Dólar17.94

Insuficientes, propuestas de candidatos para equilibrar labores de cuidados

Especialistas insisten en que un Sistema Nacional de Cuidados difícilmente funcionará si no se establecen programas, rutas, ni presupuesto, mientras que las propuestas de los candidatos y candidatas siguen estereotipando la labor de las mujeres en este sector

5 / 17 / 24

EMEEQUIS.- Todos fuimos cuidados, cuidaremos y volveremos, necesitaremos de ellos. 

El Sistema de Cuidados en México continúa siendo una deuda para las personas con discapacidad, adultos mayores, personas dependientes o con enfermedades y sobre todo, para las mujeres a quienes se les adjudica la mayor cantidad de labores de cuidados no remuneradas. 

Las acciones de cuidado no se limitan a las labores domésticas como el aseo del hogar y la ropa, la preparación de alimentos, el pago de servicios y compra de insumos; también se tratan del seguimiento médico y de atención de salud de un adulto de la tercera edad o de una persona con enfermedades crónicas; así como la crianza y protección de las infancias y personas con discapacidad.

Estas labores se mantienen invisibilizadas en México bajo la premisa de ser acciones intrínsecamente relacionadas a las “responsabilidades femeninas”, provocando para ellas la pérdida de oportunidades laborales y de desarrollo personal. 

Las labores de cuidados no remuneradas que se realizan en México tienen un valor aproximado de 7.2 billones de pesos, lo que equivale al 24% del valor del PIB. 

En el país las mujeres realizan 40 horas semanales a tareas de cuidados y del hogar, a diferencia de un hombre que suele dedicar sólo 15.9 horas a la semana. 

Mientras se estima que hay 58.3 millones de personas en el país son más susceptibles a requerir cuidados; de los cuales el 71.5% de las mujeres dedican su tiempo en comparación con el 24.9% de los hombres, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional del Sistema de Cuidados realizada por el INEGI. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Para balancear la corresponsabilidad de los cuidados, equilibrar la igualdad laboral y propiciar mayor participación económica de las mujeres en noviembre de 2020 se aprobó en la Cámara de Diputados la creación del Sistema de Cuidados a través de la reforma a los artículos 4 y 73 de la Constitución; sin embargo esta propuesta que, después fue presentada en el Senado se quedó estancada desde entonces. 

Sin establecer programas, rutas, ni presupuesto, el sistema de cuidados continúa siendo el compromiso olvidado por la administración federal a cargo del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Especialistas consultados por EMEEQUIS coinciden que las propuestas presentadas por las candidatas y el candidato a la presidencia; así como los aspirantes a gobernar la Ciudad de México, resultan insuficientes para poner en marcha el programa. 

LAS EXIGENCIAS DE ACTIVISTAS A LOS CANDIDATOS 

Algunas de las propuestas de las candidatas y candidato a la presidencia de la república encaminadas a la procuración de un sistema de cuidados se han enfocado en transferencias directas de recursos a las madres; el compartir los cuidados con el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, o la instalación de estancias infantiles y de recreación como la “Utopías”. 

Sin embargo, de acuerdo con especialistas consultados por EMEEQUIS, estas propuestas mantienen estereotipos de género recargando las labores de cuidados en las mujeres y no ponen en el centro la responsabilidad del Estado por garantizar el derecho a los cuidados, como lo estableció la Suprema Corte de Justicia de la Nación desde 2023. 

Para garantizar que las propuestas sean efectivas en la distribución igualitaria de los cuidados, así como salvaguardar el tiempo y oportunidades de las mujeres; deben encaminarse hacia las tres R de la Organización Internacional del Trabajo: Reconocer, Redistribuir y Remunerar la labores de cuidado. Pero incluyen una más, por la de reasignación de presupuestos para políticas públicas. 

“Implica ponerle no sólo discurso, sino recurso para generar la atención de los cuidados en los públicos y no sólo en los hogares. Las mujeres hemos sido el sistema de cuidados precario, feminizado, gratuito del que se ha valido el Estado, pero eso nos ha costado nuestros proyectos de vida. La feminización de la pobreza. Les ha costado a muchas morir pobres y solas”, explica la activista Margarita Garfías, fundadora de la organización Familias y Retos Extraordinarios. 

En ello coincide la Dra. Luz Galindo, integrante de la Red de Cuidados de México, “sin una reconfiguración de justicia fiscal, difícilmente se va a poder llevar a cabo este sistema”, afirma que a diferencia de la propuesta de la candidata Claudia Sheinbaum, de poner los cuidados a manos del DIF, deben involucrarse otras instituciones como el IMSS, ISSSTE, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Hacienda, Gobernación y Trabajo para que exista una reconfiguración de los cuidados. 

Por  su parte, la implementación de una “Tarjeta Mexicana”, propuesta por la candidata Xóchitl Gálvez, siguiendo el concepto priísta de la “Tarjeta Rosa” en el Estado de México, propone la directa de 5 mil pesos mensuales a las mujeres para apoyar las labores de cuidados. Sin embargo, esta no resuelve la invisibilización de las mujeres en el campo laboral a causa de estas acciones, sino que refuerza estereotipos y mandatos de género sobre las mujeres. 

“Está reproduciendo el mismo tema de que las mamás, las mujeres, se tienen que quedar a la casa a cuidar a cambio de una compensación, pero es un apoyo súper pobre, ni siquiera es el salario mínimo”, refiere Aideé Zamorano, creadora de Mamá Godín. 

Para Margarita Garfias, las transferencias directas terminan siendo un “alivio a la economía familiar, pero no resuelven el problema de fondo”, pues el objetivo de implementar espacios públicos de cuidado es que las familias tengan capacidad de decidir sobre dónde, cómo, con qué personal y bajo qué circunstancias dar labores de cuidado.

Con ello, además de implementar infraestructura de lugares donde se de servicios de cuidados dignos y de calidad, también debe existir una plantilla de personal profesionalizado y capacitado para ejercer los cuidados. 

“Hay una trampa en las propuestas de algunos candidatos, tanto a nivel estatal como federal. Dicen que van a poner miles de estructuras, pero nunca hablan de la profesionalización de los cuidados. Nadie sabe cómo va a cuidar a una persona, tenemos que desarrollar las competencias técnicas, espaciales y eso sólo lo saben los pedagogos, psicólogos o quienes se han dedicado a estudiar modelos educativos”, dice Aideé Zamorano.

Adicionalmente, coinciden en las licencias cuidados y la incorporación de redes comunitarias en estas labores, como explica Luz Galindo, “que no sólo tenga que ver con consanguinidad, no sólo mi pareja, hija o hijo, sino que se puedan incorporar amigos, vecinos. Hay lugares donde las personas viven solas. Que haya una reconfiguración de la Ley de Trabajo y poner en el centro que el trabajo productivo no tiene que seguir siendo una prioridad”, afirma la docente de la FES Aragón de la UNAM. 

Otras propuestas que apuntan las especialistas, están en emparejar el horario de escuela con el laboral, volver a incorporar escuelas de tiempo completo y centros de educación inicial, así como remunerar dignamente las labores de cuidado. 

HACIA UNA LA IGUALDAD LABORAL PARA LAS MUJERES

En México sólo 1 de cada 14 plazas de trabajo son ocupadas por una mujer que es madre, esto de acuerdo con el Ranking Mamá Gondín, realizado por la activista Aideé Zamorano, quien se ha encargado de analizar el panorama laboral de las mujeres y los retos que enfrentan al ser madres. 

Con una evaluación de 400 centros de trabajo públicos y privados, desde el año 2020, este conteo se realizó a través de cuestionarios dirigidos a directoras y directores de empresas, representantes de recursos humanos, de responsabilidad corporativa, diversidad e inclusión.

Es una de las pocas estimaciones estadísticas sobre las afectaciones de las mujeres en el campo laboral; mientras que cifras del INEGI estiman que siete de cada 10 mujeres que participan en el mercado laboral son madres, sin embargo, el 58% de ellas trabajan en la informalidad. 

El ingreso promedio que recibe una madre que trabaja en comercios informales es de 3 mil 202 pesos mensuales, mientras que las mujeres que tienen un trabajo formal ganan 6 mil 267 pesos al mes; de acuerdo con estadísticas del INEGI analizadas por el Instituto Mexicano de la Competitividad. 

Los sectores económicos donde llegan a tener mayor representación las mexicanas que son madres es el comercio en un 26%, seguido de la industria manufacturera (16%); mientras que sólo el 6% de ellas puede acceder a servicios profesionales financieros y corporativos.

La discriminación laboral hacia las mujeres no sólo se ve reflejada en la falta de leyes y políticas públicas, sino también en prácticas abusivas en los centros de trabajo, como explica Aideé Zamorano, activista por los derechos laborales de las mujeres. 

“Cuando llegas a una empresa y  pides trabajo, las mujeres siempre recibimos preguntas sobre cuántos hijos tienes, quién los va a cuidar, si se tiene disponibilidad de tiempo. Incluso te preguntan cuándo fue tu última fecha de menstruación y todavía siguen haciendo exámenes para verificar si estás embarazada”, explica que incluso hay centros de trabajo donde aún, hacen a las mujeres firmar  un compromiso de no embarazarse por un periodo de tiempo.

Para equilibrar la sobrecarga para las mujeres, por las responsabilidades laborales y de cuidados, una de las propuestas útiles era la reforma sobre las 40 horas de trabajo a la semana, con dos días de descanso y 8 horas de trabajo productivo al día. Sin embargo, esta propuesta  también quedó sin resolverse por parte del Senado, que finalizó su periodo de sesiones el pasado 30 de abril.

La activista y fundadora de Mamá Godín, refiere la importancia de la atracción del Convenio 156 de la Organización Internacional del Trabajo en México, para reconocer que las personas que trabajan tienen derecho a atender a las responsabilidades familiares. “Es una forma en que se reconoce que hay personas que tienen una jornada laboral pero también muchas tareas de cuidados”, señala. 

@GloriaPE_

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Gloria Piña



Estatua de la Libertad, viva y contenta por liberación de Assange: AMLO

Julian Assange está libre: abandonó la prisión de máxima seguridad de Belmarsh este 24 de junio tras llegar a un acuerdo de culpabilidad.

Hace 6 horas

Cambio de canal

Por @osvaldomonos

Hace 6 horas