Dólar18.44

Más de 120 despidos en Pilares CDMX previo al año electoral

Desde septiembre, más de 120 talleristas del programa Pilares fueron despedidos argumentando “no cumplir con las metas”. Previo al año electoral, los talleristas se preguntan: ¿dónde está el dinero para el salario de los docentes dados de baja y para qué será utilizado? ¿Qué pasará con el programa en 2024?

11 / 06 / 23

EMEEQUIS.– El taller de huertos urbanos en un Pilares de la alcaldía Benito Juárez tuvo que cerrar porque el profesor que lo impartía fue despedido hace dos meses. También en el Pilares “República Federal”, en Iztapalapa, fueron dados de bajas dos talleristas que impartían estas clases y las de telar de cintura. 

“Se dio de baja a talleristas sin razón lógica, por lo que los usuarios exigimos su reinstalación inmediata. Nos están quitando talleres de enseñanza sin dar respuesta”, fue la denuncia que Perla Reyes, usuaria del programa Pilares, compartió a través de redes sociales junto a fotografías de una movilización de usuarios contra esta medida. 

Denuncia de despidos en Facebook.

Fue a través de un correo electrónico como le avisaron a Alan, quien pide cambiar su nombre por temor a represalias, que su relación con el programa había terminado después de impartir clases desde febrero del año 2020.

Es ingeniero agrónomo de profesión y tiene 32 años. Fue despedido del programa por “no cumplir con los números y metas”, de acuerdo con un correo electrónico en poder de EMEEQUIS

Esta medida fue replicada en más de 120 profesores y talleristas del Programa Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (Pilares), centros comunitarios conformados durante la gestión de la exjefa de gobierno Claudia Sheinbaum. 

De acuerdo con la agrupación de docentes Dignidad Pilares se calculan 90 bajas entre talleristas de autonomía económica y más de 20 en ciberescuela, mientras que la Promotora Asamblearia Pilares, Cultura y Deporte de la CDMX apunta que las bajas injustificadas podrían llegar a los 400 talleristas despidos. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Sin embargo, no se ha dado a conocer una cifra oficial por parte de las autoridades. 

Otra denuncia en redes. 

A menos de tres meses de que Claudia Sheinbaum dejara el cargo para ir en busca de la candidatura presidencial de Morena, el programa Pilares comenzó a colapsar. 

Con la llegada de Javier Hidalgo Ponce a la dirección de Pilares se comenzaron a instaurar prácticas de acoso laboral y vigilancia hacia los talleristas y profesores, de acuerdo con testimonios de colaboradores y exmiembros retomados por EMEEQUIS. El mobbing terminó hasta despedir a los docentes sin finiquito ni remuneración, ya que al no ser reconocidos como trabajadores, sino como “becarios” del programa, no tienen acceso a garantías laborales.

Los despidos masivos denunciados por la agrupación Dignidad Pilares pone en duda la estabilidad del programa previo al año electoral, en el que cambiará el gobierno al mando de la Ciudad de México; además, talleristas que fueron despedidos se preguntan cuál fue el destino de los salarios que dejaron de percibir desde su baja del programa hasta las nuevas contrataciones de profesores.

Pese a estar registrado el programa como un subsistema de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI), preocupa a los talleristas la prevalencia del programa al terminar el gobierno del actual jefe de gobierno Martí Batres, además de la insistencia por disminuir de manera temporal el número de docentes y recursos para talleristas y docentes en los Pilares que ya trabajan con el mínimo de su personal. 

“Nos preocupa la razón por disminuir casi al mínimo la base educativa comunitaria del programa a partir de las indicaciones de Javier Hidalgo (…) Creemos que es parte de guardarle un cachito de presupuesto y depurar a las figuras que puedan ser más problemáticas y usar a todos los trabajadores como clientelismo político”, asegura Juan, tallerista de la zona norte y representante de la agrupación Dignidad Pilares, pues afirma que el dirigente Javier Hidalgo ha referido públicamente las aspiraciones de Omar García Harfuch para llegar a la jefatura de gobierno. 

“BECARIOS” DESPEDIDOS SIN DERECHOS LABORALES 

Alan recibía un pago de 8 mil pesos mensuales por cubrir 120 horas al mes en actividades educativas y culturales de Pilares. 

Pese a que tiene una formación universitaria en ingeniería agrónoma y contaba con los conocimientos necesarios para el taller que impartía, además de atender a la comunidad con 120 horas mensuales en las instalaciones de Pilares, le pedían asistir a eventos políticos de Morena, difundir propaganda del programa, así como trabajar en la parte operativa de actividades gobierno de la Ciudad de México como entrega de tarjetas bienestar y la organización logística de eventos públicos. 

Una de las últimas exigencias de sus superiores que Alan tuvo que cumplir fue registrarse como tutor del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Aunque no participó en sus actividades ni tampoco recibió la beca de remuneración, se pidió a los docentes de Pilares apuntarse sólo para aumentar el número de personas inscritas. 

Mensajes de petición de registro en Jóvenes Construyendo el Futuro. 

A Alan, quien pide cambiar su nombre por temor a represalias, le comunicaron a finales de diciembre que había sido dado de baja. Sin poder reclamar una liquidación por el despido injustificado, ya que su contratación como trabajador no existe y sólo se les reconoce como “beneficiarios” o prestadores de servicios en el programa. 

Despido por correo.

“Te comunicamos que, con base en el incumplimiento reiterado de obligaciones se procede a la baja administrativa del Programa PILARES 2023, a partir del mes de octubre de 2023”, dice el mensaje enviado al tallerista el pasado 30 de septiembre. 

El correo enviado por Claudia Lucero Rodríguez, Subdirectora de Educación para la Autonomía Económica del Subsistema Pilares. En él se mencionan supuestas faltas del tallerista por no entregar documentos e informes solicitados, además de “incumplimiento reiterado de de las obligaciones establecidas en la Carta de Obligaciones y Actividades en PILARES”. 

Las obligaciones oficiales del programa establecen asumir las reglas de operación, registrar el número de actividades, usuarios y atenciones realizadas en los Pilares, adherirse al proceso educativo del programa, atender todas las actividades encomendadas y cumplir con al menos 12 horas mensuales de trabajo de lunes a domingo. De este tiempo, 100 horas estarían destinadas a actividades con beneficiarios y 20 horas a “actividades operativas”. 

Tras tres años de trabajo en el programa, sin reconocimiento laboral, derechos laborales ni acceso a seguridad social, la baja administrativa representó para los talleristas una ofensa a su trabajo. 

“Nos pareció una falta de respeto a nuestro trabajo, tanto con las reglas de operación del programa como con lo que pregona el programa y el gobierno de la Ciudad de México”, cuenta el tallerista dado de baja en entrevista con EMEEQUIS. 

Pese a que el programa Pilares fue adherido al Subsistema de Educación Comunitaria, tras una reforma a la Ley de Educación de la Ciudad de México, con el objetivo de darle certeza jurídica e institucionalizar sus funciones, no se ha logrado que los profesores y talleristas tengan reconocimiento laboral, garantías a su trabajo y tampoco ingreso al sistema de salud y seguridad social. 

Cada año los talleristas deben volver a registrarse en el programa como “beneficiarios” o “prestadores de servicios” perdiendo la antigüedad y reconocimiento a su trabajo; además de dar consentimiento para adherirse a las instrucciones de actividades, pese a que no tengan relación sus actividades como docentes, como presentarse a eventos políticos de gobiernos Morenistas. 

“Se nos había dicho que como subsistema ya íbamos a tener al menos un reconocimiento como trabajadores, desgraciadamente no ha pasado. No se nos ha dicho nada respecto a la seguridad social, sólo se nos dijo que Pilares ya tenía una atención de servicio médico por si algo pasaba a un usuario o beneficiario, pero que cubría sólo un traslado de ambulancia y una atención médica básica”, comenta Juan, docente de Pilares de zona norte y coordinador de la agrupación Dignidad Pilares. Por miedo a represalias pide cambiar su nombre porque aún se mantiene activo en el programa. 

OPERAR PILARES A MEDIAS Y SIN RECURSOS 

Por la falta de recursos en los Pilares que Alan trabajó, él mismo tuvo que usar su dinero para comprar material, herramientas e indumentaria para poder trabajar con los usuarios del taller, ya que los recursos dados por el gobierno capitalino son insuficientes. Incluso en ocasiones carecían de agua y luz eléctrica en las instalaciones.

“Algunos talleristas, para cubrir la exigencia de que tengamos más usuarios dan de sus propios recursos que reciben. Puede ser en compra de materiales, porque los que dan algunas veces son inexistentes o no son los adecuados”, afirma el tallerista que tras tres años de trabajo fue dado de baja injustificadamente. 

Además de laborar con exigencia de aumentar los números de usuarios y servicios que se dan en los Pilares y seguir las indicaciones para asistir a eventos políticos, los talleristas dan de sus propios recursos para hacer posible la subsistencia de los cursos y clases que se dan a la comunidad. 

“En mi taller de huertos urbanos recibimos semilla caducada, tenía fecha de caducidad del 2017. Recibimos dos palas de cucaracha, dos rastrillos y algunas herramientas de jardinería, que son útiles pero ya cuando quieres desarrollar más temas en el temario que ellos te proporcionan, se vuelven insuficientes; requieres más herramienta”, explica en entrevista. 

De acuerdo con la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI), al programa Pilares se le asignó durante 2023 un presupuesto de 300 millones de pesos dirigidos a 3 mil facilitadores de servicios, entre talleristas, docentes, asesores técnicos y monitores; además de actividades relacionadas con Ciberescuelas y Autonomía Económica, sin embargo los recursos resultan insuficientes. 

Alan tuvo que desembolsar de sus recursos y pedir a los usuarios del taller para comprar bieldos, azadón, palas rectas, carretillas, semillas, sustratos y plantas que en Pilares no les proporcionaron para las clases. Esta es una de las razones por las que los docentes y pilares dados de baja reclaman sus despidos injustificados ya que tuvieron que levantar los centros sin el apoyo suficiente del gobierno de la Ciudad de México. 

“Fue una grosería brutal hacia mi trabajo, no contemplaron nada de lo que se hizo. Fue una cuestión muy impersonal, a pesar de que ellos digan que fue por falta de números realmente los datos que ellos manejan están sesgados. Nos fregamos para que el Pilares funcionara a pesar de que no tuviera todos los servicios”, dice el exdocente. 

 ¿El derrumbe de Pilares con Batres? Foto: Cuartoscuro.com.

ACOSO CONTRA TALLERISTAS 

Desde hace tres meses, la exigencia por subir el número de usuarios, clases y servicios brindados puso a los docentes y talleristas en una constante vigilancia y acoso laboral con la creación de una nueva figura de supervisión y monitoreo a las actividades. 

Con la llegada de Javier Hidalgo Ponce a la dirección del subsistema, se instauró la figura de subcoordinadores de Autonomía Económica y Ciberescuela y de Líderes Coordinador de Proyectos Operativos (LCPO) territoriales en cada Pilares, de quienes corresponde vigilar las actividades de los docentes y que se aumente la difusión del programa en toda la ciudad. 

La cantidad de horas, usuarios y atenciones debe registrarse por cada docente y tallerista a través de la plataforma Sistema Integral de Registro Institucional, donde se exige un mínimo de al menos 20 atenciones o clases por semana. 

Como parte de las 120 horas mensuales de trabajo de lunes a domingo, 100 deben destinarse a actividades comunitarias, pero 20 son para actividades operativas o de difusión, de acuerdo con las normas operativas del programa. Este apartado de tiempo abre la puerta a que los talleristas deban realizar actividades de proselitismo, difusión de programas sociales del gobierno capitalino o sean invitados a asistir a eventos políticos. 

Con el cambio de diligencia la exigencia por aumentar los números del programa aumentó, ocasionando acoso institucional entre supervisores hacia docentes y talleristas. 

“Levantaban actas administrativas casi por cualquier cosa, porque salió a comer o porque está dando difusión afuera pero no hay nadie en los salones (…) Varios Pilares nos sentimos en un acoso institucional, parecía que ellos (los subcoordinadores) tenían la consigna de levantar actas informativas para vulnerarlos”, explica en entrevista el representante de docentes y talleristas de la agrupación de Dignidad Pilares.

Con la actual administración del programa, los talleristas han exhibido denuncias contra las autoridades por disminuir y debilitar la plantilla educativa de Pilares con las bajas injustificadas y reportes constantes hacia talleristas hasta sacarlos del programa. 

A finales de octubre, a través de la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, la Secretaría de Educación e Innovación de la Ciudad de México, puso en evidencia los despidos en el programa al ampliar por segunda ocasión en el año la convocatoria del Programa Pilares para suplir alguno de los espacios de docentes y talleristas dados de baja. 

En invitación, que sólo estuvo vigente del 24 al 27 de octubre, se solicitan docentes y talleristas para trabajar durante los últimos dos meses del año para terminar el ejercicio de operaciones 2023 y posteriormente en enero abrir una nueva convocatoria. 

Aunque no especifican la cantidad de docentes a contratar, se solicita personal para casi todas las alcaldías en todos los campos de aprendizaje y talleres de campo para organización productiva, comercialización de productos y espacios. 

EMEEQUIS solicitó una postura al Gobierno de la Ciudad de México, a través de su equipo de Comunicación Social, respecto a las bajas injustificadas del programa Pilares, sin embargo, al cierre de esta publicación omitieron dar una respuesta.

 Parte de la nueva convocatoria. 

@GloriaPE_

Powered by Froala Editor

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Gloria Piña



Localizan con vida a Ceci Flores en Querétaro

Después de horas desaparecida, por fin dan con Ceci Flores tras forzar la entrada de su domicilio en Querétaro. Entre versiones de un mal estado de salud la llevan al hospital en ambulancia.

Hace 10 horas

Ceci Flores: Comisión de Búsqueda de Sonora emite ficha de desaparición

Milagros, hija de Ceci Flores, autorizó que se abran las cerraduras de la casa en la que vive su mamá para que puedan entrar y checar si ella se encuentra dentro. “Es la obligación de las autoridades dar, lo más pronto posible, con su paradero”, dijo Xóchitl Gálvez.

Hace 12 horas