Logo MX

Precio
dólar

Secretos

“Dicen que estoy chocheando”. Noticias falsas sobre la salud de AMLO

No es la primera vez que AMLO enfrenta rumores sobre su salud. Cuando estaba en campaña un video anónimo hizo pensar a muchos que estaba grave. Ahora tuvo que interrumpir su convalecencia para desmentir otra ola de fake news.

Por Redacción EMEEQUIS
30 ene 2021

AMLO
Andrés Manuel López Obrador apareció en redes para dar un mensaje sobre los avances de su convalecencia por Covid-19. Foto: Cuartoscuro.com.

EMEEQUIS.– Trayecto de Acámbaro a Salamanca. 16 de mayo de 2018. Directores editoriales de distintos medios envían mensajes urgentes de WhatsApp a reporteros que cubren la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador. “¿Dónde fue el video en el que AMLO dice incoherencias y parece desvanecerse? ¡Hay que mandar la nota ya!”.

Rostros de sorpresa. Cruce de información entre los comunicadores. “¿Alguien vio algo?” “¿Por dónde va?”. Mensajes desesperados a César Yáñez Centeno, coordinador de prensa en las tres campañas presidenciales de López Obrador. Nada. 

Ya en Salamanca, el candidato de la alianza Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) pronuncia su discurso en una abarrotada plaza central de ese municipio guanajuatense. 

No hay nada extraño. El tabasqueño está lúcido. César Yáñez no sabe de dónde salió la especie. El reportero de un periódico de circulación nacional recapitula: “Es del 1 de mayo, en Zongolica, Veracruz, pero está editado el video; el audio y la imagen”.

Continúa la verificación exhaustiva. Reporteros gráficos de prensa escrita y televisión confirman a través de sus archivos digitales. El rumor surgió a partir de un video que circulaba en redes sociales, en donde se afirmaba que esa era la prueba de que AMLO estaba en “grave estado de salud”. 

Una calca de lo que se dio en las últimas horas con la noticia falsa de una supuesta embolia cerebral, luego de que la noche del domingo 24 de enero el presidente de la República informó, a través de sus redes sociales, que había dado positivo a una prueba de Covid-19, y que desde ese día no había señales de su estado de salud, a pesar de que todos los días daban un escueto parte médico la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

“LE CUESTA TRABAJO MOVER EL BRAZO”

Tres años antes ocurrió casi lo mismo. En aquella ocasión, el video anónimo fue utilizado por sus adversarios políticos como “prueba” de que AMLO “está enfermo”, porque “no puede hablar”, “le cuesta trabajo mover el brazo izquierdo” y “parece que está a punto de desvanecerse”. 

Pero era una pieza editada, en el que López Obrador estaba enumerando a los empresarios que supuestamente estaban detrás de la “guerra sucia” en su contra. En la imagen, el tabasqueño hacía pausas prolongadas. Luego volteaba hacia el horizonte, en línea recta, sin mirar a las cámaras. 

La edición en el audio creaba la sensación de que el entonces candidato presidencial decía incoherencias. A partir de ahí, los promotores del video editado se dieron vuelo en redes sociales. Y sí, muchos directores editoriales mordieron el anzuelo.

Y es que en la campaña electoral de 2018 había una especie de ritual de López Obrador antes de cada entrevista con los medios. En los primeros días de actividades proselitistas, en Monclova, Coahuila, los reporteros que cubrieron sus actividades y el candidato acordaron que se daría una entrevista todos los días al término del primer mitin de la jornada. 

TE RECOMENDAMOS: ALFONSO DURAZO COMPRABA NOCHEBUENAS EN PLENO PICO DE INSEGURIDAD

A partir de ese momento ya todos conocían los pasos a seguir: acercarse a la escalinata por donde bajaba el tabasqueño del templete, unos 15 minutos antes de que terminara el mitin, y ahí esperar.

Andrés Manuel, previo a la entrevista, sacaba un peine de uno de los bolsillos traseros del pantalón, se arreglaba el cabello (se “acicalaba”, decía él) y descendía hasta el segundo o tercer escalón. Regularmente eran escalinatas inestables, de metal, que en ocasiones tenían que ser sostenidas por elementos de logística de Morena en los estados. 

El balanceo en ese sitio era significativo y riesgoso. A los reporteros nacionales se sumaban los reporteros locales. La mayoría de las veces la situación era cercana al caos.

En cierto momento AMLO se tenía que sujetar de brazos u hombros de reporteras o reporteros para no caer. Eran entrevistas que iban de siete a 15 minutos. De ahí salía “la nota” del día. Pero los que nunca se habían parado en un mitin de López Obrador veían “balanceos extraños”, “síntomas de desvanecimiento”, “riesgo inminente de otro infarto”.

UN PELIGRO PARA MÉXICO

En las campañas presidenciales de 2006 y 2012 la “guerra sucia” consistió en el “peligro para México”. Pero en 2018 los adversarios políticos del candidato de la alianza Juntos Haremos Historia recurrieron al método de generar miedo entre la ciudadanía por su estado de salud y por “su avanzada edad”.

En esos días, los estrategas de campaña del PRI y del candidato José Antonio Meade subieron un spot, también anónimo, de una persona de la tercera edad con demencia senil, de espaldas, al volante de un automóvil, y a un lado de su hija. El anciano insistía que quería manejar, mientras la joven le decía que ya no podía. Uno de los voceros de la campaña priísta, Javier Lozano Alarcón, subió el video a redes y, tras el escándalo desatado, lo bajó a las pocas horas.

EL INFARTO

Andrés Manuel López Obrador sufrió un infarto al miocardio casi cinco años atrás, en lo que sería el arranque de la resistencia civil pacífica para frenar, afuera del Senado de la República, la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto. 

Era el 4 de diciembre de 2013 y, en la campaña de 2018, algunos medios, articulistas, columnistas e incluso supuestos intelectuales y académicos lo recordaban, en esos días, como si el infarto lo hubiera padecido una semana atrás.

TE RECOMENDAMOS: AMLO MANTIENE CONDONACIÓN DE IMPUESTOS; EPIGMENIO IBARRA, ENTRE LOS BENEFICIADOS

El tabasqueño, sin embargo, no paraba. Abordaba aviones a las cinco o seis de la mañana. Mientras todos los reporteros que cubrieron la campaña aprovechaban esas horas para dormir, para reponer un poco el sueño, López Obrador no pegaba la pestaña. 

Esas horas las aprovechaba para leer; para hablar con los pasajeros; para ver pendientes con su vocero y jefe de prensa, César Yáñez; para “echar novio” cuando lo acompañaba su esposa, Beatriz Gutiérrez Müeller; para preparar discursos, o sólo para observar desde la ventanilla de la aeronave.

Luego, el candidato abordaba una camioneta que lo esperaba afuera de cada terminal aérea para continuar el recorrido de campaña por tierra. Los trayectos por carretera eran desgastantes, incluso aunque no se manejara. Luego los actos proselitistas, de tres a cuatro al día, con discursos que iban de los 40 minutos a la hora. 

Eso sin faltar los tumultos de simpatizantes, antes y después de los mítines, en una campaña que se caracterizó por actos proselitistas con temperaturas de entre 30 y 40 grados. Y así todos los días, desde el 1 de abril hasta el 27 de junio.

“DICEN QUE ESTOY CHOCHEANDO”

Y la respuesta del candidato presidencial ante estos “rumores sobre su salud”, tanto en el templete como en la entrevista, era muy a su estilo: “Dicen que estoy chocheando, pero estoy al cien”. 

Luego, antes de una entrevista, al bajar por las escalinatas, le pedía a los reporteros, con sarcasmo, una pausa: “Espérenme tantito. Me voy a sentar aquí un rato en este escalón. Es que ya ven que están diciendo que estoy enfermito”.

Era la misma estrategia que le funcionó en la precampaña, como la de esperar “el Oro de Moscú” en el Puerto de Veracruz; como la de “Andrés Manuelovich”, por el supuesto apoyo ruso a su campaña; como la de recetar “Amlodipino” a sus adversarios para que se “serenaran”. 

Y la campaña se revirtió a su favor con esa estrategia de burlarse de sí mismo. Y sobre las críticas a su avanzada edad, el tabasqueño respondió con una frase durante su discurso de cierre de campaña en el Estadio Azteca:

“Soy el candidato de más edad pero los jóvenes, con su imaginación, rebeldía y talento, saben que representamos lo nuevo, la modernidad forjada desde abajo y para todos”.

“¡Estoy al cien!”, lanzaba López Obrador en esos días donde aparecía arriba en todas las encuestas.

A tres años de distancia, bajo otras circunstancias, ya como presidente de la República y ahora desde Palacio Nacional, AMLO vuelve a desmentir los rumores sobre su estado de salud. 


@emeequis




logo mx
Más contenido
El grito de Clara Brugada: Yo soy la candidata de Claudia Sheinbaum

El grito de Clara Brugada: Yo soy la candidata de Claudia Sheinbaum

Una arenga en el discurso de la alcaldesa de Iztapalapa este 15 de septiembre abrió la temporada de “destapados” para la jefatura de Gobierno. Es la manera de gritar a los cuatro vientos quién es la preferida en el Palacio del Ayuntamiento para quedarse con la silla.

19 / 09 / 2021

Cabeza de Vaca busca vuelo: se aproxima su inminente salida del país

Cabeza de Vaca busca vuelo: se aproxima su inminente salida del país

El gobernador de Tamaulipas está preparando sus maletas. El 1 de octubre arranca una nueva legislatura con mayoría morenista en el Congreso estatal y su fuero peligra sin una bancada a modo. En el gobierno ya tienen identificado el estado de EU donde podría aterrizar.

20 / 09 / 2021