Dólar17.01

Opinión 51. La pesadilla de Valeria Moy con los seguros de gastos médicos mayores

Años de pagar pólizas “sin límite” o de “cobertura amplia” son inútiles al momento de una emergencia, pues la falta de regulación propicia facturaciones caprichosas de hospitales, laboratorios, especialistas y aseguradoras, como lo constató la directora del IMCO en Opinión 51. “Usted pague y luego vemos”.

Por Emequis
2 / 3 / 22

EMEEQUIS.– Después de sufragar por 18 años un seguro de gastos médicos mayores bajo la categoría “sin límites”, Valeria Moy comprobó que esa presunción es sólo un ardid comercial, pues tuvo que enfrentar una emergencia médica familiar como si no contara con la cobertura prometida por la aseguradora. 

La directora del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) comprobó que sólo la mitad del gasto que implica la atención de una emergencia médica es cubierta por la aseguradora, pues la otra mitad es celosamente cobrada por la cadena que forma el mercado de servicios de salud: hospitales, especialistas, laboratorios y servicios relacionados.

Moy compartió su testimonio en una columna publicada por la plataforma Opinión 51, dedicada a mujeres columnistas, la cual tituló Prohibido enfermarse, en la que advierte que “intentar usar un seguro médico puede ser dañino para la salud”.

Valeria Moy narra los contratiempos que tuvo al hacer uso del seguro de gastos médicos. Foto: Opinión 51.

TE RECOMENDAMOS: PROHIBIDO ENFERMARSE

La economista reseña los avatares que depara el uso de ese tipo de servicios en México, a partir de una estancia de 35 días en la que fue atendida su mamá, y tras la cual concluye que “hay que regular bien el mercado privado de servicios de salud, incluyendo a todos sus participantes”, pues “los abusos, casi me atrevería a decir las mafias, están por todos lados”.

DESFILE DE ESPECIALISTAS, PARA FACTURAR MÁS

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Valeria Moy relata cómo la institución hospitalaria envió un desfile de médicos y especialistas para atender a su paciente, y los que no aparecieron físicamente enviaron sus recomendación y recetas para poder figurar en la cuenta final, todos los cuales enviaron facturas, cada cual, “de cinco dígitos”.

Explica: “Había internistas, neumólogos, infectólogos y cirujanos involucrados, a pesar de no haber habido cirugías. Cada uno por su lado. Tubos, cables, inyecciones, oxígeno de alto flujo, mascarillas, terapias. Nosotros, la familia, sin saber qué se necesitaba ni solicitar ningún tratamiento específico, solo veíamos entrar a los médicos, asumiendo, desde luego, que ellos, los expertos, sabían lo que estaban haciendo”. 

Refiere la también columnista que “al parecer, los doctores contratados por la aseguradora deciden desde su oficina, sin jamás haber visto al paciente, qué es procedente y qué no”.

Al cabo de la sumas, Moy concluyó: “Los médicos acaban cobrándole la mitad al seguro y la mitad al cliente/paciente”.

FACTURACIÓN, EN UNA LISTA DE 16 PÁGINAS

Al final, el expediente de facturación estaba formado por “más de 16 hojas de gastos, una bitácora muy precisa de cada cosa que se utilizó en el tratamiento. Varios cepillos de dientes de 50 pesos cada uno. Oiga, solo le dieron uno. Uy, yo no sé, eso fue lo que me pasaron”. El seguro no cubre gastos personales –como los cepillos de dientes o los productos de aseo– eso lo sabíamos. 

De esas 16 hojas de gastos, el seguro determinó como “desvíos” (vaya nombre), la mitad. No solo los productos de aseo, también decenas (no exagero) de análisis, pruebas y medicamentos que los médicos recetaron durante la estancia en terapia intermedia. 

Desde el principio, y a pesar de que presentó la póliza de seguros, a la familia de Valeria Moy le exigieron una tarjeta de crédito.

Y cuando arguyó que el seguro contratado era de cobertura amplia, prácticamente le respondieron que eso era hipotético: “Oiga, señor agente de seguros, la póliza es sin límite. Bueno, sí, pero en realidad depende de lo que la aseguradora autorice, no sabría decirle, déjeme ver si lo podemos hacer por reembolso. Usted pague y luego vemos”.

@emeequis 

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Emequis

Sueltan 1,600 millones a operador de Adán y mecenas de Armenta en Puebla

Fernando Padilla Farfán, operador político del exsecretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, ha ganado cerca de 1,600 millones en contratos con SCT, así como de gobiernos estatales morenistas, tales como la propia gestión de López Hernández en Tabasco; el gobierno de Rutilio Escandón en Chiapas, y el de Mara Lezama en Quintana Roo

10 / 13 / 23

En la mira del AICM: Denise Dresser denuncia acoso

La politóloga Denise Dresser se quejó de retrasos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y eso bastó para que le hicieran un seguimiento con cámaras para ubicarla minuto a minuto.

12 / 20 / 23