Dólar17.10

Con Tabe y Taboada, Morena podría caer por KO en CDMX

En CDMX nada está dicho: Clara Brugada podría perder la joya de la corona de la 4T, la Jefatura de Gobierno CDMX, a manos de la oposición liderada por Santiago Taboada.

3 / 6 / 24

Nada está dicho en CDMX. Foto: Cuartoscuro.com.

EMEEQUIS.– El dilema que se vive en la alcaldía Miguel Hidalgo es de luchar o dejar ir para Morena. Los números disponibles se están inclinando a favor del proyecto del Frente: tanto el de Mauricio Tabe Echartea (actual alcalde de Miguel Hidalgo que busca la reelección), como el de Santiago Taboada Cortina, que va por la Jefatura de Gobierno. Es un reflejo de lo que especialistas ven que podría replicarse en las demás alcaldías.
Tabe encabeza las preferencias con al menos 17 puntos, de acuerdo con encuestas como la de Campaigns and Elections México, una distancia que deja en la lona a Miguel Torruco, el candidato que lucha por no formar parte de las posibles pérdidas que Morena puede tener en la CDMX este año.
Con el antecedente de que Tabe ya derrotó al prospecto de Morena a ocupar la silla grande de la Miguel Hidalgo; 2018, dejó en la lona a Víctor Hugo Romo y, de nuevo en 2021, convirtiéndose en el alcalde más votado de la historia de la alcaldía.
Los índices señalan que la alcaldía Miguel Hidalgo pasó de ser una de las cinco alcaldías más inseguras (cuando llegó al puesto) a ser una de las tres más seguras.
Estrategias como la de invertir en colonias populares, donde Morena encontraba su soporte electoral (porque toda acción a favor de la ciudadanía tiene un peso en las urnas) le dejó dividendos como estructura, mientras que a la par atendió a la amplia franja electoral de clase media -esa que ha sido tan atacada por el presidente, la famosa clase “aspiracionista”- que también es amplia en la demarcación.
Fuentes cercanas a la dirigencia local de Morena aseguran que ante el panorama complejo en la alcaldía donde el PAN logró afianzar estructura y bases, Romo se negó a competir, por lo que entró Torruco. Sin embargo, Víctor Hugo Romo se ha convertido en su sombra, pues el candidato de Morena no es popular en el territorio (pese a tener redes sociales fuertes, los likes no son votos). Torruco compite por un premio de consolación: en un principio, quería ir por la Jefatura de Gobierno.
Hay que destacar que parte de la desilusión de Romo es el desempeño que ha tenido Sebastián Ramírez, presidente de Morena en la capital, quien no ha podido recuperar la fuerza que tenía la izquierda en la capital. En esos terrenos fértiles, personajes como Andrés Atayde, quien encabeza el PAN en la ciudad, han sembrado la fuerza de la coalición frentista. Los tambores de la guerra suenan y la oposición está preparada.
En este punto de la historia, entra Taboada, quien se ha esforzado por hacer retroceder a Clara Brugada, presumiendo los resultados en la Benito Juárez (otra zona de clase media, igual que la Miguel Hidalgo).
Santiago Taboada ha sumado operadores de Romo y del Gobierno de la Ciudad de México a sus filas. Sólo basta con recordar la escena de los pisotones que morenistas le dieron a sus chalecos guindas al unirse al proyecto del frente en la alcaldía.

Morenistas se pasaron del lado de Taboada.

Esta es sólo la punta del iceberg: el PAN se ha ocupado de desmantelar el poder que Romo tenía en la alcaldía. Tanto que al campamento de guerra de Taboada y Tabe han llegado exromistas como Judith Zacarías, Maribel Aguilar e Irma Sánchez. Y para reafirmar la traición a Morena, estos operadores políticos (junto con muchos otros) acusaron a los chalecos guindas de usar los programas sociales para condicionar votos.
Mientras tanto, en el cuarto de campaña de Brugada, se está drenando poco a poco la confianza ciega que antes se tenía en ganar la elección capitalina. Los trabajadores detrás de esas paredes han dicho, incluso, que si ganan será por muy poco, según fuentes de EMEEQUIS.
Estas fuentes cercanas, en su War Room, dicen que Taboada repite una y otra vez “caballo que alcanza, gana”. Sobre todo pensando que lo que parece un milagro es más una cuestión de números: la colación de Juntos Haremos Historia ya perdió una vez nueve de las 16 alcaldías de la Ciudad de México (incluyendo Tlalpan, un golpe para Sheinbaum).
En ese momento, la participación electoral fue bajísima, de apenas el 52%. En 2024, al ser una elección central, la participación podría aumentar, en un ejercicio del voto orgánico que beneficie a Taboada (porque el voto sincero suele ganar al clientelar).
Miguel Hidalgo será una de las alcaldías clave para la posible victoria del frente. ¿Morena podrá dar la batalla? Otros espacios disputados será Iztapalapa (donde Brugada y sus fichas tienen buenos números). Y en la Cuauhtémoc, Alessandra Rojo de la Vega tendrá que pelear contra Caty Monreal, aspirando a romper el cacicazgo de Ricardo Monreal en la zona.
En la Miguel Hidalgo, las apuestas corren y el cuadrilátero ya está iluminado por los reflectores de la opinión pública. ¿Quién ganará?

@emeequis

Telegram



El buen apetito de Torruco: 45 mil pesos mensuales en comedor con cargo al erario

Desde el inicio del sexenio los impuestos de los mexicanos han pagado los alimentos que se sirven en el comedor de la Secretaría de Turismo; del erario se han desembolsado 1.6 millones de pesos en tres años, nada de austeridad republicana, ni pobreza franciscana.

11 / 18 / 22

Pepe Mujica y Santiago Creel

El expresidente uruguayo reconoció al panista con la frase: “sin pluralidad y voces críticas no hay democracia”, después de que, en el desfile militar del 16 de septiembre, se anunció a la GN como “una nueva rama” de la Sedena, aunque falta la ratificación del Senado

9 / 19 / 22