Dólar17.12

“No te mueras en Acapulco”: funerarias sin luz, agua ni gas

Sin luz eléctrica, agua ni gas, las funerarias de Acapulco están imposibilitadas para actuar ante los fallecimientos provocados por el Huracán Otis. Algunas incluso perdieron sus instalaciones. Esto, aunado a los altos costos funerarios, complica el proceso para los deudos.

11 / 1 / 23

EMEEQUIS.– “¿Tienes jardín?, mejor hazle un hoyo y entiérralo en tu patio”, fue la recomendación que funerarios de Acapulco le dieron a un joven que perdió a uno de sus familiares durante el huracán Otis

Sin luz eléctrica, agua ni gas, las funerarias de Acapulco, Guerrero están imposibilitadas para actuar ante los fallecimientos provocados por el huracán Otis. Algunos incluso perdieron sus instalaciones, maquinarias y carrozas como medios de transporte. 

Al no contar con los instrumentos ni recursos suficientes para embalsamar, y menos prepararlos para velación, la única alternativa es trasladar los cuerpos en estado de putrefacción hacia el municipio de Chilpancingo

Utilizando las pocas carrozas disponibles, algunos en camionetas, taxis e incluso hasta en carretas, sólo las personas que cuenten con los recursos económicos pueden cremar a sus muertos. 

Esto, sumado a los costosos permisos que deben cubrir, ya que Guerrero es el estado que más cobra por permisos de servicios funerarios. 

Desde hace una semana en la costa de Acapulco viven los estragos del huracán categoría 5 que tocó tierra la madrugada del miércoles 25 de octubre. Los vientos de hasta 250 kilómetros por hora que arrasaron con casas, hoteles, plazas comerciales, autos, vías de transporte y con la vida de turistas y residentes. 

Las últimas cifras oficiales reportadas por el gobierno federal apuntan que hay 46 personas muertas por el huracán y 58 reportadas como desaparecidas; sin embargo la tragedia podría ser peor entre los cuerpos que han sido devueltos por el mar.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Pese a que las autoridades no han informado sobre las causas de los fallecimientos, funerarios de Acapulco afirman que las muertes derivaron de infartos, caídas, ahogamiento o cuando superficies que les cayeron encima. 

Al 31 de octubre el caos seguía en Acapulco. Foto: Rogelio Morales / Cuartoscuro.com.

EL PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA QUE SE VIENE 

Cubiertos con lonas y cobijas sobre el pavimento es como se han fotografiado algunos cuerpos de las personas fallecidas por el huracán. Algunos medios locales han reportado cómo familias recurren al Semefo de Acapulco para encontrar los cuerpos de sus familiares y otros siguen encontrándose en casas, calles o son devueltos por el mar. 

La falta de preparación a los cuerpos y su avanzado estado de descomposición podría ser foco de otras enfermedades y afectaciones a la salud, de acuerdo con personal funerario 

“Se va a venir una peste, porque no toda la gente tiene dinero para cremar ni para sepultar”, cuenta Aline Salgado, ella y su familia son propietarios de funerarias en la región, también preside la Asociación Funerarios Unidos del Estado de Guerrero A.C.

Afirma que las afectaciones de salud por los cuerpos en estado de descomposición, sumado a la aparición de otras enfermedades, la falta de atención médica y medicinas, podría causar serios problemas de salud pública. 

“El lodo se va a secar, se hará polvo y vienen las enfermedades respiratorias,  el dengue, porque hay mucha agua, encharcamientos. La basura porque ahorita no hay camiones de basura recogiendo en las casas, los cadáveres se empiezan a descomponer y ¿qué va a hacer la gente con los cuerpos?”, se pregunta la funeraria.  

Previo al huracán, la Secretaría de Salud de Guerrero reportó que tan sólo en lo que va de 2023, se han reportado mil 108 casos de dengue en el estado, de los cuales hubo seis fallecimientos. El municipio de Acapulco es el que mayor tiene mayor propagación con 290 casos hasta el 2 de octubre de 2023, sin embargo ante la crisis las autoridades tampoco han dado a conocer cifras de casos recientes. 

El personal de funerarias ha trabajado con poca indumentaria y  escasos recursos materiales disponibles para proteger su salud. Pocas bolsas para cadáver, cubrebocas y guantes pudieron conseguir entre los establecimientos que también fueron afectados. Recientemente, los propietarios de funerarias en Acapulco han buscado hacer alianzas con asociaciones de servicios funerarios en la Ciudad de México y otros estados del país para abastecerse de lo necesario.

SIN CERTIFICADOS DE DEFUNCIÓN

Por la falta de recursos vitales como luz, gas y agua, las funerarias en la entidad no pueden trabajar. Tampoco están reportando todas las muertes con las autoridades debido a que no hay servicios en el Registro Civil para asentar los certificados de defunción, cuenta Aline Salgado, propietaria de la Funeraria Salgado. 

“Nosotros no estamos asentando ninguna defunción ahorita en el Registro Civil, porque no hay oficinas, no hay empleados, no hay luz, no hay nada. Ahorita nos están recibiendo los cuerpos así, con el puro formato de certificado de defunción que nosotros como funerarios tenemos”, afirma la presidenta de la asociación de funerarios de Guerrero en entrevista con EMEEQUIS

Al no haber certificados de defunción, los trabajadores funerarios sólo pueden registrar los datos básicos: nombre, fecha de nacimiento, lugar de nacimiento, fecha y posible hora de fallecimiento. Tampoco hay certeza para conocer cuántos de estos servicios funerarios han realizado privados sin informar a las autoridades. 

Imágenes de funerarias compartidas por testigos. 

EL COSTOSO PRECIO DE MORIR EL ACAPULCO

Pese a la emergencia, los servicios funerarios no pueden detenerse, como tampoco lo han hecho los cobros por permisos funerarios del estado de Guerrero y el municipio de Acapulco, que son los más costosos en el país. 

Tras perder todo su patrimonio por el huracán, sólo las familias que cuentan con recursos económicos pueden costear el traslado, cremación o entierro de los cuerpos de sus seres queridos. El cobro por estos permisos, que supera los 4 mil pesos, puede hacer la diferencia entre el poder pagar servicios funerarios o no.  

“Desde el 2012 se nos cobran los permisos de cremación, traslado y embalsamamiento. Somos el único municipio de todo el país que cobra tan caro los servicios funerarios”, afirma la funeraria Aline Salgado. Los altos costos no podrán ser resueltos por las familias de Acapulco en estos momentos, reconoce. 

“Mejor no te mueras en Acapulco, porque en las ciudades más grandes que es la Ciudad de México, Nuevo León y Guadalajara no se cobran los permisos funerarios, son gratis. Nosotros en la Ley de Ingresos siempre salen esos pinches cobros y ahora están en mil 37 pesos por cada servicio”, dice, además de que los cobros se hacen tanto a nivel estatal como municipal. 

Acorde a la Ley de Ingresos del Municipio de Acapulco aprobada por el Congreso de Guerrero el pasado 13 de diciembre de 2022, la Dirección de Panteones y Velatorios establece los cobros por permiso para cada uno de los servicios funerarios, los cuales se cobran de 4 a 50 UMAS. 

La cremación de restos áridos cuesta 6.50 UMAs lo que equivale a 669.50 pesos; mientras que la cremación se calcula en 50 UMAS, 5 mil 150 pesos, permiso para inhumación y embalsamamiento 6 UMAS, el permiso de exhumación 5.55 UMAS, y el permiso de embalsamamiento 3 UMAS. 

Cobros elevados. 

La Asociación Funerarios Unidos del Estado de Guerrero ha solicitado a la gobernadora del estado, Evelyn   Salgado, que al menos mientras se regularizan los servicios y se cubren los daños provocados por el huracán, se exente a los funerarios del cobro por estos permisos, ya que estos pagos terminan siendo costeados por los familiares de los deudos. 

“Cuando tenemos un deceso y queremos cremar, transportar o embalsamar tenemos que pagar impuestos. No es un dinero que sale de mi bolsa, son pagos de la gente y esos 2 mil ahorita te sirven para comprar, agua, gasolina o para salir de Acapulco”, afirma Aline Salgado. 

A través de una carta enviada a la mandataria estatal piden empatía y apoyo para los deudos y que por la emergencia no se cobren los impuestos por los servicios funerarios en apoyo a las familias. 

“Debido a la falta de energía eléctrica y agua, la falta de circulación en las calles, los cuerpos no se pueden embalsamar, y todos estamos llevando a cremar los cuerpos a funerales chilpancingo, ubicada en la capital de chilpancingo, la Secretaría de Salud estatal, nos cobra el impuesto que cada año sale publicado en la ley de ingresos estatal, el permiso de cremación por la cantidad de $1.037 pesos (un mil treinta y siete pesos m.n.) y el premiso de embalsamamiento en $1.037 pesos (un mil treinta y siete pesos), cuando llegamos al crematorio se nos cobra esa cantidad de 2.080 pesos por ambos permisos, ya que la ventanilla de trámites funerarios en Chilpancingo, nos obliga a pagar el permiso de embalsamamiento, porque tienen más de 12 horas de fallecidos”, se lee en la carta enviada por la Asociación Funerarios Unidos del Estado de Guerrero. 

“Debido a la falta de energía eléctrica y agua, la falta de circulación en las calles, los cuerpos no se pueden embalsamar”.

Hasta el momento las autoridades gubernamentales no se han mencionado sobre esta petición, tampoco han dado programas de apoyo o ayuda económica a las familias de las personas que perdieron la vida, además de que aún no hay cifras claras sobre la cantidad de decesos que dejará el fenómeno natural en Guerrero. 

@GloriaPE_

Powered by Froala Editor

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Gloria Piña

El “cash” de los activos financieros y la disputa para fondear al gobierno

Mientras el oficialismo abre la llave para disponer de activos financieros y así nivelar el presupuesto, la oposición exige reglas claras sobre hasta dónde llegarán las manos del gobierno para fondear sus proyectos como el Tren Maya o Dos Bocas. ¿Están en peligro los recursos del ciudadano común?

11 / 7 / 22

Entrega UNAM 40 toneladas de ayuda para damnificados por Otis

La UNAM entregó esta tarde a las autoridades de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), en la ciudad de Chilpancingo, 40 toneladas de ayuda para los damnificados del huracán Otis. Partieron desde las 5:50 de la madrugada. ¿Cómo ayudar? ¿Dónde está el centro de acopio?

10 / 29 / 23