Dólar17.92

La extraña muerte de Eduardo Hernández en el Metro. ¿Querían ocultar la tragedia?

El accidente fue causado por la nula comunicación entre conductores, reguladores y jefes de Estación, denuncian trabajadores consultados por EMEEQUIS. Dos días después de la tragedia, se giró un oficio para retener los audios del equipo de radiocomunicación. Familiares exigen justicia y acusan que el Metro quería cremar el cuerpo para borrar huellas.

8 / 24 / 22

EMEEQUIS.– No fue el suicidio de un hombre al aventarse a las vías de Metro Tacuba lo que ocurrió el sábado 20 de agosto; sino un homicidio culposo del que el Sistema de Transporte Colectivo ha intentado borrar toda huella. Su familia pide esclarecimiento y justicia. 

“El Metro no nos ha contactado, no sabemos nada del Metro. A mi hermano lo pusieron como gente desconocida siendo trabajador del Metro. Lo que queremos es justicia”, pide Karina Granados, hermana de Eduardo Hernández Granados, jefe de Estación que falleció arrollado por un convoy en la Línea 2 del Metro. 

En entrevista con EMEEQUIS la familia afirma que hasta este momento el Sistema de Transporte Colectivo no les ha presentado un dictamen sobre las causas del fallecimiento del trabajador del Metro durante 28 años. 

De primera cuenta el STC informó que se había tratado un suicidio, y previamente que se habían realizado maniobras en la circulación de trenes para retirar un objeto metálico de la estación Tacuba. 

Por medio de su cuenta oficial de Twitter el Sistema de Transporte Colectivo lo informó a las a las 9:48 de la mañana: 

“#AvisoMetro: Se normaliza la circulación de los trenes en Línea 2, después de realizar maniobras para retirar un objeto metálico de las vías de la estación Tacuba. El avance es continuo”. 

Tan sólo ocho minutos después anunciaron labores de rescate de una persona que “presuntamente se arrojó a las vías de la estación Tacuba”. Posteriormente lamentaron su fallecimiento. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

9.56 am “Se realizan maniobras de rescate por una persona que presuntamente se arrojó a las vías de la estación Tacuba, Línea 2. Toma previsiones”.

10.19 am “Lamentamos el fallecimiento de una persona que presuntamente se arrojó a vías de la Línea 2. Al momento se reanuda el servicio”. 

Florencia Serranía dejó la dirección general del STC Metro de la Ciudad de México en junio pasado y en su lugar fue nombrado Guillermo Calderón Aguilera, quien fungía como director de Transportes Eléctricos.

Así fue como informó el Metro inicialmente.

LA NEGLIGENCIA DE CIRCULACIÓN

Tras recibir la órden de un regulador de la estación para bajar a las vías, Eduardo Hernández fue arrollado por el tren 24 M-640/641 que salió de la Estación Tacuba con dirección a Panteones. Le pidieron descender para retirar un objeto metálico que obstruía el paso, pero no se siguieron los protocolos necesarios de precaución cuando un trabajador está en las vías.

“La conductora del Metro que estaba a cargo de ese tren avanzó sin percatarse, sin tomar las medidas necesarias para evitar que mi tío perdiera la vida. Fue una negligencia, una irresponsabilidad”, afirma Aldair Rivera Hernández, representante legal de la familia y sobrino de Eduardo Hernández Granados. 

Eduardo llevaba 28 años trabajando en el Sistema de Transporte Colectivo. Empezó como personal de seguridad y fue escalando hasta convertirse en Jefe de Estación. Trabajaba en la estación Tacuba, pero también se trasladaba por toda la Línea 2. Murió a los 49 años. 

Fue únicamente por medio de fotografías, videos y comentarios de algunos testigos que la familia pudo tener alguna referencia sobre lo que ocurrió. Ya que inmediatamente después de retirar el cuerpo fue enviado al anfiteatro en calidad de desconocido. 

Maniobras tras el accidente.

SIN SEGURIDAD: TRENES CIRCULAN A CIEGAS

Los trenes circulan a ciegas en el Sistema de Transporte Colectivo. 

De acuerdo con trabajadores consultados por EMEEQUIS, este accidente fue causado  por la nula comunicación entre conductores, reguladores y jefes de estación con la que circulan los convoys, provocando que no se diera información de que el trabajador se encontraba en las vías. 

Afirman que tras el incendio de la Puesto Central de Control el 9 de enero de 2021, los trabajadores se ven obligados a comunicarse vía TETRA por medio de radios que no funcionan adecuadamente y también por vía WhatsApp. Los conductores deben enviar mensajes instantáneos por celular para saber en qué estación avanzan para evitar accidentes. 

“No se avisó si el compañero seguía en las vías. Hay problemas de comunicación, no tenemos tableros con el Sistema de Control”, cuenta de manera anónima un trabajador por miedo a represalias. 

Refieren que este caso se trató de un error humano, pero pone en evidencia la falta de protocolos de seguridad para los trabajadores y la manera en que el Sistema de Transporte Colectivo trató de ocultar lo sucedido. 

Contrario a que el STC dio parte al Ministerio Público de que una persona en calidad de desconocida, trabajadores que participaron en el retiro del cuerpo de la vías sí notaron y dieron aviso de que se trataba de un trabajador. 

Se dieron cuenta de que era trabajador por la llave de tren, además de que entregaron su celular y cartera con identificaciones a las autoridades reportando que era un empleado del Metro, sin embargo no se dio parte a la Fiscalía en la Carpeta de investigación pues catalogaron el cuerpo como “desconocido”.

Los trabajadores consultados refieren que se muestra una intención por ocultar los hechos, ya que el lunes 22 de agosto, dos días después del incidente, se giró un oficio por retener los audios del equipo de radiocomunicación TETRA del día y hora del accidente que le quitó la vida a Eduardo Hernández. 

Autoridades exigieron los audios de esos días.

CONFUSA POSTURA DEL METRO

En una tarjeta informativa el Sistema de Transporte Colectivo refiere que el incidente no fue catalogado como un suicidio. Refieren que en el retiro del objeto metálico que obstruía el paso de trenes en la estación participó el conductor de un tren en circulación, pero no el trabajador arrollado que perdió la vida. 

Referente a la muerte de Eduardo Hernández afirman que se dio aviso al Ministerio Público para realizar la investigación correspondiente. 

Por su parte, a cuatro días del incidente, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, a cargo de Ernestina Godoy, afirmó que el caso se mantiene en investigación por medio de entrevistas y análisis de las imágenes del Metro para determinar la causa de muerte.

El STC del Metro hace varias aclaraciones: 

“Se cuenta con elementos suficientes (bitácoras de operacion, videos, y transcripciones de radiocomunicación), que permitirán coadyuvar para el esclarecimiento del hecho.

“Destacar que el trabajador arrollado no es el mismo que participó en el retiro de un objeto en vías, es el conductor de un tren en servicio quien lo realizó.

“La administración del Metro hizo contacto desde el primer momento con la familia de la víctima y se vigilará que se cumplan con todas las prestaciones que corresponden a los derechohabientes del trabajador”.

La Fiscalía investiga. 

SACAN CUERPO Y BUSCAN OCULTAR RASTROS DE LA MUERTE

Sin embargo, los familiares no han tenido parte de lo que ocurrió y tampoco se han deslindado responsabilidades por el fallecimiento. 

Fue Leticia Ibáñez, esposa de Eduardo Hernández, quien también trabaja en el Sistema de Transporte Colectivo, quien se enteró del fallecimiento y reconoció que cuerpo fue entregado más de 28 horas después. 

Llevaron el cuerpo primero al anfiteatro de Tacuba, posteriormente al Instituto de Ciencias Forenses; sin embargo en ningún momento personal del Metro refirió que se tratara de un trabajador, sino que lo registraron como “persona desconocida” y la carpeta de investigación se abrió por homicidio culposo por tránsito de vehículo. 

“Hay algo muy notorio en la carpeta de investigación. A mi tío el STC no lo quiso identificar como empleado, sino como persona desconocida, a sabiendas de que era empleado, que sabían sus superiores que él estaba ahí”, cuenta el abogado Aldair Rivera Hernández. 

La ropa que vestía fue el único medio con que su esposa, hermana y madre lograron identificar el cuerpo de Eduardo; ya que afirman que al encontrarlo lo habían despojado de sus identificaciones. 

“El Metro se quiere lavar las manos de que él no trabajó ahí…De mi hermano desaparecieron credenciales. No está bien, es una negligencia”, cuenta su hermana Karina Granados. 

Pese a que el Sistema de Transporte Colectivo no se ha contactado con la familia para dar el reporte de muerte ni de los responsables, sólo tuvieron un acercamiento en el Ministerio Público para ofrecer que el cuerpo de la víctima fuera cremado. 

“Hubo un acercamiento por parte de la representación legal del Metro en donde se ofrecieron a asistir para que mi tío pudiera cremarse. Obviamente la negativa fue rotunda para salvaguardar los indicios que pudieran existir en la investigación”, cuenta el abogado de la familia. 

La hermana del trabajador cuenta que al reclamar el cuerpo en el Ministerio Público les comentaron que por instrucciones del Metro, siguiendo presuntamente la voluntad de la familia, se desistía de seguir toda investigación del caso. “Ellos dijeron que nosotros ya no queríamos saber nada, que ya no queríamos investigar. Eso era falso”, afirma en entrevista Karina Granados. 

“El Metro fue la única vez que abordó a mi mamá para decirle que pueden ayudar con la cremación. ¿Por qué lo querían cremar?”, la familia afirma que la intención del Metro fue querer ocultar la causa de muerte de Eduardo, pero ellos se negaron. “No, el cuerpo no se cremó porque el día de mañana que el Metro quiera requerir que el cuerpo se exhume para hacerle más estudios, ahí está”, dice Karina Granados. 

De no existir un pronunciamiento directo de las autoridades capitalinas, la familia Hernández Granados busca presentar denuncias contra el Sistema de Transporte Colectivo para demostrar su responsabilidad administrativa al tratar de ocultar el hecho y no establecer sanciones contra las personas que resulten responsables. 

“Tendría el Metro la obligación de sancionar a gente inexperta que tiene conduciendo, gente inexperta que tiene al mando de una línea, que no tiene la capacidad de llevar el control y manejo… Las instalaciones del Metro no eran las adecuadas, no había una protección adecuada para sus trabajadores y lamentablemente mi tío fue un ejemplo más de los graves problemas que existen en el STC”, finaliza el abogado de la familia y sobrino de la víctima, Aldair Rivera Hernández.

@GloriaPE_

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Gloria Piña



Estatua de la Libertad, viva y contenta por liberación de Assange: AMLO

Julian Assange está libre: abandonó la prisión de máxima seguridad de Belmarsh este 24 de junio tras llegar a un acuerdo de culpabilidad.

Hace 2 horas

Cambio de canal

Por @osvaldomonos

Hace 2 horas