Dólar18.46

La Guardia Nacional y la aclamación del pueblo

La idea de López Obrador para “que el pueblo decida” si la Guardia se queda en la órbita de los soldados es improcedente y debería ser rechazada por la Suprema Corte en su momento, pues hay temas, como la seguridad nacional, que no pueden someterse a consulta.

Por Emequis
9 / 14 / 22

CONFIDENTE EMEEQUIS

EMEEQUIS.– La permanencia de la Guardia Nacional en la Secretaría de la Defensa, no puede ser llevada a consulta ciudadana, porque la Constitución lo prohíbe. El Artículo 35 estipula lo que no puede cambiarse por votación popular. 

Por ejemplo, no se pueden poner a consulta los Derechos Humanos, la materia electoral, el sistema financiero y “la seguridad nacional y la organización y disciplina de la Fuerza Armada permanente”. 

La idea del presidente López Obrador para “que el pueblo decida” si la Guardia se queda en la órbita de los soldados es improcedente y debería ser rechazada por la Suprema Corte en su momento. 

Pero no nos encontramos en una etapa de normalidad y muchas de las cosas que parecieran imposibles, desde un punto de vista legal, son obviadas en función de satisfacer instrucciones o proyectos presidenciales. 

La Guardia Nacional, dice el artículo 21 de la Constitución, es una institución de carácter civil y adscrita a la Secretaría de Seguridad. La realidad es que el texto constitucional no les importó a diputados y a senadores del grupo que está en el poder y ahora ya no es civil, ni lo será mientras ellos gobiernen. 

TE RECOMENDAMOS: ROMANCE PROHIBIDO. ASÍ JUSTIFICA EL PRI EXTENDER MILITARIZACIÓN DE LABORES DE SEGURIDAD PÚBLICA

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Sí, hasta un estudiante de primero de derecho, como señaló el senador Ricardo Monreal, sabe que las leyes secundarias no pueden estar por encima de la Constitución, pero sí se pudo. 

Ahora se irán sumando anomalías y parches a la situación. Con ayuda del PRI, el gobierno de la 4T recibirá el regalo de poder seguir utilizando a la Armada Permanente hasta el 2029, toda una década. Un asunto que, de acuerdo con el diputado de MC, Salomón Chertorivski, “trasciende todas las locuras vistas”. 

Los impulsores de la propuesta, que por fortuna puede ser detenida en el Senado, señalan que no se puede prescindir de los soldados ante el desastre que impera en seguridad, pero recetan otra porción de la misma medicina, en lugar de proporcionar elementos para su mejora.  

Dicen, de modo mentiroso, que quienes se oponen a la prórroga, no quieren a las fuerzas armadas. Es al contrario, ya que la misión que se les está encomendando terminará mal. 

En el Ejército, con una modesta investigación hemerográfica, pueden tener claridad de cuál ha sido el desarrollo de esta historia y ahí están quienes los estuvieron denostando a lo largo de décadas. 

El debate, en el fondo, es sobre la pertinencia o no, de una policía nacional de carácter civil. El presidente López Obrador ya ha expresado, con hechos, que eso no le interesa, y los priístas en San Lázaro están titubeando con el asunto. Dicen que sí trabajan en el horizonte de una política de seguridad ciudadana, pero desde hace una semana van en reversa de esa dirección.

Pero saben que en todo este enredo hay un estorbo, por el momento infranqueable, y es la Constitución misma y el equilibrio que propició el voto ciudadano en las cámaras. Muchos de quienes votarán por ampliar la presencia del ejército en las calles, saben que están incumpliendo con la promesa que hicieron al postularse bajo el paraguas de Va por México.  ¿Qué seguirá?, no lo sabemos, pero es probable que también se sumen a otras disposiciones que contradigan lo que decían creer y defender.   

Es difícil que no intuyan que la puerta que abrieron en realidad está cerrando muchas otras. 

De ahí que la nueva estrategia desde Palacio Nacional, que ya percibe la debilidad de la oposición y la seducción que puede ejercer sobre una franja del priísmo, sea la de anunciar una consulta ciudadana que no se apega a lo que señala la ley pero que, en una de esas, hasta se realiza. Recordemos la consulta sobre el pasado, que más allá del galimatías que redactaron los ministros de la Suprema Corte, en el fondo se refería a si se aplicaba o no la ley. La propia ciudadanía se expresó mayoritariamente no acudiendo a semejante falacia. 

Decía Mauricio Merino, en su colaboración en El Universal, que estamos viviendo una situación de alto riesgo, a la que se le puede poner muchos nombres, pero de la que las consecuencias terminarán siendo terribles. El asunto no es ya si México se militariza, sino cuánto tiempo se prolongará lo que es una anomalía si se analiza desde parámetros democráticos. 

@jandradej

Powered by Froala Editor

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Emequis



Vida urbanita, la tendencia de vivienda en los jóvenes: Gustavo Felipe Tomé Velázquez

La tendencia hacia una vida urbanita gana terreno entre los jóvenes, impulsada por la necesidad de proximidad entre residencia y trabajo. Gustavo Felipe Tomé Velázquez, experto en la industria inmobiliaria, subraya la importancia de que el sector se adapte a esta demanda, enfocándose en proporcionar accesibilidad y desarrollar comunidades integradas.

Hace 4 horas

El PRI se someterá a “terapia intensiva”: Alito Moreno

Alito Moreno dijo que el PRI se someterá a "terapia intensiva" luego de los resultados de la pasada elecciión, incluyendo logotipo y siglas, para lo cual harán consultas a los ciudadanos que votaron por el partido

Hace 6 horas