Logo MX

Precio
dólar

Secretos

Alfonso Romo chocó con Arturo Herrera y se cansó de disculparse con empresarios

En el equipo del empresario que tendió puentes con la Iniciativa Privada hay una sensación de “ingratitud” y “traición” por parte de AMLO. Hablan de enconos con Arturo Herrera y prevén que Poncho Romo devolverá el golpe.

Por Redacción EMEEQUIS
11 dic 2020

amlo
Alfonso Romo y Arturo Herrera durante una conferencia de prensa. Foto: Galo Cañas / Cuartoscuro.com.

EMEEQUIS.– Aunque la despedida entre Alfonso Romo y Andrés Manuel López Obrador fue cordial, una parte del equipo que trabajó dos años en la Oficina de la Presidencia guarda una sensación de “ingratitud” por parte del presidente de México y algunos miembros del gabinete, como el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien después de varios tropiezos ha logrado ganarse la confianza de su jefe. 

La sensación del “deber cumplido” que les trató de inocular el empresario agroindustrial ha sido interpretado como “fracaso”, “traición”, “pérdida de tiempo”. Principalmente porque algunos de ellos saben que su exjefe “se cansó de pedirle disculpas a los empresarios” por no poder cumplir la palabra empeñada en varios acuerdos. Obviamente la gota que derramó el vaso fue el tema del outsourcing.

Los cercanos a Romo recuerdan con nostalgia y coraje los días de campaña, cuando AMLO les endilgaba elogios privados y vítores públicos. La voz del exmandamás de los asuntos económicos de la llamada 4T fue apagándose poco a poco, frente al azoro de quienes ocuparon un espacio en el equipo. Ellos acusan a Herrera de haber alimentado la división entre los otrora amigos. “Dócil”, “servil”, “quedabién”. Los adjetivos para el secretario de Hacienda van en ese sentido. 

Algunos aún no entienden por qué Alfonso Romo, un hombre echado para adelante, no le devuelve el golpe a López Obrador, pero auguran que tarde o temprano saldará cuentas con el líder político que se valió de los contactos del empresario para calmar los enojos de los hombres y mujeres de negocios, tanto en campaña como en los primeros dos años de gobierno.

También consideran fútil la promesa de que el empresario que acercó a AMLO con los hombres y mujeres de negocios será “el enlace con la Iniciativa Privada”. Eso lo ven como una careta para atemperar el enojo de amplios sectores del empresariado mexicano. 

“NO ESTÁS SOLO”

En el equipo de Romo aún recuerdan cuando AMLO “placeaba al empresario”. Algunos sectores habían dejado de decir que el tabasqueño era “un peligro para México” para sumarse a la noción de que apoyaban al “nuevo proyecto de nación”.

Las anécdotas quedaron en la campaña. “¡No estás solo! ¡No estás solo!”, arengaba Andrés Manuel López Obrador desde el templete. El destinatario de la consigna, Alfonso Romo Garza, movía nervioso su abultado bigote cano. Se ruborizaba.

Pero todo dio un vuelco el pasado 1 de diciembre, en la fecha simbólica del segundo aniversario de la toma de protesta de AMLO como presidente de la República. El empresario presentó su renuncia con carácter de “irrevocable”.

TE RECOMENDAMOS: LLEGA AL GABINETE TATIANA CLOUTHIER, LA ESTRATEGA QUE SERENÓ A AMLO

Los cercanos a Romo cuentan que la razón que hizo desistir a Alfonso Romo fue que el Ejecutivo federal le falló a él y a todo el sector empresarial, al que, con mucho esfuerzo, convenció en la campaña de 2018 para apoyar el proyecto de AMLO y generar certezas económicas y de inversión en caso de que ganara la elección del 1 de julio.

Ahora cada uno tomó su camino. Uno cansado de pedir disculpas a los empresarios con quienes se comprometió en campaña a que “no habría sobresaltos ni ocurrencias”, y el otro, cansado de esa pieza estratégica en tiempos proselitistas, al grado que ni siquiera le insistió en quedarse otro poco en la Oficina de la Presidencia.

AMLO EN SAN PEDRO GARZA GARCÍA

Corría el primer mes de aquella histórica campaña electoral que llevó a AMLO a la Presidencia de la República luego de dos intentos fallidos, en 2006 y 2012. Alfonso Romo era un alfil en tiempos de tormenta, sobre todo en terrenos antes hostiles para el tabasqueño, como el municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León, calificado por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) como el ayuntamiento con mayor riqueza y calidad de vida en México.

Era el domingo 6 de mayo de 2018. AMLO aparecía con 20 puntos de ventaja en las encuestas. Ya se hablaba de una posible declinación, o de Ricardo Anaya a favor de José Antonio Meade, o de José Antonio Meade a favor de Ricardo Anaya. 

Días atrás, las cúpulas empresariales iniciaron una campaña negra en contra de López Obrador, que apuntaba a ser una calca de la guerra sucia implementada por el PAN; por su candidato presidencial, Felipe Calderón, y por el Consejo Coordinador Empresarial (CEE), en los comicios presidenciales de 2006. 

La punta de lanza de esta estrategia fue un documental financiado por organismos empresariales, denominado Populismo en América Latina –que nadie se atrevió a transmitir, y en el que se metía en el mismo saco al venezolano Hugo Chávez, al brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, al argentino Juan Domingo Perón y a López Obrador–, así como una campaña de desprestigio en contra de “Poncho” Romo.

Lejos estaba de representar uno de los grandes mítines de campaña de AMLO en la contienda presidencial de 2018, como lo fueron los de Ciudad Madero, Tamaulipas; Cuautla, Morelos; Playa del Carmen, Quintana Roo, o Palenque, Chiapas, pero el simbolismo de esa plaza y, sobre todo, la figura que hizo posible ese acto de campaña fue celebrado, como pocas veces, por un López Obrador eufórico.

PONCHO QUITA MIEDO A EMPRESARIOS

Poncho es quien más me ha ayudado a quitar los miedos de los empresarios, y quien ha hablado con ellos para que no los asusten”, lanzó el entonces candidato de la alianza Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) en una plaza que históricamente le fue adversa.

Y sí. “Poncho” Romo agasajaba a su amigo AMLO cada que el tabasqueño tocaba base en Nuevo León para sus giras proselitistas. El empresario lo esperaba personalmente en el Aeropuerto de Monterrey, en al menos seis camionetas blindadas Suburban, para los trayectos por la entidad. Ese día no fue la excepción.

TE RECOMENDAMOS: ¿EN CUÁLES EMPRESARIOS CONFÍA AMLO? EN MUY POCOS. Y ASÍ SEGUIRÁ

Pero antes del último mitin del día, Tatiana Clouthier, la “Tía Tatis”, la coordinadora nacional de campaña de Andrés Manuel, se lo llevó a su casa a comer una “carnita asada”. 

Las señales eran claras. AMLO quería dejar de manifiesto el apoyo que estaba recibiendo de algunos sectores de la iniciativa privada. Y qué mejor señal que una de las hijas de Manuel J. Clouthier, “El Maquío” –el empresario sinaloense y excandidato presidencial del PAN que enfrentó férreamente al sistema–, fuera la encargada de su tercera campaña presidencial.

Luego el discurso se repitió en el municipio de San Nicolás de los Garza. No eran más de 300 personas en los mítines, muchas de ellas todavía con las dudas sobre el “peligro para México” o la posible constitución de la “Venezuela del Norte”. 

Pero otros, totalmente convencidos de darle su voto de confianza a AMLO porque –argumentaban– “los gobiernos del PRI, del PAN, y ahora el del ‘Bronco’ han entregado el estado a los cárteles del narcotráfico”.

UN IZQUIERDISTA EN NUEVO LEÓN

En aquella gira López Obrador –el izquierdista– lanzaba señales de certidumbre a los asistentes a sus mítines en la zona conurbada de Monterrey, presumiendo su amistad con el empresario regio. El candidato también salía al quite y encaraba el choque frontal con los dirigentes de las cúpulas empresariales del país. Y él mismo asumía la defensa de Romo Garza como un asunto personal, de extraordinaria prioridad en esa etapa de la campaña. 

De hecho, él mismo inició la arenga desde el templete, entre rostros sudorosos y playeras empapadas de gruesas gotas de sal por un calor agobiante.

“¡No estás solo! ¡No estás solo!”, gritaba el candidato de la alianza Juntos Haremos Historia ante la mirada y el gesto de gratitud de Alfonso Romo. 

Esa muestra de apoyo AMLO no la hizo con nadie más en aquella campaña presidencial.

Y hoy. Hoy ya nada. Sólo un “asesor” de lejecitos y otra oficina vacía en Palacio Nacional. ¿Ahora quién le quitará el miedo a los empresarios?

 

@emeequis




logo mx
Más contenido
El “show” Cabeza de Vaca: el gobernador de Tamaulipas cae en la trampa

El “show” Cabeza de Vaca: el gobernador de Tamaulipas cae en la trampa

Al acusar que los cargos en su contra tienen una motivación política, Francisco Javier García Cabeza de Vaca ha dado pretextos a la FGR para exhibir las pruebas y ventilar avances en un caso que podría ayudar al presidente en la temporada electoral.

Hace 2 horas

Efecto boomerang del “¡ya chole!”: la oposición prepara campaña contra AMLO

Efecto boomerang del “¡ya chole!”: la oposición prepara campaña contra AMLO

Como dicen los jóvenes… ¡ya chole!... AMLO lleva muchos años usando esa frase de batalla, pero ahora la oposición piensa utilizarla en su contra. En Palacio Nacional ya hacen cálculos para reducir el daño.

24 / 02 / 2021