Dólar16.49

Los Salgado: la maldición de la presidencia municipal de Iguala

En marzo de 2013, Justino Carvajal Salgado, sobrino de Félix Salgado, fue asesinado a las puertas del edificio donde vive su madre, y 10 años después, su hermana Zulema resultó herida y su marido muerto tras un ataque coordinado. En el fondo, están la disputa por la alcaldía y los presupuestos municipales de Iguala

8 / 26 / 23

EMEEQUIS.— Al nieto de don Nicanor lo mataron de tres balazos. Uno en el pómulo y dos en el abdomen. No alcanzó a llegar a las puertas del departamento de su madre, doña Naborina. Quedó en las escaleras de entrada al Edificio Zaragoza después de que un grupo de pistoleros lo acorraló al anochecer del sábado 9 de marzo de 2013, en esa estrecha calle de la que el inmueble tomó el nombre, en el centro de Iguala.

Después de las detonaciones, los vecinos sólo escucharon el arranque de los motores de “varias camionetas”, narró el diario Sur Acapulco. “Ya mataron a Justino”, decían los vecinos, según las crónicas de los medios locales e internacionales. De acuerdo con el periódico El País, Justino Carvajal Salgado vestía esa noche “con su guayabera más blanca”.

Terminaba así su sueño de ser presidente municipal de Iguala, cargo que había   buscado desde finales de los ochentas de la mano de su tío Félix Salgado Macedonio. El mayor puesto que Justino había alcanzado, justo el que desempeñaba en ese momento, era el de síndico del ayuntamiento de Iguala, encabezado este por el ya temido pero entonces desconocido fuera de su región, José Luis Abarca Velázquez, quien llegó al lugar del crimen aquella noche, según los reportes de prensa, acompañado de cuatro miembros del cabildo, y permanecieron por algunos minutos, en silencio y sin responder preguntas de los reporteros.

Años después, Abarca Velázquez, que aquella noche miraba imperturbable los protocolos de la policía en torno al crimen, habría de enfrentar juicio penal por aquel homicidio, entre los pocos cargos que le quedaban encima después de haberse librado, al menos en los legajos de la caprichosa justicia mexicana, de responsabilidad alguna en el crimen de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Pero para los Salgado habría más: En 2023, una década más tarde del asesinato de Justino, su hermana Zulma, aguijoneada también por la sierpe de la política y el deseo de obtener la alcaldía, trabajaba en intensas movilizaciones dentro de Morena, con vistas al proceso de 2024. 

El domingo seis de agosto, apenas a unos pocos metros de donde murió Justino diez años atrás, en la misma calle Zaragoza, cuando se dirigía a un acto proselitista, tras salir de su domicilio, un grupo de hombres armados atacó la camioneta de Zulma.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Recibió un impacto de bala en las espalda, sin consecuencias mayores, pero su marido, Humberto del Valle Zúñiga —exdirector de la policía de Acapulco durante la administración de Félix Salgado Macedonio—, recibió siete impactos. Su familia los llevó a un hospital a 20 minutos del punto de la calle Zaragoza en que se hallaban, pero los médicos ya no pudieron salvar la vida de Humberto.  

Humberto del Valle Zúñiga y Zulma Carvajal Salgado.

En las horas subsecuentes, Zulma efectuó una transmisión en vivo en redes sociales, en la que acusó al alcalde priista de Iguala, David Gama Pérez, de la autoría intelectual del ataque en que falleció su marido. 

Y es que en el fondo de todo está la disputa por la alcaldía y los presupuestos municipales, una lucha que en Iguala, desde hace muchos años no se da únicamente en el terreno de los discursos y la urnas. 

Por eso la idea de Zulma de meterse a la política no debe haber hecho ninguna gracia a doña Naborina Salgado Macedonio, hermana de Félix, padre de la gobernadora Evelyn Salgado. 

Felix y Naborina son dos de los 14 hermanos que procrearon Nicanor Salgado Castañeda, de Pungarabato, Guerrero, y Aurora Macedonio Juárez, de San Lucas, Michoacán, en la zona de Tierra Caliente que hermana a las dos entidades. 

Petra, Félix y Naborina Salgado Macedonio.

LA PUGNA DE 2012, SENTENCIA DE JUSTINO

A Lázaro Mazón Alonso, exalcalde de Iguala, le atribuyen el impulso de José Luis Abarca como candidato como candidato perredista a la alcaldía, en 2012. Eran los tiempos en que la entidad era gobernada por Ángel Aguirre Rivero, un político formado en las entrañas priístas pero que había llegado al poder bajo las siglas del PRD.

Mazón Alonso figuraba en el gabinete como secretario de Salud y simultáneamente era, por lo que a la región región norte de Guerrero correspondía, el oráculo directo de Andrés Manuel López Obrador, quien lo impulsaba públicamente para suceder a Aguirre en la gubernatura.

El método para seleccionar candidato: las encuestas. Abarca perdió el proceso interno acordado por el grupo de partidos de izquierda coaligados para contender por el cargo, que exigía, para ser nominado, haber obtenido el mayor porcentaje de simpatías en los sondeos de opinión efectuados en marzo de ese año en ese municipio.

Abarca no lo consiguió, y de hecho se habló de un “empate técnico” con el también precandidato perredista Óscar Díaz Bello, lo que desató las carcajadas de unos y frunció el ceño a otros.

Díaz Bello no admitió el cuento del empate, incluso muchos de sus partidarios reprochaban al “empresario joyero” Abarca Velázquez el hecho de que su única participación política, no en algún partido, sino en su vida entera, hubiese consistido en presuntas subvenciones a la campaña de Ángel Aguirre Rivero por la gubernatura guerrerense, en 2011.

Señalaban entre ellas cientos de despensas, numerosas toneladas de cemento, regalos e incluso apoyos bajo petición específica, para habitantes de distintas colonias, unidades habitacionales, grupos y gremios igualtecos, según la prensa de la región. Y destacaban el ingenio de la esposa, Ángeles Pineda de Abarca, que quiso llegar al corazón de los electores organizando una magna fiesta de quince años para toda jovencita igualteca que no pudiendo hacer una propia, quisiera disfrutar esta, con valses, chambelanes, y comilona. Otros, mesurados y anónimos, denunciaban ya vínculos de Abarca con el crimen.

En abril, cuando se esperaba que el Consejo Electivo Estatal de la alianza izquierdista ofreciera alguna alternativa de desempate, salió con las listas de candidatos en las que Abarca aparecía como único y definitivo aspirante de la coalición “Iguala nos une” a la presidencia municipal.

Los inconformes emprendieron en mayo una protesta “contra la imposición”. Los dirigentes municipales de los partido que conformaban la coalición que debían abanderar a Abarca dieron su público respaldo a Díaz Bello: el dirigente municipal del Partido del Trabajo (PT), Óscar Chávez; el ex candidato a la alcaldía por Movimiento Ciudadano (MC), Daniel Jardón; y su más cercano competidor dentro del mismo PRD, Justino Carvajal Salgado. Todos, bajo la consigna: “Óscar Díaz nos une, él ganó las encuestas”.

Los regidores perredistas del ayuntamiento de Iguala se unieron a la protesta, y anunciaron una separación temporal de su militancia como medida de rechazo a la imposición del supuesto joyero como candidato de la coalición.

Carvajal Salgado propuso formar una comisión y pedir audiencia al candidato de la “Coalición por el bien de todos” a la presidencia de México, López Obrador, que visitaría el municipio dos días más tarde, para informarle de lo que ocurría con la candidatura izquierdista a la alcaldía de ese municipio.

Carvajal fue secundado por los regidores perredistas igualtecos, que concretaron aún más su demanda: “Pedimos al secretario Lázaro Mazón que deje de dividir al PRD”. Y enviaron esa solicitud a los presidentes estatal y nacional de su partido, Carlos Reyes y Jesús Zambrano, respectivamente (“Tensión en el PRD municipal”, Diario 21, 10/05/12).

El secretario estatal de Salud negó, por su parte, en entrevista para el local Diario 21, haber influido en la designación de Abarca, pero exhibió su poder:

—Todos cuando andan en precampaña hablan mal de mí y en secretito todo mundo quiere hablar conmigo, todo mundo quiere que yo lo apoye; por esa razón decidí permanecer alejado en esta contienda interna. Sólo tengo un candidato y se llama Andrés Manuel López Obrador, ayer estuve en su mitin, sólo que no me quise bajar de la camioneta en la que venía con él para evitar riesgos en el evento.

—¿Entonces Lázaro Mazón no influyó en la designación de José Luis Abarca?

—Para nada. De hecho hablé unos días antes con Óscar Díaz y con Abarca para sugerirles que se pusieran de acuerdo, ya que los dos eran los punteros de las encuestas, que fueran juntos para que no salieron golpeados

AMLO EN IGUALA: VISITA DE ALTO RIESGO

La noche del 12 de mayo de 2012, operadores morenistas y perredistas intentaban disuadir a un nutrido grupo compuesto principalmente de mujeres que querían bombardear a huevazos a José Luis Abarca, y de modo especial Lázaro Mazón, en el mitin del día siguiente, que encabezaría Manuel López Obrador. 

La animosidad se debía al dichoso “empate técnico” entre Óscar Díaz Bello –actual diputado local– y José Luis Abarca en las encuestas para definir candidato. 

La alarma llegó a Francisco Lara Balderas, columnista de Diario 21 de Iguala, que la mañana del sábado 13 advirtió en sus espacio periodístico: “Hay gente que se propone huevear a personajes perredistas en el acto obradorista, pero en lugar de ayudar a Óscar, lo perjudicarían”. Más, ¿se habría atrevido con López Obrador?

—Sí ‒relató el periodista guerrerense al redactor de estas líneas en 2014—, la idea era también huevear a Andrés Manuel, en caso de que fracasaran las gestiones de Óscar Díaz para remover al candidato, pues ese grupo tenía su aval”. 

La tarde del mitin, López Obrador prácticamente huyó de la plaza en medio de un multitud mayoritariamente hostil, donde faltan las sonrisas -salvo la de una despistada reina de belleza–, sobran los reclamos, y es ostensible el nerviosismo de su equipo de seguridad.  

AMLO huyendo de Iguala.

Díaz Bello y Carvajal Salgado se quedaron con su documento en el que pedían a López su intervención para suprimir la candidatura de Abarca, porque los organizadores y controladores del templete donde hablaría el candidato presidencial, encabezados por el coordinador de Morena ―entonces corriente interna del PRD― en el estado, César Núñez, no permitieron el acceso a ningún precandidato de la región.

El único de los precandidatos que esa tarde pudo estrechar la mano del tabasqueño fue José Luis Abarca Velázquez (El Sur, 13/5/12). Un numeroso grupo coreó el nombre de Óscar Díaz Bello, que suscitó los gritos descosidos que daban vivas a José Luis Abarca. Se desplegaron entonces mantas de los “oscaristas” demandando que Lázaro Mazón sacara las manos de Iguala y leyendas en rechazo a la “imposición”.

Por respuesta, López Obrador los convocó a votar por todos los candidatos de la coalición, y explicó condescendiente: “En las democracia siempre hay polémica, discrepancias, inconformidades, sólo en las dictaduras hay imposiciones, vamos a unirnos para salvar al país”.

Pero ya fue imposible hablar, ante los ánimos tan descompuestos. Díaz Bello apenas sí pudo darle un folder al candidato presidencial con los datos sobre el oscuro perfil de Abarca, pero probablemente no los leyó, pues después aseguró que ni lo conocía.

Los periodistas preguntaron a AMLO su parecer sobre la desaparición, ocho días atrás, de Eliseo Ocampo Ávila, dirigente municipal de MC, quien había sido el primero en promover la candidatura de Óscar Díaz Bello, y cuya presentación con vida demandaron también muchos de los presentes en el mitin, a lo que el candidato presidencial respondió: “Es lamentable, pero hay mucha gente que está dispuesta a que haya un verdadero cambio en México”.

Mientras, en la camioneta en que el candidato presidencial del Frente Amplio Progresista hacía su recorrido, lo esperaba el poderoso coordinador de la Zona Norte de la Campaña de Heladio Aguirre Rivero a la Gubernatura ―que entre otros incluye Iguala, Cocula, Taxco y Teloloapan― Lázaro Mazón Alonso, a quien se reclamaba la imposición del candidato a la alcaldía. 

“No me quise bajar de la camioneta para evitar riesgos en el evento”, dijo en una entrevista con la reportera Natividad Ambrosio. “Sólo tengo un candidato y se llama Andrés Manuel López Obrador”. 

Nada se volvió a saber de Ocampo Dávila.

LA SUERTE DE JUSTINO

Justino Carvajal Salgado había perdido una vez más. En 1999, con el apoyo de Mazón, había logrado la nominación, pero el ganador fue el PRI. Después había luchado por conseguirla de nuevo.  Y en 2012 había estado cerca otra vez. Pero la jerarquía obradorista se pronunció por Abarca.

La dirigencia estatal y nacional del PRD disciplinó a los rebeldes locales de Iguala al tradicional estilo de la política mexicana, distribuyendo cuotas en el futuro gobierno. A Justino le dieron como premio de consolación, en la planilla encabezada por Abarca, la candidatura a la sindicatura.

Una vez llegado el triunfo, se hicieron patentes los rencores. De acuerdo con una serie de declaraciones que surgieron en torno a José Luis Abarca debido al caso Ayotzinapa, trascendieron aspectos sobre el desprecio que Abarca sentía por Carvajal Salgado.

Pero surgió una coartada perfecta: Justino entró en conflicto con Arturo Hernández Caredona, dirigente de Unión Popular y de Unión Campesina Emiliano Zapata, y esposo de la regidora Sofía Mendoza, regidora y encargada de la Comisión de Desarrollo Social del ayuntamiento.

El 4 de marzo, Carvajal denunció en una radiodifusora local que la pareja revendía el fertilizante que el gobierno canalizaba para apoyar a los campesinos. En cabildo, Mendoza acusó a Carvajal de secuestrador, como respuesta a sus señalamientos. Cinco días después Justino estaba muerto.

Dos meses después, el 29 de mayo, Cardona y diez de sus líderes sociales reclamaron a Abarca por el asunto de los fertilizantes, pues tampoco. Y es que a Abarca tampoco le gustaba el tema. Al mes desaparecieron siete, Cardona incluido.

Lo cierto es que Justino ya había recibido advertencias desde finales de febrero, cuando una camioneta le cerró el paso a su vehículo y sus ocupantes le dieron una golpiza para evitar que entrara al ayuntamiento.

Un reportaje de la revista Proceso del 22 de febrero de 20015, cita un extracto de la Averiguación Previa 100/2014 de la PGR en la que el testigo protegido Nicolás Mendoza Villa, que atestiguó el asesinato de Hernandez Cardona por parte de José Luis Abraca, y que formó parte de los secuestrados.

Mendoza Villa dice haber escuchado a los hombres de Abarca referirse a Justino Caravajal y decir que la primera vez se les había escapado, pero la segunda no: “Pinche síndico, tenía muchas fuerzas”. 

LA SUERTE DE ZULMA

En agosto del año pasado surgió una alianza para disputar los puestos en juego en el espectro morenista, partido en el poder en Guerrero, y cuya depositaria es la prima hermana de Zulma y del difunto Justino, Evelyn Salgado.

Zulma Carvajal Salgado.

Su formación fue pública, y es encabezada por Zulma Carvajal junto con la alcaldesa de Acapulco, Avelina López; el alcalde de Taxco, Mario Figueroa; el coordinador parlamentario morenista en la legislatura local, Alfredo Sánchez Esquivel, y la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, que cobrara fama por sus reuniones con un líder del grupo criminal conocido como “Los Ardillos”.

Antes de regresar a la política municipal, la hermana de Justino se desempeñaba como subdirectora administrativa del hospital 1° de Octubre del ISSSTE. Pero fue más fuerte el llamado de la alcaldía.

Al parecer no renunció a sus aspiraciones tras el asesinato de su esposo. “Responsabilizo directamente a David Gama Pérez de esto que me pasó, le arrebataron la vida a mi esposo, quisieron matarme a mí también”, acusó una transmisión en vivo en sus redes sociales, horas después del atentado.

El alcalde ha negado la acusación. Zulma ahora espera justicia… y el proceso electoral.

@estedavid

Powered by Froala Editor

Telegram



En la opacidad, la fundación de Xóchitl Gálvez

La Fundación Porvenir creada por Xóchitl Gálvez solamente entregó informes de los ejercicios de 2005 y 2006. Desde entonces y hasta 2023 ha sido omisa en la entrega de sus reportes, por lo que existe una alerta sobre sus operaciones, por las que recibió al menos 13 millones de pesos en donaciones.

Hace 13 horas

Polémica rosa: consejeros contradicen a Taddei y CNTE sigue en Zócalo

Mientras consejeros siguen debatiendo en torno al color rosa, manifestantes de la CNTE continúan con su plantón en el Zócalo, donde mañana se llevará a cabo la manifestación en favor de Xóchitl Gálvez.

Hace 15 horas