Dólar16.66

Tren Maya: animales muertos o desplazados de sus ecosistemas

Monos araña, zorros, iguanas, tlacuaches... Arqueólogos del gobierno narran –off the record– sus encuentros con animales en peligro al ser devastado su hábitat o, de plano, muertos ante la irrupción de la maquinaria que erige el Tren Maya.

4 / 20 / 23

EMEEQUIS.– Sobre un sendero de árboles talados, un venado cruzó por donde había pasado la maquinaria pesada. Cerca de él se encontraba el personal que construía el Tren Maya, una de las obras estrella del presidente Andrés Manuel López Obrador. Así lo captó una foto viral de la cuenta Veterinaria Asilvestrada. 

Era una pieza de la historia sobre cómo las obras del Tren Maya afectan a la fauna local, a pesar del discurso oficial que afirma lo contrario.

Antonio (seudónimo), trabajador del INAH, lo sabe muy bien. Le ha tocado rescatar lagartijas y tarántulas de algunos tramos del Tren Maya. Las ha tomado con sus guantes negros para llevarlas a lugares seguros, lejos de las máquinas. 

Él forma parte de los trabajos de protección de las zonas arqueológicas que se han descubierto con el paso del Tren Maya: 

“He visto monos araña (en los polígonos de la CFE en el tramo 6), zorros, variedades de aves, pavo de monte, víbora de cascabel, nauyaca, boa, serpiente chicotera, coralillo, tarántula (principalmente la de trasero rojo), variedades de lagartijas, iguanas, muchas variedades de insectos, peces (en aguadas y cenotes), tlacuaches, sapos y ranas, tortugas de tierra (principalmente en una línea de transmisión de CFE para alimentar el tramo 6, puercoespín (polígonos de CFE)”. 

Comparte una foto en la que sostiene una lagartija que tiene su cuerpo cubierto por escamas puntiagudas color arena, y otra más: una tortuga a la que le brilla el caparazón contra el sol. 

 Empleados del INAH, que prefieren no dar sus nombres, denuncian la falta de protocolos y supervisión especializada para el rescate de animales en la construcción del Tren Maya. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Este rescate de animales, de arañas, de tortugas, ha sido por voluntad propia: “Y nosotros teníamos que hacer eso, aunque lo hacíamos por decisión propia, no porque se nos indicase”. Ya que no hay biólogos en esa parte de la obra que supervisen el adecuado manejo de los ejemplares.  

Cuenta que en sus equipos siempre dan charlas de seguridad a los trabajadores: “Les damos indicaciones de no matar a ningún animal ni tampoco llevárselo. Al menos, eso hacemos con el personal que está laborando en colaboración con el INAH”. 

Pero esto no siempre ocurre. Porque entre los golpes a la madera que se hace trizas, los trabajadores a veces no ven a los animales: “En la Cochera, Cancún, debido a las actividades de tala, sí se llegaron a matar accidentalmente a iguanas que estaban en los árboles”. 

Se le pregunta en qué circunstancias murieron: “Como parte de las actividades de arqueología, es obligatoria la tala y el desmonte de toda la zona donde hay vestigios arqueológicos, por lo que usan hachas, machetes y motosierras”. 

Específica: “Fue con una motosierra que le dieron a una iguana y a una boa”. 

Para él, no fue intencional “pues los trabajadores no se fijaron que estaban esos animales ahí”. Pero sucedió. Antonio no sabe si esto ha pasado en otras zonas del Tren Maya, porque una vez que el INAH hace su trabajo, ellos se retiran “cuando la obra ya se está realizando, nosotros ya no nos encontramos ahí, pues nos mueven a otros lados”. 

Sin embargo, de algo está seguro: se está viviendo una devastación de la selva que afectará a los animales, a las plantas y al ecosistema en general a un ritmo acelerado. A la velocidad de los deseos de un hombre.  

GOBIERNO NO TIENE REGISTRO DE ANIMALES MUERTOS POR EL TREN MAYA 

Este tipo de accidentes van en contra de las promesas realizadas por la administración del gobierno federal. EMEEQUIS realizó varias solicitudes de transparencia para conocer la cantidad de animales muertos producto de las obras del Tren Maya. El Fonatur negó tener este tipo de registros:  

“Se informa que la Manifestación y la Resolución en materia de impacto ambiental del proyecto Tren Maya, propone y condiciona respectivamente, la realización de medidas de prevención que minimicen las afectaciones a la fauna existente en la región y que pudiera verse impactada negativamente por la construcción y operación de este; por lo que, esta Gerencia Ambiental no cuenta con información o registros de animales muertos durante la construcción de dicho Tren”. 

Respuesta del gobierno sobre el no registro de animales muertos. 

Sin embargo, activistas han recibido denuncias de muertes de animales por parte de los propios trabajadores de la obra. Una organización preocupada por esto es SelvameDelTren. Guillermo D. Christy, vocero de este colectivo, explica en entrevista las afectaciones que han provocado la construcción y la tala: 

“Pues tan sólo en el tramo 5 se ha fragmentado el principal corredor biológico al norte del estado de Quintana Roo”. 

Explica que las especies que quedaron entre el trazo y la carretera federal no tienen hacia dónde moverse “y con la presión de la mancha urbana creciendo de manera desmedida, cada día se ven más interacciones de animales con el espacio urbano. Van tres atropellamientos de jaguares, una embarazada”. 

 Cada día se ven más interacciones de animales con el espacio urbano, advierte Guillemo D. Christy. 

Como hidrólogo, también denuncia que el daño ambiental hacia los animales está en las zonas acuáticas: “Se han estado rellenando aguadas y cenotes. Y, en consecuencia, los animales se mueven a otras áreas”. Detalla que “la península no tiene ríos de superficie, toda la fuente de agua es subterránea”. 

“Y los habitantes de esas cavernas y cenotes rellenados obviamente mueren”, menciona. 

Christy dice que muchos murciélagos están perdiendo sus hábitats naturales por el ruido, la destrucción de calaveras y el relleno de estas: “También se pierden ventanas de agua a la superficie para que animales puedan llegar al agua”.  

Porque, no hay duda, la vida de los animales ya no será como antes. 

Fotos de maquinaria rellenando cenotes y cuevas. Cortesía SelvameDelTren.

EL DESPLAZAMIENTO DE ANIMALES POR EL TREN MAYA

Alexis (seudónimo), otro trabajador del INAH correspondiente al tramo 7 del Tren Maya, cuenta que los auxiliares de campo tienen estrictamente prohibido matar a la fauna: “Dígase tlacuaches, tepezcuintles, felinos pequeños, tapires, tejones, serpientes”. 

No obstante, ha habido casos en los que los trabajadores “han querido cazarlos para consumo, pero los equipos de ambiental (ingenieros y biólogos) andan detrás de ellos e incluso uno como arqueólogo trata de incentivar a los compañeros que detectan un animalito”. 

Sin embargo, las obras han provocado el desplazamiento de animales. “Cuando llega la maquinaria, ya no hay, se han ido”. 

“Ellos se reubican solos”. 

También ha sabido de trabajadores que han querido robar animales: “Sí, el año pasado se encontraron unos armadillos que los trabajadores querían para un remedio, pero fueron descubiertos y sólo se les sancionó verbalmente”. 

Apenas el 13 de febrero de 2023, durante la mañanera del presidente, María Luisa Albores, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), dijo que su dependencia había brindado protección a 2 mil 137 especies de fauna, entre ellas 245 reptiles, 22 anfibios y 209 mamíferos. Claro, no dio cifras sobre la cantidad de animales muertos durante las obras. 

María Luisa Albores, titular de Semarnat, sólo dijo cuántos animales se habían protegido, pero no los muertos. Foto: Especial.

La funcionaria explicó que “somos el quinto país más megadiverso del planeta Tierra, eso nos lleva a que tengamos el tipo de flora y fauna que tenemos en estos ecosistemas de nuestro país, nos lleva a un compromiso y a un cuidado”. 

Y volvió a presumir “el rescate de fauna, tenemos dos mil 137 individuos rescatados: 245 reptiles, 22 anfibios, 209 mamíferos, en total nueve pasos de fauna”. Pero de aquellos que no sobreviven, o los que son alcanzados por las puntas de metal de las herramientas, o los que ven sus cenotes caer por la maquinaria pesada, de ellos ni una sola palabra. 

Entonces, el pulcro escenario de Palacio Nacional donde se realizan esas declaraciones contrasta con esa realidad de astillas de árboles caídos y rocas rotas que se separan para que pasen las vías de uno de los legados de López Obrador. 

EL SILENCIO BUROCRÁTICO SOBRE LA MUERTE DE ANIMALES 

A través de documentos obtenidos por transparencia, EMEEQUIS comprobó que el gobierno federal sabe de los peligros potenciales para la fauna con el avance del Tren Maya. Advertencias que se dieron apenas hace unos meses por los propios expertos pagados por el gobierno federal. 

Un documento relata los resultados de una comisión para el “Apoyo en los muestreos de fauna a la brigada de la UNAM para la realización del Estudio Técnico Justificativo del Tramo 5” del Tren Maya, realizado del 10 al 16 de agosto de 2022. El texto informa que se realizaron transectos (muestreos) para la colocación de cámaras trampa en zonas adecuadas para el monitoreo de fauna silvestre. Esto en Chetumal y Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo. 

 Conclusiones del informe que explica el peligro que el Tren Maya representa para la fauna. 

“En ese sentido también se realizaron transectos a lo largo del Derecho ce Vía y en cuenta para la identificación de aves y reptiles que servirán como insumo para la realización del documento de ETJ correspondiente al tramo 6 (sic)”. 

En esa misma página se puede leer que después de colocar 16 cámaras trampa se identificaron aves, reptiles, anfibios y pequeños mamíferos en la zona. 

“De los trabajos realizados se puede concluir que existe gran variedad de especies de fauna en la zona que se verán afectadas por la construcción del TM tramo 6 y que para la mitigación del impacto se realizarán las acciones de mitigación, prevención y compensación correspondientes”. 

En otro informe llamado “Trabajos de Campo del Reinicio de Obras del Tren Maya del Tramos Ol/08/2022 al 06/08/2022” se narra un acompañamiento a personal de la Secretaría de la Defensa Nacional en los “trabajos de desmonte y despalme del derecho de vía del Tren Maya”. 

El documento explica que existe un trabajo de “ahuyentamiento, rescate y reubicación de flora y fauna y atención a medios informativos que cubren la obra del Tren Maya”. El recorrido se hizo por localidades de Playa del Carmen y Puerto Morelos. 

En ese tramo, las máquinas “desmontaron y despalmaron” 3 kilómetros de derecho de vía. Y ahí, los expertos se dieron cuenta que la destrucción cobró una vida, pues se observó “en el derecho de vía una tortuga muerta en el trazo por lo que se da aviso a la empresa encargada del rescate para que incremente el esfuerzo y lo anoten en bitácora”. 

Las circunstancias de la muerte y la especie de la tortuga no se mencionaron. No hubo fotos para compartir, sólo una anécdota en un día más de trabajo en el largo camino para construir las vías por la antigua zona maya. 

En una entrevista con Carmen Aristegui en 2018, cuando era presidente electo, López Obrador prometió que no se tiraría ni un sólo árbol  con la construcción de su Tren Maya: “Ninguno, nada, al contrario, ni un sólo árbol”. En su traje negro y con pausas al hablar, justificó en esos años el proyecto: “Yo soy de allá, conozco perfectamente todos los pueblos, todas las comunidades”. Pero ¿conocía la valiosa vida de los animales? Porque para múltiples especies, esa selva atravesada por el progreso, es la vida y el hogar. 

@Ciudadelblues 

Powered by Froala Editor

Telegram



AMLO esperará resultados del INE antes de pronunciarse el 2 de junio

El presidente López Obrador señala que el domingo saldrá a votar temprano y, tras el pronunciamiento del INE, él hará lo propio, si las tendencias lo permiten.

Hace 1 hora

Alejandra del Moral renuncia al PRI y se va con Claudia Sheinbaum

A menos de una semana de las elecciones, Alejandra del Moral renuncia al PRI y se suma al proyecto de Claudia Sheinbaum.

Hace 1 hora