Logo MX

Precio
dólar

Secretos

Otra de Serranía. Provocó desbandada de médicos particulares del STC Metro

Decenas de médicos del STC Metro renunciaron en medio de la pandemia. Acusan a Serranía por haberles quitado los pocos derechos laborales que tenían. “Se empieza por la casa”, reclaman al gobierno capitalino. “Estamos peor que los outsourcing, al menos ellos están regulados”.

Por Redacción EMEEQUIS
13 jul 2021

Las deudas de Florencia Serranía.
Florencia Serranía cuando fue reemplazada por Guillermo Calderón, en anuncio de Claudia Sheinbaum. Foto: Cuartoscuro.com.

EMEEQUIS.– En medio de la crisis más grave del Sistema de Transporte Colectivo (STC), surge otra deuda de Florencia Serranía: una desbandada de los médicos que atienden a los trabajadores en las clínicas del Metro. 

No fue gratuito. Resulta que, aunque el gobierno en turno, encabezado a nivel federal por Andrés Manuel López Obrador y por Claudia Sheinbaum a nivel local, apostó por posicionar una agenda en defensa de los derechos laborales, las órdenes no llegaron hasta la administración de Serranía en el STC. 

El discurso reiterado de la secretaria del Trabajo, María Luisa Alcalde, en contra de las prácticas que precarizan y vulneran a los trabajadores mexicanos, principalmente bajo el esquema del outsourcing, no cuadra con el pan de cada día de los médicos que laboran bajo el cobijo del STC Metro. 

En aras de la austeridad, Serranía llegó al Metro con una política de reducción de gastos, costara lo que costara. Así definió, como parte de sus primeras acciones, que los médicos que trabajan en las clínicas repartidas por la ciudad tendrían menos derechos de los pocos que aún se les respetaban. 

Y es que el STC Metro tiene un esquema “tramposo” de contratación para sus médicos. Claramente tiene una relación laboral con ellos que, en el día a día, desconoce. 

Todos los médicos que prestan sus servicios en las clínicas Cuauhtémoc, Taxqueña, Zaragoza y Ticomán tienen un horario laboral, un lugar de trabajo fijo, subordinación con un jefe directo y una serie de obligaciones que, según la Ley Federal del Trabajo, detallan una relación laboral con el STC. 

Pero en la práctica, se les trata como trabajadores eventuales y –según varía el humor de la autoridad del STC– se les dan contratos sólo por un mes, tres meses, cinco meses, con la finalidad de que no acumulen antigüedad, al estilo de las malas prácticas de outsourcing que el mismo gobierno critica. Hay quienes llevan trabajando años bajo este modelo.

Antes, pese a este modelo, los trabajadores tenían ciertos derechos, incluyendo el servicio médico para ellos como trabajadores y sus familiares. Sin embargo, cuando llegó Florencia Serranía, les quitaron esta última prestación que los amarraba al STC. 

“Nos dijeron que como el Metro es un servicio de transporte, no hay plazas para médicos”, explica una trabajadora, que pidió el anonimato por temor a represalias y quien lleva cinco años trabajando en este sistema. 

Fue en febrero de 2019, recién arrancada la administración de la autonombrada Cuarta Transformación, que se manifestaron con pancartas abogando a que se les reconociera como lo que son: trabajadores del STC. 

En un estira y afloja, aquellos médicos trabajadores apenas lograron que Serranía les diera servicio médico para ellos, dejando vulnerables a sus familias. 

LUEGO, LLEGÓ EL COVID

Un año más tarde, la crisis interna arreció. Llegó la pandemia por Covid-19 a México y sí, también a las clínicas del STC Metro, donde decenas de trabajadores de la red de transporte más grande de la ciudad, considerada uno de los puntos críticos de contagio, llegaron a atenderse.

Los médicos no recibieron los insumos más básicos para atender la crisis. De su propio bolsillo se cooperaron para comprar material que los protegiera y, sin ayuda del STC, clínica por clínica se crearon protocolos de atención a casos Covid y de protección al personal.

TE RECOMENDAMOS: AMLO ES EL ATIZADOR DEL MOVIMIENTO FEMINISTA EN MÉXICO: LAURA CASTELLANOS

Los médicos comenzaron a enfermar; en algunos casos, a morir. Y fue precisamente ahí, en el abandono de la administración de Serranía, que decenas de médicos optaron por renunciar a un trabajo que no les garantizaba ni siquiera poder salvar la vida.  

Se fueron sin finiquito, porque el STC no les reconoce antigüedad, pero eso era lo de menos para muchos. Los consultorios se fueron vaciando, en estado crítico están las clínicas Cuauhtémoc y Taxqueña; sólo en Zaragoza se sigue prestando el servicio de ginecología, sólo en Cuauhtémoc hay ortopedista, en Taxqueña falleció el pediatra.

El salario mensual de este personal ronda los 11 mil pesos, menos impuestos. 

Intentaron acercarse al sindicato hegemónico, liderado por Fernando Espino, pero no los recibió porque no tenían cita, enviaron cartas a Florencia Serranía y a su personal más cercano, así como a la misma Claudia Sheinbaum, pero no hubo respuesta. 

“Nosotros estamos peor que los outsourcing, al menos ellos están regulados, nosotros somos parte de una simulación del mismo gobierno: las obligaciones de un trabajo de base sin las prestaciones mínimas de ley”, detalla un médico general que labora para el STC.

NI LA VACUNA QUERÍAN PONERLES

Entre los pretextos que el STC Metro les ha dado para no integrarlos al STC Metro de manera formal es que, al ser una dependencia que ofrece servicios de transporte, no hay plazas para médicos. 

Curiosamente, fue este mismo pretexto el que usó la administración pública para negarles el derecho a la vacuna, considerando que son los médicos que están atendiendo de primera mano los contagios de los trabajadores del STC. 

EMEEQUIS publicó recientemente que el STC Metro reconoce sólo 1,171 contagios y 77 muertes a causa del Covid-19, pero uno de los sindicatos independientes calcula que la cifra real es tres veces superior. 

TE RECOMENDAMOS: “AVÍSALES QUE YA ME VOY A INTUBAR, NO TIENE CASO SEGUIR CON ESTO”

A inicios de este año se inició la vacunación del personal médico de primera línea y aunque los médicos del STC Metro solicitaron ser considerados, fue apenas en mayo que se les aplicó. 

“Nos sentimos defraudados, como si fuéramos desechables para el STC Metro. Nosotros no dejamos de trabajar en la pandemia, creamos protocolos y con nuestros recursos nos protegimos y ni siquiera nos apoyaron con esto en un primer momento”, describe una médico general vía telefónica.

Los médicos del STC Metro son también padres y madres, cuya familia no tiene acceso a los servicios médicos que ellos mismos proveen en medio de la crisis sanitaria más grave de los últimos años. 

“Se empieza por la casa”, dice la médico general entrevistada bajo anonimato, en referencia a que el gobierno mexicano debería revisar la situación de sus trabajadores antes de salir a “dar discursos vacíos que presumen defender derechos”. 

Guillermo Calderon suplió a Serranía recientemente al frente del STC Metro… ¿Será que los médicos encuentran en él el reconocimiento que la administración saliente les negó? 

 

@emeequis 

 

 


logo mx
Más contenido
Rosa Icela en alerta roja: “polleros” suben tarifa y se viene crisis de seguridad

Rosa Icela en alerta roja: “polleros” suben tarifa y se viene crisis de seguridad

Es aritmética criminal básica: si el riesgo de cruzar el país crece, también crecen las tarifas de los cárteles por “derecho de paso”. Cada día de crisis migratoria, los grupos criminales recolectan más dinero y aumenta su empoderamiento frente al Estado mexicano.

Hace 5 horas

El grito de Clara Brugada: Yo soy la candidata de Claudia Sheinbaum

El grito de Clara Brugada: Yo soy la candidata de Claudia Sheinbaum

Una arenga en el discurso de la alcaldesa de Iztapalapa este 15 de septiembre abrió la temporada de “destapados” para la jefatura de Gobierno. Es la manera de gritar a los cuatro vientos quién es la preferida en el Palacio del Ayuntamiento para quedarse con la silla.

19 / 09 / 2021