Dólar18.40

¿Qué pasa con la cadena de custodia cuando muere una persona en CDMX?

En entrevista, un policía de investigación relata cómo es el proceso que enfrenta la Fiscalía con un cuerpo: “Primeramente, se activan los servicios de emergencia, porque nosotros no podemos determinar si la persona está fallecida o no, ya lo dirá el paramédico o médico”. Ellos, como policías, deben acordonar el área. Pero a veces no se respeta la cadena de custodia.

3 / 27 / 23

EMEEQUIS.– Cuando una persona muere en la Ciudad de México, dependiendo de las circunstancias, puede acabar bajo la cadena de custodia de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX). 

Esta cadena va desde donde se encuentra el cuerpo hasta las morgues del Instituto de Ciencias Forenses (INCIFO). En este proceso ¿las autoridades de la FGJ-CDMX encargadas de estas diligencias tienen las prácticas adecuadas? 

Anteriormente, EMEEQUIS publicó tres trabajos periodísticos que evidenciaban las deficiencias del trabajo del INCIFO en el registro de cuerpos en la capital. Deficiencias que también provienen de los primeros trabajos de acercamiento que realiza la Fiscalía encabezada por Ernestina Godoy. 

En entrevista, un policía de investigación relata cómo es el proceso que enfrenta la Fiscalía una vez que se está enfrente de un cuerpo: “Primeramente, se activan los servicios de emergencia, porque nosotros no podemos determinar si la persona está fallecida o no, ya lo dirá el paramédico o médico”. Ellos, como policías, deben acordonar el área. 

“Se tiene que acordonar el lugar, ubicar si es posible a algún testigo o familiar del fallecido, esto dependiendo del hecho que aconteció; (también hay que) hacer del conocimiento al ministerio público y este a su vez le dará aviso a servicios periciales” y a la propia Fiscalía para “obtener los mayores datos que nos ayuden con la investigación”. 

Narra que, si es un hecho doloso o violento, “se tiene que ver qué clase de víctima fue”, ya que si fue “una por un hecho violento, se tendría que canalizar el asunto a la Fiscalía Central de Homicidios y los demás serían a una fiscalía desconcentrada”. 

Menciona que puede haber muchas irregularidades en el manejo de cuerpos, pero que son por factores externos: “Muchas veces lo que llega a pasar es que familiares o conocidos suelen mover el cuerpo, entonces ahí tenemos una alteración en el lugar”. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Otro, menciona, es cuando llegan los paramédicos a revisar a la persona, “llegan a realizar ciertos movimientos del cuerpo para poder tomar sus signos vitales, entonces ya cuando personal de la fiscalía llega al lugar, ya fue alterada la escena”. 

También pasa que si el lugar es de difícil acceso, “como en el Ajusco, que es boscoso, hay barrancas o cuevas, es donde se pone difícil y es necesario que llegue personal de bomberos, que son los que apoyan a sacar el cuerpo de esos lugares, también puede afectar la fauna y el clima”. 

Dice que, en su experiencia, la fiscalía no llega a saltarse alguna parte del procedimiento: “Sólo que sea un caso muy extremo, como los que te mencioné”. Aunque dice que algunas ocasiones “es preferible que se priorice y se continúa trabajando ya en el anfiteatro”. 

Sin embargo, esta declaración contrasta con la dada con otra trabajadora de la Fiscalía que también decidió reservar su nombre, y que ha visto irregularidades en el manejo de las escenas donde son encontrados los cuerpos. 

CUANDO SE BRINCAN EL PROTOCOLO

“Puedo decirte que en algunas ocasiones no se realiza todo el protocolo”, explica. Cualquier parte del proceso puede sufrir de este mal. Ella señala que las partes de este protocolo son levantar el cadáver; “una vez dado parte, llegan los policías a acordonar el lugar de los hechos con una cinta amarilla que dice prohibido el paso”. 

El siguiente punto es “preservar el lugar y que no haya una alteración de los indicios que se encuentran en el lugar”; posteriormente, llega el ministerio público asistido de su secretario, “los cuales darán fe de los hechos”. 

“Entran al lugar haciéndolo lo más cuidadosamente posible, con el fin de no alterar la escena”; luego, el perito de campo comenzará a trabajar “hará con una marca indicios, con un número, con una regleta métrica, utilizará un metro para medir el cadáver y los indicios cercanos a él”. Este perito tomará fotos de cada indicio que vea. 

“Procederá a embalarlos, que quiere decir que los levantará y colocará en bolsas de papel o según sea el objeto”; las bolsas de embalaje contendrán el nombre del perito, número de la averiguación previa, fecha, qué es lo que contiene; también se tomarán más fotos y los indicios que requieran ser examinados por un perito laborista serán mandados al laboratorio.

Posteriormente, llegará el servicio médico forense del INCIFO “quienes son las personas encargadas de levantar el cadáver y trasladarlo para proseguir a practicarle la necropsia, la cual nos determinará la causa de la muerte”. 

Ella explica que el que no se realice bien el protocolo es “una mala actividad de los peritos”. Como un ejemplo, en el caso de los crímenes violentos, menciona que los miembros de la fiscalía lo asocian casi siempre a un “ajuste de cuentas, por ejemplo”, cerrando la posibilidad a otros escenarios que pudieran ser descubiertos por la escena del crimen. 

MANOSEAN LA ESCENA

No son nuevos los problemas en cuanto a las fallas de protocolos de la cadena de custodia de cuerpos. En redes sociales se ha denunciado en reiteradas ocasiones cómo elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Fiscalía General de Justicia alteran las escenas de homicidios ocurridos en vía pública. 

Como el 4 de marzo de 2023, cuando el periodista Carlos Jiménez compartió en Twitter una foto de un cuerpo de un hombre que había sido ejecutado en la Venustiano Carranza. Un testigo, a través de un comentario, aseguró que vio a policías “manoseando la escena del crimen dentro del carro groseros prepotentes en fin los servicios periciales brillaban por su ausencia”. 

Un caso similar fue denunciado luego de la muerte del cineasta Samuel Ríos y Valles, el 27 de febrero de 2022. El usuario Fabián Heredia alertó que “@SSC_CDMX y @FiscaliaCDMX, antes de que llegaran PDIs / Peritos a la escena, y supongo que por orden de un mando o por como instruye SSC a sus elementos (de priorizar ‘la agilidad vial’ de los coches sobre la seguridad), unos policías movieron la camioneta Jeep en la que fue herido de bala Samuel Ríos y Valles el viernes en la noche”. 

Después, uno de los policías manipuló el volante del vehículo ya que usó “un trapo gris para borrar sus propias huellas”. En el video tomado por el ciudadano, efectivamente se observa cómo personal policíaco mueve el vehículo, tocando el volante sin guantes. 

El 13 de diciembre de 2021, un hombre fue asesinado frente a un edificio del ERUM de la Ciudad de México. En el video se observa a distintos elementos de policía (con peritos presentes) acercarse al cadáver del hombre sin utilizar protección adecuada en las manos ni cubrebocas. Al igual que en otras ocasiones, usuarios pudieron capturar imágenes donde los policías tocan el volante del vehículo donde se encuentra el cadáver y posteriormente limpian la superficie que tocaron, como así lo denunció el periodista Carlos Alarcón, quien tomó fotos del hecho. 

Asimismo, el reportero Carlos Jiménez reportó el 15 de abril de 2020 que policías capitalinos atraparon a uno “de los sujetos acusados de ASESINAR y ARROJAR así, a este hombre” en la alcaldía Tláhuac. Aseguró que ya llevaban el cuerpo a la Fiscalía. Sin embargo, en la escena se ve cómo policías sin guantes ni cubre bocas siguen el anti protocolo: se acercan al cadáver y tocan sus pertenencias, unas hojas que un uniformado toca de las esquinas con sus dedos desnudos. Un civil, a un par de metros, ve la escena del crimen frente a una patrulla, sin que nadie lo aparte. 

EMEEQUIS intentó contactar a la Fiscalía a través de su oficina de Comunicación Social y por vía institucional, sin obtener respuestas sobre las irregularidades en la cadena de custodia de cuerpos. Una secuencia de errores que puede afectar el registro de una persona fallecida que llegue al Instituto de Ciencias Forenses y, finalmente, el acceso a la justicia y al debido proceso que tiene cualquier ciudadano capitalino. 

@Ciudadelblues

Powered by Froala Editor

Telegram



¿A dónde irán las corcholatas? El juego de las sillas

La única corcholata que confirmó de viva voz que irá de coordinador a San Lázaro es Ricardo Monreal, aunque Manuel Velasco ventiló que Adán Augusto haría la misma función en el Senado. ¿Marcelo Ebrard al gabinete?

Hace 1 hora

“Hoy conectamos a Guaymas con el mundo”: Gobernador Durazo

El mandatario destacó que, con el plan piloto de Ford y con la modernización del Puerto de Guaymas se busca posicionar al estado como el epicentro logístico y comercial, al proyectar la salida de mil 400 vehículos este año y 14 mil en 2025, lo que representa un 30% en la reducción de costos de traslado

Hace 1 hora