Dólar16.67

La dama del silencio: tras la pista de una asesina serial

En entrevista con EMEEQUIS, María José Cuevas, directora del documental La dama del silencio (Netflix) y Laura Woldenberg, productora, comparten los retos de recrear esta historia sin caer en el sensacionalismo que implica hablar de quien los medios de comunicación bautizaron como “La Mataviejitas”. Trataron de poner el foco en las víctimas.

8 / 01 / 23

EMEEQUIS.– Juana Barraza Samperio fue la figura central de una ola de terror que asoló la capital mexicana entre 2000 y 2006. Durante ese periodo, varias mujeres de la tercera edad fueron víctimas de asesinato por estrangulamiento. A pesar de la detención de al menos tres sospechosos, los cuerpos sin vida de mujeres ahorcadas seguían apareciendo, lo que tenía a la población sumida en el temor y la incertidumbre.

Su detención se dio el 25 de enero de 2006, en la entonces delegación Venustiano Carranza. Los detalles de la investigación policiaca, así como los detenidos  y la historia de las víctimas, son recopilados en el documental de Netflix, La dama del silencio.

En entrevista con EMEEQUIS, María José Cuevas, directora del documental, y Laura Woldenberg, productora, cuentan cómo fue crear una historia en la que el reto más difícil era no caer en el sensacionalismo que implica hablar de quien los medios de comunicación bautizaron como “La Mataviejitas”. 

Woldenberg menciona que ellas buscaban que: “El tono y el punto de vista no estuvieran centrados en el criminal, que es como el formato que más conocemos de True Crime, sino poner el foco en las víctimas”, recuperar su historia, volverlas personajes con una historia y no mantenerlas como cifras.

A Juana Barraza Samperio se le imputaron 17 asesinatos de mujeres de la tercera edad en Ciudad de México y 12 robos, sin embargo, con los expedientes sin resolver, la cifra podría ser mucho mayor.

María José expresa que, al conocer la historia de Juana Barraza, una mujer que inició disfrazándose de enfermera para tener acceso a sus víctimas,  muchas veces se olvida que las víctimas los inculpados también tenían una historia: “Apenas conocemos el caso de ‘La Mataviejitas’ y se nos olvida que existió una Araceli Vázquez, un Mario Tablas, la redada a la comunidad trans o la enfermera Matilde. Se nos olvidan estos personajes”.

El reto era no caer en el sensacionalismo, sino retratar la vida de las víctimas también. María José Cuevas y Laura Woldenberg comparten el detrás de cámaras. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

LA DETENCIÓN 

El 25 de enero de 2006, tras asesinar a Ana María de los Reyes Alfaro de 89 años, fue detenida por dos policías capitalinos cuando intentaba huir de la escena del crimen: Marco Antonio Cacique e Ismael Alvarado. En su momento, los policías comentaron que se trataba de una mujer con bastante fuerza física, que intentó resistirse al arresto pero que ya dentro de la patrulla optó por tranquilizarse y comer un sandwich que traía dentro de sus pertenencias, mientras sostenía la figura de la Santa Muerte.

Durante las declaraciones que Juana Barraza dio a las autoridades, hubo muchas contradicciones donde ella afirmó ser inocente, después admitió sólo un delito y hasta el último confesó que sí era responsable de varias muertes. Las autoridades solo lograron demostrar 17 asesinatos.

El modus operandi de Barraza incluía avenidas de gran circulación en la ciudad, que le permitían escapar, la cercanía a parques y estaciones del Metro, así como cambiarse continuamente el look. Sus víctimas siempre eran mujeres que se encontraban solas, a las cuales, después de asesinar, les robaba dinero y joyas. 

En sus confesiones, ocupó a personal del entonces Distrito Federal para demostrar cómo asesinó a sus víctimas, aplicando una “llave china”. Para su maniobra se apoyaba de algún objeto personal de la víctima, una cinta de bata de baño, listones, el cable del radio o la plancha inclusive medias.

Alrededor de su personalidad circulaba la leyenda de que se trataba de una luchadora, se hacía llamar La dama del silencio. Esta narrativa se alimentó por las declaraciones de la acusada, por su fuerza física, así como conocimiento de maniobras y   porque la autoridades encontraron en su domicilio un traje de lucha libre en rosa, una imagen de ella posando con su indumentaria y un cinturón de campeonato. 

El documental se transmite por Netflix.

JUANA BARRAZA NUNCA EJERCIÓ LA LUCHA LIBRE

Se dedicó a vender palomitas, ser promotora pero nunca fue luchadora, la mujer sobre la que se construyó el mito de ser “ruda” en la vida, realmente nunca ejerció la profesión de luchadora, era una aficionada a la que le gustaba codearse con el ambiente de la profesión. Woldenberg explica que el equipo de investigación acudió constantemente a las arenas en busca de investigación: “María José y el equipo de investigación fueron a la arena San Juan, donde se supone que luchaba, para hablar con la gente cercana y resultó que era una aficionada”.  Le gustaba juntarse con otras luchadoras, pero no había competido nunca.

María José agrega que también es sorprendente que las autoridades mexicanas aún crean y sostienen versiones en las que se afirma que Juana era luchadora y se convirtió en asesina cuando dejó de ejercer este deporte: “Las autoridades hoy siguen diciendo que ella era la luchadora. La declaración de Renato Sales, que era el subprocurador del Distrito Federal, donde justificó que la violencia de Juana Barraza se descubrió después de que dejó de luchar. Como si esa fuerza se hubiera traspasado a la violencia criminal”.

UNA CELEBRIDAD EN LA CÁRCEL

El encuentro que tuvo María José con “La Dama del Silencio” ocurrió en el Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla, lugar donde “La Mataviejitas” cubre su condena. La directora del documental menciona que parecía un encuentro con una celebridad: “Dentro de la población de Santa Marta, pues es la mujer privada de la libertad célebre y ella también tiene una actitud bastante estoica”.

SESGO DE GÉNERO EN SU CONDENA 

La condena que recibió Barraza Samperio fue de 759 años de cárcel y es considerada de las primeras asesinas seriales dentro de la historia moderna de México. Para las autoras de este documental, la sentencia que se le imputó está relacionada con una cuestión de género. El tema lo expuso Susana Vargas en su libro, The Little Old Lady Killer. Laura Woldenberg considera que: “Hubo sesgo de género” en la sentencia de Juana Barraza: “Si analizas toda la cadena en el sistema de justicia, la mujer, por lo general, es la más afectada”.

María José lo ratifica: “a las mujeres sí se les condena más que a los hombres”.  Agrega que “hasta ese entonces no había existido una pena tan larga. Si nos ponemos a pensar que ni los violadores, y feminicidas, ni secuestradores, ni los grandes, grandes criminales han tenido una sentencia tan larga. Eso es un punto de reflexión, cuestionarnos por qué las mujeres terminan siendo condenadas con mayor severidad”.

La directora del documental  menciona que uno de los retos fue conseguir los expedientes, tener acceso a toda la información, incluyendo el testimonio de Araceli Vázquez.  

Araceli, en 2004, fue presentada ante los medios como la responsable del asesinato de mujeres de la tercera edad: “Se le presentó en algún momento como la supuesta ‘Mataviejitas’ en el 2004, lleva 19 años en prisión aceptando que ella sí robó, más no cometió el homicidio por la que la inculpan”, expresa María José. A la fecha, Araceli sigue presa, pese a que los delitos por los que fue condenada, se le comprobaron a Juana Barraza. 

Araceli sigue presa a pesar de pruebas en su favor. 

LA POLICÍA PRIMERO TUVO LA HIPÓTESIS DE QUE SE TRATABA DE UNA PERSONA TRANS

Dentro de las líneas de investigación de las autoridades del Distrito Federal, se encontró la hipótesis de que el asesino sería una mujer  trans. La base de esta línea de investigación radicó en que se trataba de una persona fuerte y de manos amplias. Los retratos hablados también la caracterizaron como alguien con facciones toscas.

Por lo cual la policía capitalina emprendió una redada en Tlalpan el 18 de octubre, buscaron a la autora del asesinato de mujeres de la tercera edad dentro de sexo servidoras trans, sin embargo, no encontraron pruebas y dejaron libres a las mujeres que habían apresado. Ante estas acciones María José comenta: “Estamos hechos de estereotipos” y afirma que fueron esas ideas las que llevaron a las autoridades mexicanas a considerar que la criminal era una persona trans.

Las autoras agregan que, dentro de la creación de La dama del silencio, hubo colaboración por parte de las autoridades mexicanas, esto se debe a que se trata de un caso de éxito dentro de la policía: “La nombrada ‘Mataviejitas’, también dentro de la Procuraduría se convierte en un caso de éxito, porque se resolvió el caso. Muchas veces, pues, hay asesinos seriales que nunca logran atrapar”, menciona la directora del documental.

El trabajo policiaco también es retratado en el documental. 

Agrega que: “Dentro de la investigación (policiaca) hubo mucho trabajo, debido a la presión que ellos tenían: la presión mediática y la presión política”. Lo cual generó que: “La procuraduría se pusiera las pilas, rara vez se despliega tal operativo para atrapar al responsable”.

Por último, María José también expresa que la historia de Juana Barraza se vuelve tan sensacionalista que: “Se nos olvida que detrás del apodo de ‘La Mataviejitas’, pues hay mucho dolor y muchas incongruencias” dentro de las investigaciones policiacas y: “Como lo dice Renato Sales, en México se detiene para investigar y no al revés, se investiga para detener”.

@MarRome259 

Powered by Froala Editor

Telegram



Batalla de Puebla: Sheinbaum le regresa “autoritarismo” a Xóchitl

“Si alguien ha defendido la democracia en México es nuestro movimiento”. Así lo contestó Claudia Sheinbaum en Puebla a Xóchitl Gálvez, quien en ese mismo lugar, horas antes, calificó a la candidata guinda de “peligro para la democracia”.

Hace 16 horas

Se suman a Renán Barrera 10 mil militantes del PT en Yucatán

“Más allá de partidos, es un tema de adhesiones que buscan cuidar a Yucatán”, dice Renán Barrera, al agradecer el apoyo de 10 mil militantes del PT en Kanasín. “Lo queremos para próximo gobernador”, señala el ahora expetista Orlando Casanova.

Hace 20 horas