Dólar18.46

IMSS: clasificadas como “riesgo alto” por deterioro, 1,510 camas-camillas

Documento interno del IMSS muestra que urge reemplazar 1,510 camas-camillas en hospitales de segundo nivel por “riesgo alto”. Pueden ocasionar infecciones, caídas por fallas en barandales y sistema de elevación. También se detectó: falta de manivela, no da posición, no tiene barandal, óxido. Están “obsoletas” y tienen piezas sueltas sin posibilidad de soldar.

7 / 21 / 23

EMEEQUIS.– Los pacientes que acuden a urgencias en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) corren un “riesgo alto” y “riesgo medio” de sufrir una caída o adquirir una infección, porque el 96.4% de las camas-camillas se encuentran en mal estado, revelan documentos oficiales en poder de EMEEQUIS.

En el segundo nivel de atención -hospitales generales de zona- el IMSS tiene un universo de 2 mil 299 camas y camillas con necesidad de ser cambiadas, y mil 510 de ellas están en pésimas condiciones y así se siguen utilizando, clasificadas como “riesgo alto”, que representan el 65.68% del total.

La situación se agrava porque otro 30.8 por ciento de las camillas está “en riesgo medio” para los pacientes, es decir, 708 camas y camillas, y sólo 116 están en “riesgo bajo”, poco más del 3 por ciento.

“(Las) camas-camillas poseen un nivel de riesgo alto (65.68%), mientras que el nivel de riesgo medio representa al 30.8% de las camillas y el nivel bajo contiene 116 camillas, lo que equivale al 3.52% del total.

Como “riesgo alto” se clasificaron “20 años sin sustitución, no es radiotransparente, dificulta la colocación de detector de Rx y aumenta riesgo de IAAS (Infecciones Asociadas a la Atención de la Salud), riesgo de caídas por fallas en barandales y sistema de elevación; no tiene manivela, no da posición, no tiene barandal y se presenta óxido; obsoletas, riesgo de caídas en trámite de bajas; piezas sueltas sin posibilidad de soldar, no da posición, sin barandales, llantas no funcionales; y camillas en malas condiciones, el bien ha sido dado de baja”.

Por “riesgo medio” se registraron fallas como “barandales dañados, mecanismos de elevación disfuncionales, ruedas dañadas, sistema de elevación de respaldo inoperante; y “las cabeceras no funcionan adecuadamente y se presenta óxido”.

Mientras que por “riesgo bajo” se reconoce “desgaste de mecanismos de rodamiento; y falta manija para dar tracción y presenta óxido”.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Se especifica que “para alto riesgo, se considera aquellas camas que no dan posición, ya que en caso de que el paciente entre en paro, estas se verán imposibilitadas para quedar planas y el paciente reciba terapia de desfibrilación. Asimismo, se consideran todas las camillas con más de 20 años de antigüedad, las obsoletas y las que no son radiotransparentes. Para mediano riesgo, se consideraron aquellas camas en las que no les funcionan o no tienen barandales y tienen problemas de altura.

 La explicación de la problemática.

EN  MAL ESTADO 

El IMSS reconoce que una de las principales causas que impiden que se logren las metas dentro del Instituto es “la existencia de un déficit asociado al equipamiento médico en buen estado”. 

Los riesgos de caídas son el principal riesgo para los pacientes, pero también existe   riesgo para la salud y la integridad del personal de salud que opera las camas y las camillas.

“Siendo el caso específico de las camas-camillas para el servicio de urgencias las cuales al haber superado en su mayoría su vida útil presentan un notable deterioro, provocando inseguridad e insatisfacción en el servicio de atención a los pacientes ya que representan un factor primordial en el traslado y recuperación de estos, asimismo se han presentado casos de lesiones en los trabajadores técnicos auxiliares camilleros y de enfermería, debido a causa de la insuficiencia de equipamiento, así como a las condiciones inadecuadas de los existente a pesar de ser continuamente reparados, derivando en un riesgo elevado de caídas”, señala el IMSS.

Las camas y camillas tienen una expectativa de vida útil estimada de 10 años, para países en vías de desarrollo, de acuerdo con las publicaciones de “Biomedical Benchmark”- Equipment Replaced Intervals.

En el documento se anexan fotos para demostrar el deterioro.

Las camas y camillas en malas condiciones se encuentran en 219 Unidades Médicas de segundo nivel de atención a la salud, que se encuentran en 35 delegaciones/UMAE para   una cobertura de 79.9 millones de derechohabientes.

Representan un factor de confort para el paciente ya que se utilizan en muchos casos para estancias mayores a 6 horas, pero sobre todo  a la salud.

“Es importante considerar que, por los tiempos de permanencia en la camilla, se puede fomentar la aparición de úlceras de presión. El mobiliario es obsoleto al contar con antigüedad de entre 10 y 30 años, implicando un riesgo de caídas en los pacientes. No soporta pesos elevados, considerando que en la actualidad se atienden derechohabientes con pesos superiores a los 100 kilos“, señala.

Además de que en el ascenso y descenso de las camillas es inestable, y, a pesar de contar con bancos de altura, en algunos casos no es posible subir al paciente, el traslado en el equipo actual es inseguro debido a la inestabilidad de las camillas; y no cuentan con adaptaciones específicas para el porta tanques de oxígeno, así como para el equipo electro médico como los monitores.

La altura de las camillas actuales es superior para que pueda darse particularmente el procedimiento de reanimación pulmonar de  manera adecuada por el personal médico y paramédico. Adicionalmente, considerando el riesgo de caídas actual, se cuenta con un alto riesgo de quejas al respecto“, se admite.

Las camas y camillas en operación presentan óxido en los componentes de metal.

“Todas las camas presentan óxido en menor o mayor medida, lo cual es un riesgo latente  para los pacientes, ya que se pueden derivar en complicaciones a la salud”, se reconoce.

Otro factor de riesgo para los pacientes que utilizan camillas o camas en los servicios de urgencias de segundo nivel del Seguro Social es la obsolescencia de estos equipos que ya superaron su vida útil.

“La obsolescencia es otro de los factores que contribuyen a la existencia del déficit en términos del servicio de atención médica de urgencias. Como se puede observar en la siguiente tabla, los equipos actuales tienen una vida de uso promedio de 17 años, encontrándose la mayoría en un estado de obsolescencia, presentando sin número de deficiencias y requiriendo su sustitución”, admite el IMSS.

Mientras tanto, faltan cinco meses para cumplir la promesa del presidente López Obrador de ofrecer un sistema de salud similar al de Dinamarca, sin embargo, en las clínicas y los hospitales se hacen evidentes las carencias que ponen en riesgo la integridad y la salud de los pacientes.

@Alatriste_III

Powered by Froala Editor

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Alejandro Alatriste



Hace 16 horas

Muere Jean Succar Kuri, “El monstruo de Cancún”, sentenciado por pederastia

Condenado a 93 años de prisión, murió este viernes en un hospital privado de la zona de Cancún, Quintana Roo, el llamado “El monstruo de Cancún”, afirmó en una entrevista con cámara oculta: “cuando veo una niña me derrito, pero es una expresión sana”

Hace 17 horas