Dólar16.80

La ironía de Argelia: dan orden de restricción a pareja por amenazas; no hay quién la haga cumplir

Argelia fue víctima de intento de violencia química por parte de su expareja. Primero intentó quemarla con el agua del café y después con ácido que previamente ya tenía preparado en botellas de refresco. Las autoridades aún no lo han detenido, tarea que es difícil de realizar en un pueblo donde no hay policías y la estación más cercana está a tres horas

6 / 02 / 23

EMEEQUIS. – La fundación Carmen Sánchez se encarga de apoyar a las mujeres que fueron víctimas de lo que ellas denominan “violencia química”, concepto que amplía la explicación de violencia ácida y engloba a mujeres que han sido atacadas con ácido, material corrosivo, plaguicidas, vapor, humo, etc.

Ximena Canseco, cofundadora de la fundación, expresa que “el delito de amenazas es minimizado por parte de las autoridades”, como si no se tratara de la antesala para cometer algún otro crimen y al no recibir la atención que merece, no es posible prevenir el ataque, agresión o la vida de la víctima.

La falta de atención por parte de las autoridades tiene consecuencias: la violencia química contra las mujeres aumentó en los últimos años; el Sistema de Análisis Dinámico de la Información de la Secretaría de Salud Pública registró 105 agresiones con sustancias químicas contra mujeres en contextos de violencia en 2022, mientras que en 2021 la cifra era de  97.

ARGELIA SE SUMA A CASOS IGNORADOS POR AUTORIDADES

Argelia estuvo con su pareja, David, durante 17 años, pero cada vez la convivencia era más complicada hasta que decidieron alejarse.  En el transcurso de su relación hubo continuas amenazas por parte de él, pero ella nunca las tomó en serio. “Me decía una palabra bonita y luego enseguida me golpeaba y me estaba insultando”, menciona Argelia.

Las últimas amenazas que Argelia recibió por parte de David llegaron a ser de muerte, “él siempre estaba insultándome, humillándome, minimizándome, tratando de verse superior a mí”, menciona Argelia en entrevista como EMEEQUIS.  Agrega que Incluso en una ocasión, él amenazó con prender fuego a la casa donde ella y sus tres hijos viven, “entonces pensé si llega a quemar la casa estando nosotros dentro pues cómo voy a sacar a mi hijo tan rápido”. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Uno de los hijos de Argelia tiene poca movilidad física debido a una lesión medular, eso complica su movimiento, así que, en palabras de Argelia, “me calmé”.

La amenaza detonante para que Argelia denunciara fue cuando le dijo que “me mirara bien, porque era la última vez que me iba a ver, así cómo estaba”. Ella sintió la mirada de su expareja y decidió actuar.

Al día siguiente hizo la denuncia. La policía le entregó a Argelia una orden de restricción para su expareja ese mismo día, pero lo que no hizo la autoridad fue entregársela a él.

Ella, sin protección policial porque en su comunidad no hay uniformados, tuvo que hacer entrega del documento a su agresor, “le circulé donde no debía estar junto a mí, se lo subrayé, saqué una copia y le di una a él y me quedé con una yo. La orden de restricción fue entregada el 4 de abril. ”Y le dije que por favor respetara esa orden de restricción”.

De acuerdo con cifras del Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres (Banavim), en el 2022 hubo al menos 222 mujeres amenazadas de ser agredidas por ácidos o sustancias químicas.

Esto es un tema de interés nacional y estaremos presentes en las mesas y foros que se pretendan organizar para discutir estos puntos de manera pública y les pedimos que también estén atentas y atentos a las mesa y foros que organicemos desde acá para construir una legislación que permita el acceso a la justicia de las mujeres víctimas de este tipo de crímenes.

El día 12 de abril, David, su expareja, entró a casa de Argelia, violando la orden de restricción. “El entró, vino, recuerdo que estaba yo aún dormida;eran como las 9 o 10 de la mañana y se metió”. Él argumentó que solo iba a recoger algunas cosas que aún no llevaba y se negó a irse, por lo que ella continuó con sus actividades.

Argelia se encontraba preparando café, la olla de agua hirviendo estaba en la estufa y en un descuido David entró a la cocina y la atacó “agarró la olla de la cafetera y me tiró el café y luego me tiró con la olla”.

Inmediatamente David salió de la habitación y corrió a su taller de carpintería, ubicado en la misma casa, “lo mire que venía corriendo con dos botellas con ácido, lo tenía todo preparado”. Argelia actuó rápido y alcanzó a meterse de nueva cuenta a una de las habitaciones de su casa.


Él aun así intentó atacar, lastimando a una prima y un amigo de Argelia, que llegaron previo al ataque; después David se autolesionó. La ambulancia llegó por él. De acuerdo con lo mencionado por Argelia, David no permaneció ni un día en el hospital debido a lo superficial de sus heridas ni tampoco hubo un proceso de investigación por los ataques que él causó.

Argelia también menciona que pese a que el agua del café si estaba caliente no alcanzó a quemarla y que el ácido que tenía en las botellas, tampoco alcanzó a lesionarla. Pero actualmente “él está libre y está haciendo su vida normal, pero sigue atacándome por redes sociales sigue lanzándome amenazas”.

En las ciberamenazas que envía a Argelia y los comentarios que le hace a la hija que comparten “empieza a decir así que va a venir y que me va a matar y que luego se va a matar él”, menciona la víctima.

NO HAY POLICÍAS EN SU PUEBLO

Cuando se le pregunta a Argelia si ha solicitado el apoyo de los policías, ella menciona que dentro de su comunidad no hay policías, que, si ellos desean llamar a un uniformado, tiene que espera a que llegue de los alrededores, pues en Yelapa, Jalisco, los policías más cercanos están a tres horas.

 “Vienen, pero pues vienen de otro lado que tienen que cruzar la carretera, entonces como los policías más cercanos están como a unas tres horas de aquí”, expresa Argelia.

Después del ataque fallido de su expareja él abandonó el pueblo, pero las amenazas contra ella continúan, al igual que la inactividad de los policías “temía y sigo temiendo por mi seguridad”, expresa.

Las últimas amenazas que recibió fueron vía telefónica. En cada mensaje le decían que tenían un “regalo para ella”, que conocían su ubicación y el lugar donde trabaja, “ni siquiera puedo salir en la noche, aquí el pueblo es muy pequeño y pues de por cualquier lugar podría estar”, menciona refiriéndose a su expareja y a la posibilidad de que la vuelva a atacar.

Por último, Argelia comenta que ella solo desea que “se haga justicia y sentirme tranquila porque es la seguridad que todos merecemos”. 

@MarRome259

Powered by Froala Editor

Telegram



Asesinan a candidato suplente de Cuautla: estaba preocupado por seguridad

Horas antes de ser asesinado, Ricardo Arizmendi Reynoso, candidato suplente a la Presidencia de Cuautla, subió un video a sus redes sociales en el que manifestaba su preocupación por la seguridad. Lucy Meza responsabiliza a Cuauhtémoc Blanco.

Hace 5 horas

Xóchitl cumplirá sueño de cerrar en Tepatepec: CNTE despeja Zócalo para Claudia

Se avecinan los cierres de las candidatas, una en su pueblo natal y otra en el Zócalo. Máynez tendrá festival de rock.

Hace 7 horas