de 1996, pero cobra éxito hasta la era de Sergio Carmona. 

En 2016, Cabeza de Vaca regresa a Tamaulipas a hacer campaña como gobernador. Para entonces, Carmona ya era un próspero empresario conocido regionalmente..

De acuerdo con el periodista Carlos Loret de Mola, “en 2016 apoyó la candidatura del panista Francisco García Cabeza de Vaca para la gubernatura de Tamaulipas”

Para 2017, ocurre la primera aparición de Grupo Permat en los padrones de proveedores del DIF Tamaulipas y otras dependencias de la administración estatal.

Según Loret, y múltiples publicaciones tamaulipecas, Cabeza de Vaca prometió contratos que no llegaron, en especial uno de alrededor de mil millones de pesos. La relación se termina.

En 2018, como fue públicamente difundido, Sergio Carmona apoyó las campañas de Morena en Tamaulipas. Aparecía en fotografías con camiseta guinda acompañando a candidatos de Morena.

El nivel de respaldo otorgado por Carmona a las campañas morenistas no tiene precisión, pero obtiene su primera cuota federal en diciembre de ese mismo año: el Administrador General de Aduanas, Ricardo Peralta, designa a Julio César Carmona como administrador de la Aduana de Reynosa. 

Comenzaron entonces a correr versiones de que por la aduana se efectuaba tráfico ilegal de combustible extraído ilegalmente de Pemex. Por esas fechas, el FBI y el Departamento de Justicia de Texas pusieron los ojos en los hermanos Carmona.

Pero su ascenso entre los grupos políticos morenistas parecía que no tendría fin. Vivía las horas doradas. Sólo por mencionar a las empresas pioneras de su grupo Grupo Industrial Permat factura, de acuerdo con datos de Compranet, 290.8 millones de pesos con la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, principalmente, entre 2018, y Grupo Joser, 138.9 millones en venta de productos médicos, principalmente al IMSS. 

Pero además, se siguieron sumando empresas al grupo de Carmona: Grupo Permat (2011), Consultoría Reymar (2013), Grupo Garog, Cruz Cuadrada, Daarle Construcciones, Caref  Vendor Exim Group, Servicios Industriales Cigsa, Agropecuaria Careg…

Pero fue en las elecciones de diputados locales, en 2019, cuando los recursos de Sergio Carmona fueron más evidentes en las campañas de Morena. De acuerdo con versiones de prensa, Carmona proporcionó vehículos, principalmente camionetas, y combustible, a candidatos y dirigentes morenistas. 

Fue entonces cuando se filtró que Sergio Carmona y su hermano eran investigados por la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción y por la Fiscalía de la Unidad de Inteligencia Financiera, del gobierno de Tamaulipas, por hechos relacionados con contrabando de hidrocarburos y extorsión a transportistas en inmediaciones de la frontera con los Estados Unidos.

Los apoyos de Carmona a las campañas de Morena se extendieron a 2021, en su mayoría con dotación de unidades de transporte. Y en las campañas por la gubernatura de Tamaulipas de este año, salieron a relucir más apoyos para personajes de la jerarquía morenista como el dirigente nacional, Mario Delgado; la expresidenta de ese partido, Yeidckol Polevnsky; y el gobernador electo, Américo Villarreal.

En diciembre de 2021, apenas dos semanas después del asesinato de Carmona, se dieron a conocer registros de la SICT: la bitácora de vuelo de un avión tipo Hawker 800 SP, aeronave con registro privado y matrícula de vuelo XB-PND reveló que el 3 de marzo del 2019 Mario Delgado y el diputado Erasmo González volaron 30 minutos sobre la Ciudad de México, sobre el cual se desconoce el propósito.

También se difundieron los datos de un segundo vuelo tipo Hawker 700 con matrícula N70HB el 30 de marzo del mismo año, aquella vez el vuelo tuvo una duración de 1 hora con 10 minutos.

El 29 de enero de 2022, el diario Reforma también publicó esa información, pero Mario Delgado negó los vuelos, y señaló que la AFAC desmentía que él hubiese figurado entre los pasajeros.

Pero siguieron apareciendo indicios. A inicios de este mes, se difundió en distintos medios el contenido de una declaración presentada en julio pasado ante un suboficial de la Policía Investigadora de Tamaulipas del piloto Miguel Ramírez Morales.

Según la versión, Carmona Angulo había requerido de los servicios del piloto para realizar vuelos a Toluca, Cancún, Monterrey y Ciudad Victoria, para trasladar a varias amistades suyas. Entre los pasajeros, mencionaba a Américo Villarreal, Mario Delgado, el legislador Erasmo González, y Norberto Barrón, éste último del staff de Villarreal.

Unos días después, el piloto apareció en numerosos medios para aclarar que había sido torturado por dos policías de la Fiscalía de Tamaulipas para efectuar esas declaraciones, las cuales, aseguró, estaban previamente redactadas.

En noviembre de 2021, Américo Villarreal dio una entrevista para El Mañana de Reynosa y Elefante Blanco, en la que admitió que “en una ocasión tomó en el aeropuerto de Tampico el vuelo de un avión privado junto a la entonces secretaria general con funciones de presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, quien, en una gira de trabajo partidista, viajó a Matamoros”. Sin embargo, el senador nunca supo “si el avión era rentado y mucho menos quién era el dueño, si de un particular o de una empresa”.

Fue en esa entrevista en la que Américo Villarreal admitió haber conocido a Sergio Carmona, que llegó a verlo en reuniones y habló una vez con él. Carmona le pidió esa ocasión que intercediera para cobrar adeudos con el gobierno estatal. Según el gobernador electo, respondió que él no era el canal adecuado. Declaró Villarreal que le había resultado una persona “cordial y amable”.

Mario Delgado dijo también, en enero de este año, que sí lo llegó a ver. “Sí lo conocí, pero nunca me subí a sus aviones”, dijo en una conferencia de prensa. 

También reconoció que Carmona quería meterle dinero a las campañas de Morena: “Él, como muchos empresarios, tratan de participar (…), pero no, nosotros no necesitamos porque hacemos siempre campañas austeras”.

VILLARREAL Y EL CARTEL DEL NORESTE

El pasado 6 de septiembre se cumplieron seis meses de la desaparición de los marinos Óscar Manuel González Andrade y Victoriano Rodríguez Zurita, integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública del ayuntamiento de Acapulco.

El episodio que desemboca en las desapariciones es negado por algunos de sus protagonistas, pero otros lo confirman: los marinos habrían sido asignados, por órdenes de la alcaldesa morenista de ese puerto, Abelina López Rodríguez, para custodiar al senador de la misma filia, José Narro Céspedes.

TE RECOMENDAMOS LEER: AMLO PROFUNDIZA EL MISTERIO: MARINOS DESAPARECIDOS SÍ CUSTODIABAN A NARRO

6 de marzo. Los marinos  se presentan ante el senador José Narro Céspedes en el restaurante Cambalache Oasis, en la avenida Miguel Ángel de Quevedo, en Coyoacán. Narro departía con el entonces también senador y precandidato de Morena al gobierno de Tamaulipas, Américo Villarreal, como lo revelarán fotografías difundidas posteriormente. 

En la tertulia –y en las imágenes que le propio senador posteó aquella tarde en su cuenta de Twitter– se encuentra también Gerardo Teodoro Vázquez Barrera, alias “El Gerry”, un oscuro empresario de origen guerrerense.

En 2009, Vázquez Barrera fue procesado por su papel de operador financiero del grupo delictivo conocido como “Los Zetas”, y posteriormente del Cártel del Golfo. En 2015 salió del Penal de Máxima Seguridad de Nayarit. El personaje fue identificado por Latinus

“El Gerry” figuró entre los apoyos de la campaña electoral de Abelina López en 2021 y después se le ubicó como enlace del Cártel del Noreste para el financiamiento de la campaña de Américo Villarreal. El Cártel del Noreste es un desprendimiento del grupo delincuencial llamado “Los Zetas”.

La semana pasada, el periodista Héctor de Mauleón publicó el contenido de unos cables de la Embajada de los Estados Unidos en México, y copias de los mismos, enviados a la DEA, el Departamento del Tesoro, el Departamento de Justicia y la Homeland Security.

Los comunicados revelan que  “El Gerry” efectuó transferencias por casi siete millones de dólares, entre septiembre de 2021 y enero de 2022, a una cuenta abierta recientemente en las Islas Vírgenes británicas a nombre de Humberto Villarreal Santiago, hijo del entonces candidato de Morena al gobierno de Tamaulipas.

También, detallan los cables que los marinos desparecidos podrían haber llevado dinero proveniente del negocio de la droga “a fin de apoyar financieramente campañas de este partido en el Estado de México en 2023”.

@estedavid

Powered by Froala Editor

Telegram



Contrariar la ley, hasta en las vísperas 

A pesar de 50 medidas cautelares contra el presidente advirtiendo que se está violando la legalidad, estas advertencias son como llamados a misa y no le quitan el sueño a nadie en Palacio Nacional.

Hace 3 horas

A la mera hora: gobierno de AMLO quiere tumbar hospital abandonado y construir otro

En la recta final de esta administración, documentos oficiales revelan que el gobierno quiere gastar 36.5 millones de pesos en estudios para ver si se puede derribar el Hospital General Dr. Gonzalo Castañeda Escobar del ISSSTE en Tlatelolco, abandonado desde 2011, y construir otro en su lugar.

Hace 3 horas