Dólar17.10

Con la 4T a fuerza. Comerciantes de la Cuauhtémoc son presionados para apoyar a AMLO

Acarreados 4T. A unos días de la consulta de revocación, comerciantes de la alcaldía Cuauhtémoc denuncian a EMEEQUIS chantajes de autoridades para apoyar a López Obrador. Los líderes, por órdenes de Vía Pública, les piden un número de personas superior al que manejan en su zona, por lo que tienen que llevar acompañantes. Esto a pesar de que la alcaldía está bajo el mando de la opositora Sandra Cuevas.

4 / 7 / 22

EMEEQUIS.– Mientras la ciudad se encuentra plagada de propaganda pro-AMLO rumbo a la revocación de mandato, autoridades de la alcaldía Cuauhtémoc exigen a comerciantes ambulantes asistir a eventos de Morena para apoyar al presidente a cambio de asegurarles el espacio para vender y evitar rencillas. Pese al apoyo, los vendedores no poseen ninguna garantía: les cobran cuotas irregulares, sufren abuso, maltrato y levantamientos arbitrarios.

La alcaldía Cuauhtémoc es una de las zonas que mayor ambulantaje y comercio informal presenta. La demarcación territorial explica esto, a la Cuauhtémoc pertenecen barrios con tianguis y mercados concurridos como Tepito, Lagunilla, Centro Histórico, Hidalgo, Balderas, entre otros. Todos, capitales de comercio ambulante en la ciudad.

El tema del comercio en vía pública en esta alcaldía ha sido uno de las problemáticas principales para las asperezas entre Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, y la reciente ganadora electoral como alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas. 

TE RECOMENDAMOS: LEGISLADORES SE SUMAN A RECLAMOS POR PROSELITISMO DE ADÁN AUGUSTO

Más allá de lo conflictivo que representó para Morena el hecho de que una de las alcaldías más importantes de la capital fuera ganada por la oposición (Cuevas fue candidata por la coalición PRI-PAN-PRD), el manejo de comerciantes y espacios en vía pública ha sido un tema de conflicto.

El tema detonó cuando el gobierno de la ciudad acusó a Cuevas de asignar espacios en vía pública a comerciantes ambulantes en pleno Centro Histórico. A esto, Sandra Cuevas, por medio de redes sociales, denunció a Dunia Ludlow, subsecretaria de Programas de Alcaldías y Reordenamiento de la Vía Pública, de usurpar facultades y amenazar a su personal con policías capitalinos. Los dimes y diretes continuaron cuando la jefa de gobierno de la capital señaló a Cuevas de querer “seguir cobrando cuotas y extorsionar”.

En las elecciones recientes para la alcaldía, Marco Rascón, candidato de Movimiento Ciudadano, adelantó un poco de las cifras que se manejan en el territorio: alrededor de 240 millones de pesos surgen del negocio informal y ambulante de la zona. Además, advirtió una problemática vigente: tratos entre líderes ambulantes y autoridades de la alcaldía.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

En el portal web de la alcaldía Cuauhtémoc existe un apartado específico para el comercio en la vía pública. En él exponen en un mapa virtual, casi inservible, los comercios ambulantes y fijos del territorio. El mapa es encabezado por una frase: “Aquí encontrarás información sobre el trabajo de la alcaldía Cuauhtémoc para conciliar la relación entre la vía y el espacio público, y el comercio.”

El contenido de esta página web aparenta una relación sana y fructífera entre el comercio ambulante de la zona y las autoridades, pero comerciantes en la Cuauhtémoc denuncian a EMEEQUIS todo lo contrario.

ASÍ SE VIVE EL COMERCIO AMBULANTE EN LA CUAUHTÉMOC

Gonzalo, nombre ficticio ante la solicitud de anonimato, es comerciante desde hace 25 años. Desde hace aproximadamente tres años consiguió un lugar en La Lagunilla. Para este texto, Gonzalo explicó la realidad actual que se vive en el comercio ambulante. Expone que la situación es “muy complicada y tiene mucha tela de donde cortar”. Se vive una actualidad en la que los y las comerciantes no poseen ninguna garantía ni apoyo.

Un día de tianguis normal en la Lagunilla consiste en llegar a tu lugar asignado, si es que posees uno, en caso de que no, debes esperar a ver si hay alguno desocupado para poder vender. En este tianguis es particularmente caro tener la oportunidad de instalarse: aquí se cobran $100 por metro de espacio.

Además de la cuota común de cada domingo, los líderes llegan a cobrar 2 mil pesos por espacio al inicio de cada temporada navideña. Si un comerciante posee tres espacios, tendría que pagar 6 mil pesos en esta época, por ejemplo.

Gonzalo expone que la situación actual de La Lagunilla es muy complicada: “en la Cuauhtémoc están muy peleados los espacios, aquí en la Lagunilla incluso los líderes preguntan ‘¿le entran o no?’”, por lo que los comerciantes no pueden descuidarse o no apoyar a los líderes, porque pondrían en riesgo su negocio y fuente de ingreso económico.

A pesar de que la Lagunilla “es una experiencia padre”, como describe Gonzalo, por la cantidad de gente de todo tipo que se hace presente; la situación entre líderes, vía pública y comerciantes puede caer en lo trágico. Tal es el caso de una ocasión en la que una vendedora cayó desmayada. Tras la llegada de paramédicos, se alertó de que se trataba de un derrame cerebral. Los comerciantes señalaron a uno de los líderes como responsable de la zona y tras la negativa de su parte, advirtió a los comerciantes: “Jamás vuelvan a señalarme, yo aquí vengo a que vendan, no a preocuparme por su salud”.

Describe el tianguis de la Lagunilla como un baño público, y acusa que, pese a la suciedad y malas condiciones de algunas calles, ahí deben poner su puesto y no hay opción.  En este tianguis convergen varios líderes, cada uno con sus propios vendedores en agenda.

Aproximadamente, Gonzalo ha pagado entre cuotas y cobros extras en la Lagunilla, alrededor de 30 mil pesos durante el último año que ha estado vendiendo en el tianguis cada domingo. Estima que 7 de cada 10 comerciantes de la zona se encuentra molesto y en desacuerdo con las formas en las que son administrados.

Además de la Lagunilla, existen múltiples zonas con problemáticas de este tipo: 2 de abril, Callejón Condesa, Balderas, San Fernando, por ejemplo. Esta última posee un caso particular: se negaron al acarreo. En un inicio, comerciantes, entre ellos Bruno (nombre ficticio), llegaron a esta zona tras el accidente en la Plaza Santa Veracruz en el que la cúpula de la iglesia se quemó. Pasaron tres semanas de choque y discusiones con autoridades de Vía Pública para poder llegar a un acuerdo económico y conseguir vender libros —la especialidad de este tianguis— en este nuevo lugar.

Comerciantes de libros en San Fernando. Foto: Pedro Valtierra / Cuartoscuro.com.

Bruno expone que actualmente San Fernando está viviendo un proceso administrativo complicado ya que al no apoyar los intereses políticos que Vía Pública (VP), bajo orden de la alcaldía, les solicitaba —por ejemplo, llevar “acarreados” a eventos de Morena—, VP ha intentado “meter mano” en las decisiones de comerciantes y busca que los nuevos líderes se adecuen a las exigencias de la alcaldía. El tema ha llegado a niveles en los que hay riñas entre comerciantes del mismo tianguis, insultos, amenazas y hostigamiento hacia vendedores que no permiten que Vía Pública imponga líderes.

La cuota que percibe Vía Pública (VP) en este tianguis es de mil 600 pesos cada sábado, solamente tomando a consideración al líder de libreros; es decir, alrededor de 20-30 pesos por vendedor. Aunque otros sectores de los comerciantes pagan más o menos cuota según el líder correspondiente (puede haber otros líderes con otros comerciantes que cobren distinto).

Bruno relata que la zona cada sábado llega a presenciar a más de 180 vendedores. En la Plaza coexisten sexoservidoras, una iglesia, vendedores y autoridades. “Ahora existe una división y todo porque Vía Pública no toleró que San Fernando no se dejara acarrear”.

EL ACARREO

El sistema de acarreo es sencillo: líderes, por órdenes de Vía Pública, solicitan “apoyo” a los comerciantes que tienen bajo su mando. Algunas veces VP solicita un número de asistentes superior al padrón que maneja cada líder. Es decir, si un líder maneja a 150 comerciantes, la alcaldía, por medio de VP, les exige 200. Esto con el fin de que los vendedores lleven acompañantes.

En esta situación, las autoridades abusan de la incertidumbre laboral que viven los comerciantes y condicionan plaza a cambio de apoyo a AMLO. Esto, en el lenguaje llano, se conoce como “acarreo”. En los eventos, los líderes de cada plaza identifican de alguna forma a los comerciantes que van de su parte: un moño rosa, otro verde, algunos con paliacate o cubrebocas que identifique a qué líder pertenecen.

Estos “acarreos” o “apoyos” se fundamentan en el condicionamiento. No necesariamente es por admiración a AMLO, ya que hay personas que no están de acuerdo con su gobierno. El apoyo es otorgado debido a que se condicionan los espacios para venta. Los líderes saben que, al no haber ningún tipo de certeza o regulación en los espacios en vía pública, los comerciantes se sienten condicionados a asistir a estos eventos ya que ese “apoyo”, probablemente sea notado por los líderes y puedan continuar con una plaza para vender su mercancía.

“Nos dicen ‘tienes que ir’, no es de si quieres o si tienes oportunidad. Ellos no saben si traes un peso en la cartera o si andas mal de salud”, expone Bruno. Además, recuerda uno de los discursos más comunes por parte de los líderes: “Hay que apoyar, chicos, quieren seguir teniendo apoyo para vender, tienen que apoyar”. No solo eso, también esos días los comerciantes debían pagar su cuota diaria.

Este “apoyo” ha sido solicitado recientemente ante el próximo ejercicio de Revocación de Mandato del 10 de abril. Una de las líderes ambulante de La Lagunilla, pide apoyo para AMLO por medio de Whatsapp:

 

Por medio de Whatsapp les piden apoyar a López Obrador, con la amenaza latente de perder sus puestos. 

 

En el video proporcionado a EMEEQUIS, es posible escuchar “como siempre el comercio presente en Plaza Tolsá. Los compañeros comerciantes de Lagunilla, del Centro, de Cuauhtémoc apoyando, ojalá nos apoyen cuando necesitemos algo”.

Evento de Morena. Comerciantes apoyan.

No sólo fue este evento, también se les pidió que fueran a la Glorieta del Boxeador el 20 de marzo. En caso de que algunos no pudieran asistir, los líderes les pedían lo siguiente: “Deberán de llevar a otra persona para que se haga cargo de su puesto o mandar alguien que los represente, por su atención gracias”. 

La situación actual del comercio ambulante es tan grave que las fuentes en este texto solicitaron anonimato y declararon con cierto recelo: esto se debe a las constantes amenazas que reciben por parte de líderes y autoridades que “les invitan” a no hacer comentarios al respecto.

Los comerciantes accedieron a hablar con recelo y sin sus nombres reales. 

Bruno explica un poco la situación: “Es complicado. Los chicos de San Fernando están amenazados de dirigirse con otros y el comercio está espantado porque les pueden quitar sus espacios si hacen o dicen algo. Lamentablemente en México, el que habla se friega”.

Las amenazas a las que se refiere Bruno se pueden explicar a nivel jerárquico. Las jerarquías en el mundo del comercio ambulante son algo complejas de comprender, pero vitales para la subsistencia de este sistema de cobros, amenazas, apoyos y exigencias entre autoridades y comerciantes.

LAS JERARQUÍAS DEL COMERCIO AMBULANTE

En primera instancia, y en lo más alto, se encuentra la alcaldía Cuauhtémoc. Derivado de la alcaldía, está Vía Pública, un área designada en la Dirección de Gobierno. Un escalón más abajo, se encuentran “los líderes”. El último escalón, irónicamente, es ocupado por los comerciantes y sus familias. Ahondaremos en los escalones intermedios.

VÍA PÚBLICA (VP)

Si bien el cobro de cuotas a comerciantes lo realizan “los líderes”, estos entregan el dinero a Vía Pública. Se trata, tal como lo explica Gonzalo, de “un área, si se le puede llamar así, en la que chicos andan en camionetas y en las calles observando y verificando que todo esté bien; y cobrando, claro”, a comercios ambulantes. En resumen, es el área designada por la Alcaldía para administrar el comercio en vía pública.

Cristian Pacheco es la figura que los comerciantes, por lo menos de San Fernando, identifican como encargado de Vía Pública para atender sus necesidades; no obstante, según la Autoridad del Centro Histórico de la Ciudad de México en su oficio de Reordenamiento de octubre de 2021, Pacheco pasó a ser Líder coordinador de proyectos de la Cuauhtémoc, mientras que Jorge Rodrigo Torres Ortega se designó como subdirector de Vía Pública de la alcaldía. Los comerciantes reconocen a Cristian Pacheco ya que uno de los trabajadores de Vía Pública lo mencionó cuando le solicitaron ver “al jefe”. Es decir, es considerado el jefe de vía pública y de los líderes.

TE RECOMENDAMOS: SE ACUMULAN REVESES DE LA CORTE CONTRA AMLO Y EL PRESIDENTE ESTALLA CONTRA MINISTROS

Según fuentes, esta instancia se divide en dos: oficinas y trabajo de calle. En esta última área es donde se encuentran trabajadores con pseudónimos como “Don Gallo”, “El Chícharo”, “Pulpo”, “Comadrejas” o “El Ojos”.  

Las irregularidades de estas figuras son múltiples: a pesar de conducir camionetas etiquetadas con el nombre y logo de la Alcaldía, todos portan ropa de civiles y no portan ningún tipo de credencialización. Solamente un radio por el que se comunican. Además, no se comunican por su nombre, utilizan códigos. Diamante 3, por ejemplo.   Son también estos personajes los que están al tanto de los espacios de venta, deudas, cobros y solicitud de apoyo al gobierno.

Las autoridades de la Cuauhtémoc vigilan los movimientos de los comerciantes. 

La relación entre los comerciantes y esta instancia es complicada. Gonzalo denuncia que la atención es ineficiente y las pocas veces que han podido hablar, no ha recibido ningún apoyo. Incluso ha recibido discursos amenazantes de su parte. Afirman que “Vía Pública siempre ha sido un problema social y comercial porque abusan del poder que les da la alcaldía.”

LOS LÍDERES

Tal como en la jerarquización se expuso, “debajo” de Vía Pública están “los líderes”. Esta figura peculiar funge como intermediario entre las autoridades de la alcaldía y los comerciantes. Son los encargados de cobrar cuotas y realizar la repartición de dinero, así como solicitar apoyo para el gobierno, según lo solicite Vía Pública. 

En esta instancia, el compadrazgo suele ser frecuente para que el líder empiece a abrirse campo con sus comerciantes: para ser líder se necesita una cantidad considerable de comerciantes bajo su tutela. Estos personajes son frecuentemente impuestos por Vía Pública y se les da la tarea de ser portavoz de esta área.

A pesar de la relación tan cercana entre líderes y comerciantes, son muy pocos los líderes que velan por su gente. A lo que ellos les interesa “es la lana”, expone Bruno.   Los líderes pueden cobrar lo que quieran y por la razón que sea: por basura, arreglos, incluso sombrillas. Esto además de la cuota diaria que les solicita Vía Pública.

Gonzalo, que ha convivido con múltiples líderes a lo largo de sus 25 años como comerciante en zonas aledañas al Centro Histórico, describe la situación de los líderes de esta forma: “El comercio informal se maneja por líderes. Los de la alcaldía no se van a arriesgar a dar la cara en esas situaciones. Ellos reciben su lana y vámonos. Todos los líderes tienen interés económico y están bien parados en la alcaldía”. 

Un ejemplo del poder que puede llegar a tener un líder de comercio ambulante es Alejandra Barrios. Ahora enjuiciada y encarcelada por delitos de extorsión y robo en pandilla, comenzó como líder ambulante hasta que creó toda una red de líderes en la Ciudad de México que ella dirigía y controlaba. Gonzalo relata que existió una época de tanto poder para Barrios que, si llegaba a ver una casa o terreno abandonado, su gente lo marcaba con sus iniciales “AB” y lo encerraba en un círculo. Así marcaba territorio y advertía que en ese momento le pertenecía.

Las autoridades no ofrecen ningún tipo de prestación, garantía o regulación a los vendedores ambulantes. Incluso, las fuentes aseguran que han existido autoridades que les han reclamado: “Nosotros te dejamos vender, ¿qué más quieres?”. Todo el proceso de vender en vía pública en la Cuauhtémoc es bajo palabra; es decir, no hay documentación o registro que ampare a los vendedores. Esta situación origina que el poder de Vía Pública y los líderes incremente: “si yo quiero mañana quitarte, te quito”.

Ante ello, los comerciantes ambulantes piden que se les trate como seres humanos, “no como una máquina de generar dinero”. Bruno expone: “Con todo lo que hemos vivido te das cuenta que no somos nada para los líderes y las autoridades”, En otros estados, como Guadalajara, Jalisco,  no existen intermediarios o líderes que cobren cuotas. Ahí, son los comerciantes los que pagan mensualmente alrededor de 100 pesos por espacio directamente a las autoridades.

EMEEQUIS intentó contactar al área de Vía Pública de la Alcaldía Cuauhtémoc para conocer su declaración sobre el tema, y tras cuatro llamadas y un correo electrónico no hubo respuesta.

 

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Aldo Canedo

Tumba SCJN bloqueo a la transparencia; pleno del INAI sesionará con cuatro comisionados

Por mayoría, Segunda Sala emite fallo que permitirá a comisionados desahogar 8,314 recursos de impugnación acumulados durante cinco meses, ya que el Senado fue omiso en designar a los integrantes faltantes. “El futuro del INAI es resistir, por y para la sociedad”, dijo la comisionada Julieta del Río Venegas

8 / 23 / 23

Nuevos testigos hunden al oscuro Tomás Zerón: más voces describen sus torturas

La Fiscalía General de la República cuenta ya con casi una decena de inéditos testimonios de víctimas y testigos que conocieron de primera mano el “método” del exfuncionario para cerrar expedientes a punta de toques eléctricos y asfixia con bolsas de plástico.

10 / 9 / 21