Dólar17.12

Testimonios de guerra. En Ivankiv y otras ciudades de Ucrania escasean agua y comida

Mientras las evacuaciones de civiles fracasaron en ciudades grandes como Mariupol, al sur, o Irpin, cerca de la capital, la gente escondida en poblaciones pequeñas pierde la esperanza y se mantiene incomunicada. La historia de Anna en busca de sus padres.

Por Emequis
3 / 9 / 22

EMEEQUIS.– Cualquier relato de la guerra en Ucrania podría iniciar así:

24 de febrero de 2022

5 am

Con el ruido de sirenas al fondo, suena el teléfono y se escuchan tres palabras:

“¡Levántate, guerra, huye!” Unos minutos después, ocurren las primeras explosiones.

Anna Bilous, estudiante de medicina de 20 años, salió huyendo de Kiev, la capital, a 70 km al sur, mientras que sus padres, Olga y Andrey, decidieron ir al norte, a la ciudad de Ivankiv, donde tenían una casa.

Ivankiv es una localidad de 10 mil 500 habitantes ubicada a 100 kilómetros de la frontera con Bielorrusia, que se convirtió en el paso más directo hacia Kiev desde Chernobyl, en donde cientos de tropas rusas establecieron campamentos permanentes.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Olga y Andrey creyeron que al tener la nacionalidad bielorrusa, eventualmente podrían cruzar a su país y escapar de la invasión rusa, pero al llegar a la ciudad se encontraron con tanques por todos lados.  

Los militares ucranianos destruyeron el puente de entrada a la ciudad para detener el avance de las tropas por el río Téteriv. Olga y Andrey pasaron una noche en su casa hasta que creyeron que era imposible vivir. El ruido de las bombas no cesó durante 24 horas.

Entonces decidieron salir a rastras de su casa y corrieron lo más que pudieron para huir de Ivankiv, hasta llegar a un pueblo más pequeño llamado Sukashi, donde los acogió una familia de apellido Boyko, que tienen tres niños pequeños de 6 meses, 3 y 6 años.

Ubicación geográfica de Ivankiv.

“Casi en todas las casas aquí hay al menos un niño o una mujer embarazada”, me contó Anna a través de chats sobre uno de los mensajes de su papá desde Sukashi.

Desde ese viernes 25 de febrero, Andrey le informó que las tropas rusas rompieron las tuberías de abastecimiento. La única manera de tomar agua era a través del sistema de canalización, con el que sobrevivieron al menos 10 días. 

“Tampoco tienen electricidad, la comunicación es intermitente y no pueden recargar sus celulares para comunicarse con su familia”, contó Anna durante una llamada de zoom con intérprete que traducía de ruso a español. 

“Mis padres me llamaban sólo una vez al día, un minuto, y de esa manera conservaban la carga del teléfono y dicen que bombardean todo el tiempo, hay muchas explosiones muy cerca de ellos y no tienen sótano para ocultarse y hay mucha gente mayor”.

En grupos de Facebook cerrados a la población local se comparten historias de lo que ocurre en la región y la información fue retomada por el medio ucraniano TSN.

“Hoy dejó de funcionar la panadería, ya no hay trigo en la zona y las tiendas funcionan por un tiempo más, pero ya no habrá pan en el futuro cercano”, se lee en una de las publicaciones del 2 de marzo.

Se reportó un punto de control militar por parte de los rusos en la entrada de Ivankiv, por lo que la gente no puede salir de la ciudad y se amenazó de muerte a todas las personas que circulen en automóvil. 

Después de que un avión ruso había sido derribado  en la región de Chernigiv, se encontraron 3 bombas de alto explosivo FAB-500 en el territorio del sector privado. Foto: Especial.

EL ALTO AL FUEGO NUNCA OCURRIÓ 

En 2020 vivían 29 mil 174 personas en las aldeas cercanas a Ivankiv, entre ellas Sukashi y Fenevichi, una mínima parte en comparación con la población de Kiev de 2.8 millones de personas, pero de estas aldeas Anna cree que más gente decidió ocultarse ahí y la mayoría no pudo evacuar.

El jueves 3 de marzo, el asesor presidencial ucraniano Myjailo Podoliak informó que se alcanzó un acuerdo con Rusia para un cese al fuego temporal por motivos humanitarios, evacuar gente de las zonas de conflicto y dar acceso a organizaciones como la Cruz Roja. 

En Hostómel e Irpin, también en la región de Kiev, miles de familias intentaron evacuar desde el 4 de marzo con la promesa de los corredores humanitarios, pero el alto al fuego nunca ocurrió.

TE RECOMENDAMOS: LINA LYASHENKO DESDE UCRANIA. “ESTAMOS MÁS UNIDOS QUE NUNCA”…

En un comunicado de Telegram el alcalde de Irpin, Oleksander Markushyn, confirmó que ocho personas, la mayoría de la misma familia, murieron como resultado de los bombardeos durante la evacuación del domingo, y los civiles fueron atacados en varias ocasiones, pero hasta hoy 3 mil personas han logrado evacuar.

Bucha, Volnovaja, Jersón, Sumy, Chernígov, Mykolaiv, Melitopol, Ojtyrka, Kajovka, Severodonetsk, Novotroits’ke y Kramatorsk son otras ciudades en situaciones similares.

En Ivankiv y las aldeas cercanas la situación es crítica porque el pueblo es pequeño. Está lejos del foco de los grandes medios y de las autoridades, que en varias ocasiones le dijeron a Anna que no podían garantizar que los corredores humanitarios llegaran a la zona, ni podrían hacer nada al respecto.

“Todo el equipo militar de Bielorrusia pasará por Ivankiv para llegar a Kiev. Es la única carretera. Los rusos saben que si dejan que la gente salga de la zona, entonces Ucrania bombardearía toda el área indiscriminadamente. Mantienen a la gente de la zona como un escudo humano y será muy difícil que los dejen ir”, explicó Anna.

EL AGUA ESCASEA Y LOS PRECIOS SUBEN

Sábado, 5 de marzo de 2022:

Es el décimo día de la ocupación. En Ivankiv el agua es escasa, los precios de la poca comida que queda cuestan al menos el doble que hace unas semanas en el único supermercado abierto “FORMA” y ya no hay dinero en el cajero automático del banco Aval.

El periodista ucraniano Bogdan Aminov, ubicado en Kiev, anunció en sus redes sociales que las torres de telecomunicaciones fueron destruidas. Las llamadas no entran ni salen de la región. 

“Cuatro mineros fueron secuestrados desde la estación de autobús, los desnudaron y los llevaron a una ubicación desconocida. Merodeadores van de casa en casa revisando si la gente tiene tatuajes nacionalistas, exigiendo agua y comida y revisando pasaportes en busca de partisanos (civiles organizados en contra del régimen). La gente con diabetes y cáncer no puede acceder a Ivankiv para obtener medicamentos”, escribió Aminov en la publicación.

Anna dejó de recibir mensajes de sus padres el mismo día, y desde entonces se siente mucho más preocupada de que Olga y Andrey sobrevivan.

La charla de Anna con su padre. 

Recibió este mensaje de su padre el 3 de marzo:

“Lo sabemos y también te amamos. Tu madre habla de ti todo el tiempo. Solo necesitas entender un poco más de lo que está pasando. Entendemos que ni siquiera es sencillo que nos encuentren en esta aldea. Y para ser honesto, dudo que alguien nos busque o venga por nosotros, me duele el alma, pero somos adultos y entendemos que esto no es real. Sólo tenemos la esperanza de que terminen las hostilidades y al menos haya una pequeña tregua con intercambios y corredores.

“¡¡Hija!! Te amamos, cuídate mucho. Tu madre dice que si sobrevivimos, nunca te dejará ir otra vez. También rezamos por ti, ¡cada segundo estamos mentalmente contigo! ¡Te amamos!”.

@PaolaMargu

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Emequis

Militarización normalizada en el Sureste: 27 mil soldados caminan la selva

En el Sureste ya inició la normalización de la militarización. Más de 27 mil elementos de la Sedena patrullan las calles de Quintana Roo, Yucatán y Campeche, asignados a tareas inusuales: cuidar zonas arqueológicas o playas o hasta vigilar las sucursales del Banco del Bienestar.

11 / 9 / 22

A esa meseta no se le ven ganas de irse. EL HUMOR DE LA SEMANA

Ya no son curvas, ahora mesetas. El decálogo de AMLO, ataques y contraataques y refranes para toda ocasión en los memes de esta semana.

6 / 21 / 20