Nepotismo en el Metro. Los salarios VIP de hermana, cuñada e hijos del líder sindical

Precio
dólar

Investigaciones

Nepotismo en el Metro. Los salarios VIP de hermana, cuñada e hijos del líder sindical

A unos días de terminar la administración anterior, llegó la orden “extra urgente” de crear plazas privilegiadas para familiares de Fernando Espino. Exesposas y pareja también están en la nómina

Por Saúl Hernández
1 oct 2019

Fernando Espino Arévalo es líder sindical del Metro desde 1978. Foto: Galo Cañas / Cuartoscuro.com

El Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (SNTSTC), que encabeza Fernando Espino Arévalo, desembolsa cuatro millones de pesos mensuales para pagar los sueldos de 191 personas.

 

En el listado figuran el propio Espino Arévalo y 15 parientes de primer y segundo grado: tres exesposas, su actual pareja, una hermana, cuatro hijos, tres cuñadas, un primo y dos sobrinos. 


Fuente: STC Metro / Salarios brutos mensuales


La información obtenida por EMEEQUIS vía mecanismos de Transparencia muestra que los familiares y amigos del líder gremial obtienen los salarios más altos a los que puede aspirar un trabajador de base mientras que se dedican a actividades ajenas a la operación del Metro, como es el caso de los empleados comisionados a realizar labores dentro del Sindicato.

 

De sus 15 familiares comisionados al Sindicato, 13 ocupan plazas con los dos niveles mejor pagados en el escalafón salarial.

 

En el nivel 20, el más alto, aparecen su hermana Guadalupe Espino Arévalo, su cuñada María Enriqueta García Villarreal y sus hijos Fernando Espino González y Mabel Espino Suárez. Estas plazas corresponden al puesto de “subjefe coordinador” y reciben un salario de 42 mil 990 pesos brutos mensuales.


TAMBIÉN PUEDES LEER / “HAY MÁS PARIENTES DE ESPINO COBRANDO EN EL METRO”: HOMERO ZAVALA, LÍDER SINDICAL INDEPENDIENTE


En el siguiente nivel –el número 14– están sus exesposas María del Carmen García Villarreal, Ana María Suárez García y Marina Alejandra González Sánchez; su pareja actual, Lorena Moreno Martínez; sus hijos Fernando Espino García y Mayra Espino Suárez; su sobrino Óscar Galicia Espino; sus cuñadas Claudia Julieta y Estela Patricia García Villarreal y el propio Fernando Espino Arévalo. El salario para este nivel es de 24 mil 786 pesos brutos mensuales.

 

Su sobrino Erwin Ivan Oliva Espino ocupa un nivel 12, ganando 20 mil 483 pesos mensuales; y su primo, José Ambriz Espino, un nivel 10 que le remunera con 16 mil 922 pesos.

 

Hasta hace unos meses el nivel 14 era el mejor remunerado en el escalafón. Sin embargo, gracias a una negociación entre el Sindicato y las autoridades del Metro se compactaron 45 plazas para crear 20 con un grado nuevo: el número 20.

 

EMEEQUIS solicitó reiteradamente la postura del líder sindical y de las autoridades del Metro, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

 

LA CREACIÓN DE LOS SUPERSALARIOS

 

Los puestos recién creados se autorizaron con carácter de “extra urgente” el 22 de noviembre de 2018, a dos semanas de que terminara la administración anterior (Miguel Ángel Mancera y José Ramón Amieva), según un oficio firmado por José Antonio Zárate Domínguez, entonces director general de Administración y Optimización del Capital Humano del Metro.

 

Su creación, sin embargo, se había pactado desde el 12 de junio de 2018, casi tres semanas antes de las elecciones federales, según se lee en oficio en poder de este medio. 

 

Hasta el primer trimestre de este año, 19 de las 20 plazas habían sido asignadas a familiares y trabajadores cercanos a Espino, todos comisionados a actividades dentro del Sindicato. Faltaba una plaza por asignar.


Ilustración: Raquel Moreno


De acuerdo con el artículo 74 del Reglamento que Fija las Condiciones Generales de Trabajo del Sistema de Transporte Colectivo y los artículos 21 y 22 del Reglamento de Escalafón del STC Metro, una comisión especial se encarga de determinar qué trabajadores sindicalizados pueden subir de nivel.

 

La comisión se integra por dos autoridades del Metro y dos miembros del Sindicato que dirige Fernando Espino, todos con voz y voto.

 

Entre el 1 de enero de 2006 y el 31 de mayo de 2019, la representación sindical en la comisión ha estado a cargo de María Eugenia Corona García, Ricardo Martínez Jiménez, Bertha Parra Córdoba, J. Jesús García Herrera y Teresa de Jesús Hidalgo Toledo, todos asignados a tareas sindicales.

 

Para concursar por una plaza, los empleados en principio deben presentar exámenes psicométricos, médicos, de conocimientos técnicos y/o profesionales de acuerdo a la categoría que corresponda a cada nivel.

 

UNA CARGA DE 48 MILLONES AL AÑO

 

También aparece en la nómina la mayoría de las cabezas del Comité Ejecutivo Nacional y los Comités Ejecutivos Seccionales de la organización gremial, todos incondicionales de Espino, según señalaron empleados del Metro a los que este medio mostró la lista.

 

Fernando Espino no es el único con familia cobrando en la nómina del sistema de transporte pero trabajando para el Sindicato. Entre los comisionados destacan José de Jesús Pereznegrón Pereznegrón, quien maneja las finanzas del gremio, y al menos ocho de sus parientes.

 

También aparece Lidia Lara Barragán Vargas, quien además preside la asociación civil Un Árbol por México, que en enero de este año solicitó su registro ante el Instituto Electoral de la Ciudad de México para constituirse en partido político. Pereznegrón figura como Secretario de la misma. 

 

Estas casi 200 personas representan una carga financiera de 48 millones de pesos al año, monto con el cual el Metro podría contratar a medio millar de vigilantes para reforzar la seguridad en las instalaciones o bien, monitorear en tiempo real el buen funcionamiento de las escaleras electromecánicas de toda la red. Esta cantidad solo corresponde al pago de sus salarios.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER / PLATA Y PLOMO: LA NÓMINA DISPAREJA EN LA GUERRA DE FELIPE CALDERÓN

 

El cálculo no incluye las generosas prestaciones que gozan aparte como ayuda para renta, prima vacacional, vales de despensa, aguinaldo de 42 días, fondo de ahorro y apoyo para comprar anteojos, entre otras.

 

Los salarios de los comisionados se obtuvieron del portal de transparencia del Metro, correspondientes al primer trimestre de 2019. 

 

El SNTSTC se ha negado a hacer públicas las actividades a las que están comisionados sus trabajadores, empleando distintas justificaciones.

 

Primero alegó que contaba con autonomía para ocultar la información, esto aun cuando los sindicatos también son sujetos obligados de acuerdo a las leyes de transparencia vigentes.

 

Con fecha 3 de julio de 2019, el Instituto de Transparencia de la Ciudad de México desechó el argumento del Sindicato y le ordenó entregar la información solicitada, según se lee en un recurso de revisión

 

Aun con una resolución del órgano autónomo, el Sindicato reiteró su negativa ahora argumentando que la afiliación sindical era información protegida por la Ley Federal de Protección de Datos Personales

 

DE LA CONFRONTACIÓN A LA RELACIÓN CORDIAL

 

Fernando Espino Arévalo es Secretario General del Comité Ejecutivo del SNTSTC desde 1978. Ya en el poder, se hizo de un sólido equipo de incondicionales y puso candados a los estatutos para impedir el ascenso de dirigentes ajenos a su grupo. El resultado fue que el Sindicato y el Metro se convirtieron en un negocio casi familiar.

 

En sus más de cuatro décadas no ha habido gobierno o grupo que lo pueda quitar. Tampoco piensa retirarse pronto –advirtió en una entrevista en septiembre del año pasado– y puede que cumpla su palabra.

 

Este ingeniero eléctrico, egresado del Instituto Politécnico Nacional, ha sabido adaptarse bien a los vaivenes políticos para permanecer al frente de una organización que aglutina a más de 12 mil agremiados.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER / EL MISTERIOSO PADRÓN DE MORENA NO TIENE QUIEN LO ADJUNTE

 

Cuarenta años de dirigencia no han estado exentos de escándalos. Se le ha señalado de presuntamente desviar 20 millones de pesos que servirían para mejorar la sede del Sindicato, de gastar dinero público para cubrir el salario de 14 boxeadores con los que realiza funciones de este deporte al que tuvo afición desde joven, de hacer una fortuna millonaria con empresas que le trabajan al Metro y de hacer del Metro una empresa familiar. Nada de esto lo ha hecho siquiera tambalear de su cargo cuasi vitalicio.

 

Por si esto no fuera suficiente, Espino ha hecho carrera política siendo tres veces diputado federal y dos veces local en CDMX por tres partidos diferentes: el PRI, el PVEM y Nueva Alianza.

 

Hasta la fecha sigue recurriendo al camaleonismo político para preservar su poder. Un claro ejemplo es su relación con el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador.

 

En agosto de 2002, Espino boicoteó al gobierno de la capital que encabezaba AMLO suspendiendo el servicio de las líneas 9 y B del Metro. El gobierno del tabasqueño intentó desaforarlo –ya que entonces era diputado local por el PRI– y demandarlo por el delito de ataques a las vías generales de comunicación. La denuncia no prosperó.

 

APOYÓ A DELFINA PARA RECONCILIARSE CON MORENA

 

El pleito entre estos dos en realidad comenzó año y medio atrás, a escasas semanas de que el tabasqueño comenzara a gobernar la capital. Según documentó el semanario Proceso en enero de 2001, López Obrador estaba decidido a terminar con la coadministración que de facto ejercía el Sindicato con las autoridades del Metro.

 

La respuesta de Espino no se hizo esperar. Paros escalonados en algunas estaciones así como la amenaza de paralizar por completo el servicio se daban a la par de una negociación de tres días entre Sindicato y gobierno en los que no se llegó a ningún acuerdo.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER / CABILDEROS CON CURUL. LEGISLADORES CON EMPRESA OCUPAN POSICIONES DE INFLUENCIA

 

El miércoles 24 de enero de 2001, el último día de la negociación fallida, Espino explotó: “Si el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, quiere guerra, que nos ponga un ring y hasta con la mano amarrada le doy una madriza”, consignó el semanario Proceso.

 

Más de una década después, López Obrador y Espino Arévalo demostraron que del odio al amor hay sólo un paso. En abril de 2017, durante la campaña por la gubernatura del Estado de México, el líder sindical apoyó abiertamente a la entonces candidata de Morena, Delfina Gómez, ofreciendo el voto de sus agremiados que vivían en los municipios mexiquenses aledaños a CDMX.

 

Y de querer “dar una madriza” a AMLO, lo que ahora recuerda de aquella época es “una relación de respeto y de trabajo” con “el licenciado López Obrador”.

 

Ahora Espino impulsa la creación de un nuevo partido político en CDMX llamado Un Árbol por México.

 

@saulhht 

 

 

 

Más contenido
Niñas y niños: los olvidados de la política, pese a que proliferan abusos

Niñas y niños: los olvidados de la política, pese a que proliferan abusos

Mientras que los gobiernos no despliegan programas eficaces para prevenir y atender el maltrato infantil, los congresos lucen paralizados e indiferentes. ¿Y los presupuestos? Raquíticos. Expertos analizan la serie #MatarAUnHijo

Hace 4 horas

Paloma asfixió a sus dos hijas; estaba ‘empastillada’

Paloma asfixió a sus dos hijas; estaba ‘empastillada’

“Ya duérmete. Shu, shu, shu”. Desde la cárcel, Paloma cuenta su tragedia; especialistas aseguran que la mayoría de los padres homicidas padecieron maltratos #MatarAUnHijo

17 / 10 / 2019