Logo MX

Precio
dólar

Secretos

Rabín: un ‘duro’ mensaje para Alejandro Encinas (y otros cuatroteístas ‘tibios’)

Las renuncias de las titulares de Conapred, CEAV y Conavim fueron vistas como un exceso de “tolerancia” de Encinas frente a la “sociedad civil caviar”. El nuevo subsecretario de Gobernación, Rabindranath Salazar Solorio, trae la encomienda de poner orden.

Por Redacción EMEEQUIS
1 jul 2020

Encinas
Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, durante un informe sobre personas desaparecidas. Foto: Mario Jasso / Cuartoscuro.com

EMEEQUIS.– Entre los cortinajes que engalanan los ventanales de Palacio Nacional, sitio preferido de la más conspicua cortesanía, se comenta que el nombramiento de Rabindranath Salazar Solorio como subsecretario de Gobernación constituye un mensaje inequívoco de dureza para sectores “tibios” que operan dentro de la 4T.

Es una figura que, aseguran, marcará la era lopezobradorista, y será la puntilla del nuevo estilo para tratar a “células de conservadores” infiltradas en el gobierno.

A estas alturas se comenta que desde la Secretaría de Gobernación se ha pemitido crecer el discurso de ciertos grupos que promueven los derechos humanos, pero desde una perspectiva cercana al PAN y al PRI. La llamada “sociedad civil caviar” u “onegerismo fifí” encontrará en el el nuevo subsecretario un contrapeso frente a la indulgencia de “otras y otros”.

ENCINAS: DEMASIADA TOLERANCIA

Uno de los principales destinatarios, se subraya, es el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, Alejandro Encinas Rodríguez, a quien se le reprocha cierta condescendencia con grupos promotores de derechos humanos, que por un lado piden diálogo con el gobierno, y por otro incomodan el ánimo del presidente, e incluso entorpecen con sus protestas las giras que el mandatario efectúa para llevar a los distintos rincones de la República, la buena nueva cuatroteísta.

Se culpa a Encinas, además, por la “indisciplina” de Mónica Macisse, extitular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), y por permitir que la Asamblea Consultiva de dicho organismo “se le haya subido a las barbas”, pues lo sentaron para exigirle más recursos, margen de maniobra, y quién sabe qué otras “reivindicaciones”. Como si “nadie” entendiera el mensaje presidencial sobre la cuestionada viabilidad de esa institución.

Por si fuera poco, Encinas “no logró retener” a uno de los valores con que contaba la 4T en Gobernación, que era la titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), Mara Gómez Pérez, quien la semana pasada se fue azotando la puerta porque –escribió en su cuenta de Twitter– no contó “con el apoyo institucional necesario” para combatir “a quienes quieren seguir lucrando” con el tema de los desaparecidos.

Y a esa renuncia se suma una más: la de Candelaria Ochoa Ávalos, que encabezaba la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), quien también salió con ese discurso oenegero que tanto incomoda a AMLO.

De modo que el arribo de Salazar Solorio a la Subsecretaría de Gobernación tendría como primera encomienda la de meter en cintura a los “rebeldes” de la línea trazada por el presidente, entre los que se encuentran, además de Encinas, la propia secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. 

TE RECOMENDAMOS: DETECTAN QUE PEMEX, GRUPO MÉXICO E IBERDROLA DESDEÑAN EL CAMBIO CLIMÁTICO

Cuentan que si Encinas y Cordero siguen actuando con mano suave, ahí está Salazar Solorio, para enmendar las flaquezas.

Una prueba del “castigo” a Encinas se verá en los siguientes días, cuando su papel como cara de la reivindicación del caso Ayotzinapa se verá aún más opacado por el protagonismo del fiscal Alejandro Gertz Manero, quien ya tiene las riendas de la mediatización del asunto.

MENSAJE A SEGUIDORES DE SICILIA Y LEBARÓN

Se espera que el mensaje de dureza también llegue a un sector de los grupos que promueven los derechos humanos, para el que el nombramiento de Rabindranath Salazar representaría la pinza que cierra, de manera firme, la puerta del diálogo con el gobierno.

Se trata del movimiento del poeta y activista Javier Sicilia, y de su amigo Julián LeBarón. Ambos perdieron a familiares a manos del crimen, y juntos luchan en la exigencia de que el Estado castigue a los responsables de los delitos. Su movimiento los tiene enfrentados con el gobierno.

Y Salazar Solorio, en especial, no es santo de la devoción del poeta. A finales de 2014, Sicilia vaticinó, en declaración pública: “Morena terminará en la misma podredumbre que los demás partidos políticos”.

En una discusión epistolar con el jerarca morenista Martí Batres, a finales de ese año, Sicilia sostuvo su afirmación sobre el hecho de que, el 28 de octubre previo, de manera simultánea, dos cuestionados personajes de la vida política morelense habían anunciado su adhesión a Morena: Rabindranath Salazar, entonces senador, proveniente del PRD, ligado al grupo de Catalina Ríos, llamada “La Jefa”; y Alfonso Miranda Gallegos, entonces diputado local, con orígenes en el PT, tío de Santiago Mazari Miranda, llamado “El Carrete”, líder de la estructura criminal conocida como “Los Rojos”, que tuvo un papel protagónico en la Noche de Iguala, el 26 de septiembre de ese año.

EL ESTILO DE RABÍN

Rabindranath comenzó muy joven a hacerse llamar Rabín, para que los eventuales electores memorizaran con mayor facilidad su nombre. En los 90s consiguió la cartera de agua potable en el comité delegacional del poblado de Tejalpa, municipio de Jiutepec. De ahí de elevó como tesorero del alcalde de Jiutepec, Adolfo Barragán (1997-2000).

Pero fue en 2001 cuando dio un salto de alto grado de dificultad, pues ascendió a la estructura ejecutiva de seguridad del estado de Morelos, al ser nombrado coordinador del Fideicomiso para el Fondo de Seguridad Pública, dentro del gobierno del panista Sergio Estrada Cajigal.

Un año antes, en 2004, Rabín dejó las estructuras de seguridad para convertirse en tesorero del presidente municipal de Cuautla, Damián Cruz Mendoza, que salió bajo acusaciones de desfalcos.

En 2006, Rabín regresó a Jiutepec para asumir la presidencia municipal. En 2009, saltó al Congreso morelense, donde coordinó al grupo parlamentario perredista por tres años. Despuntaba ya como uno de los principales operadores políticos en Morelos. Extendió su poder en la región de Jojutla – Emiliano Zapata, colocando personeros en ambos municipios.

TE RECOMENDAMOS: JIMÉNEZ ESPRIÚ PREPARA MALETAS Y YA TIENE A DÓNDE IR

En Jiutepec, Rabín había dejado como sucesor a Miguel Ángel Rabadán Calderón, que había sido su tesorero. Y en el municipio de Emiliano Zapata había apoyado al también perredista Alberto Figueroa Valladares para ocupar la alcaldía en ese periodo (2009-12).

De hecho, Figueroa Valladares honró los compromisos políticos con Rabín: al hermano de este, Radamés Salazar Solorio, lo integró como su asesor. Y a Edson Yassir Rabadán Castrejón, hijo de Miguel Ángel Rabadán, lo nombró su secretario particular. 


Rabindranath Salazar Solorio (izquierda) será el subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos.


2014: EL PARTEAGUAS DE IGUALA

Para 2012, la base popular de Rabín era tal, y tan amplio su papel de operador político estatal, que fue precandidato del PRD al gobierno del estado. El comité nacional se decidió por Graco Ramírez. Pero Rabín obtuvo en cambio la candidatura para un escaño en el Senado, que ganó, bajo la alianza PRD-PT-MC, de la que cual fue uno de los principales artífices.

En tanto, Radamés Salazar Solorio, hermano de Rabín, y Edson Yasir Rabadán Castrejón, hijo de Miguel Ángel Rabadán, fueron electos regidores en Jiutepec, por el PRD.

Tras la desaparición de estudiantes de la Normal de Ayotzinapa en el municipio guerrerense de Iguala, en 2014, la investigación de las autoridades determinó que los normalistas fueron atacados por un grupo criminal conocido como “Guerreros Unidos”, quienes confundieron a los primeros con sicarios del grupo de “Los Rojos”.

El alcalde de Iguala, José Luis Abarca, que aparentemente comandaba la estructura criminal de los atacantes, era militante del PRD.

El 28 de octubre siguiente, en Morelos, Rabín y Alfonso Miranda Gallegos renunciaron a sus respectivas militancias y se sumaron a Morena. Lo hicieron en actos por separado.

Rabín convocó a una conferencia de prensa en la que anunció su adhesión al morenismo, y aprovechó para exigir “que sea investigada toda la cúpula del PRD” por promover la candidatura de José Luis Abarca en Guerrero.

CERCA DE AMLO

Ya en 2018, Rabín fue nombrado coordinador regional de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador para Puebla, Morelos, Guerrero, Ciudad de México, Tlaxcala e Hidalgo.

Su hermano, Radamés Salazar Solorio, fue coordinador de Redes de Morena en Morelos, y actualmente es diputado federal por ese partido. Es presidente de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional y secretario de la de Relaciones Exteriores en San Lázaro.

Rabín encabezó hasta hace unos días el Banco del Bienestar. Ahora hay gran expectativa por sus primeros movimientos en la Subsecretaría de Gobernación. Habrá que esperar para verlo en acción, debido a que hace unos días se reportó que dio positivo a Covid. Actualmente se recupera desde casa.

 

@emeequis

logo mx
Más contenido
Ciro sigue siendo el rey y las chiquitareas de los nuevos consejeros del INE

Ciro sigue siendo el rey y las chiquitareas de los nuevos consejeros del INE

Veteranos apabullan a novatos: el bloque de Lorenzo Córdova se queda con la mayoría de las canicas en la integración de las comisiones más relevantes, entre ellas, la de Fiscalización.

30 / 07 / 2020

Los discretos viajes de Yeidckol a Cuba

Los discretos viajes de Yeidckol a Cuba

Para presumir la victoria del 1 de julio o aparecer en un “encuentro antiimperialista de solidaridad”, Polevnsky visitó varias veces su querida y admirada Cuba. Con cargo al erario. Hay registros en Morena, pero no justificación de los gastos.

01 / 08 / 2020