Dólar16.91

Escala violencia contra periodistas: cada 14 horas una agresión

Organizaciones no gubernamentales contabilizan entre 12 y 15 asesinatos en 2022, mientras el ambiente hostil va en escalada, máxime cuando el propio presidente Andrés Manuel López Obrador intensifica sus ataques a la prensa, algo que se replica en otros niveles de gobierno y que genera un ambiente de alta permisividad para consumar las agresiones

12 / 22 / 22

EMEEQUIS. La prensa en México está bajo acecho y las agresiones en contra de todas y todos los trabajadores en medios de comunicación es una constante.

Durante este 2022, de acuerdo con el recuento realizado por la oficina regional de la organización Article 19, cada 14 horas hay una agresión contra la prensa en México, colocándolo como el país más peligroso para ejercer el periodismo.

TE RECOMENDAMOS: “EL ODIO NACE EN PALACIO”: PRENSA EXIGE A AMLO ASUMIR “RESPONSABILIDAD POLÍTICA” EN CASO GÓMEZ LEYVA

“México es más mortífero que aquellos países que están en situación de guerra como lo pueden ser Ucrania, por ejemplo. La impunidad que ubica los crímenes contra la libertad de expresión en México es casi del 99% es decir, casi ningún crimen se investiga y aquellos en los que hay investigaciones casi ninguna vez, o sea, muy pocas veces se detiene a los autores intelectuales de los crímenes. No hay reparación del daño, no hay medidas, sino repeticiones, entonces hay un contexto de alta permisividad para agredir a la prensa”, dice para EMEEQUIS, Paula Saucedo, oficial del programa de protección y defensa de Article 19.

Según el conteo realizado por dicha organización, las y los siguientes periodistas fueron asesinados en México por su profesión:

Juan Arjón López, asesinado en Sonora el 16 de agosto

Alan González, asesinado en Chihuahua el 11 de agosto

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Antonio de la Cruz, asesinado en Tamaulipas el 29 de junio 

Luis Enrique Ramírez Ramos, asesinado en Sinaloa el 5 de mayo

Armando Linares López, asesinado en Michoacán el 15 de marzo

Juan Carlos Muñiz, asesinado en Zacatecas el 4 de marzo

Jorge Luis Camero Zazueta, asesinado en Sonora el 24 de febrero

Heber López Vázquez, asesinado en Oaxaca el 10 de febrero

Roberto Toledo, asesinado en Michoacán el 31 de enero

Lourdes Maldonado López, asesinada el 23 de enero en Baja California

Margarito Martínez, asesinado el 17 de enero en Baja California

José Luis Arenas Gamboa, asesinado en Veracruz el 10 de enero

Sin embargo, dentro de los conteos de diversas organizaciones se incluyen los asesinatos de: 

Fredid Román, asesinado en Guerrero el 22 de agosto

Ernesto Méndez, asesinado en Guanajuato el 3 de agosto

Yesenia Mollinedo y Johana García, asesinadas en Veracruz el 9 de mayo

Asimismo, dentro de los episodios de violencia en contra de periodistas, está el reciente atentado en contra del periodista Ciro Gómez Leyva ocurrido en la Ciudad de México.

“Cualquier agresión contra la prensa, independientemente de si nos gusta la línea editorial o si estamos de acuerdo con él, nos tendrían que preocupar y las autoridades, el Estado tendría que responder a cualquier tipo de violencia”, dice.

ANTES DEL ASESINATO, LAS OTRAS VIOLENCIAS

Sin embargo, aunque los asesinatos son la muestra más grave de la violencia contra los periodistas, destaca Paula Saucedo, no son la única vertiente de la preocupación que genera la violencia contra periodistas.

“Hay muchas muchas cosas que preocupan: la precariedad bajo la cual la prensa ejerce su labor que por supuesto les ubica en en en posiciones mucho más altas de vulnerabilidad tanto para sufrir violencia como los impactos de la violencia, la cuestión de de publicidad oficial que sigue siendo un mecanismo de premio o castigo hacia líneas editoriales que muestra una dinámica de opresión dentro del poder con los medios de comunicación, entre otras”, explica la oficial de Article 19.

Dentro de la precarización en el gremio periodístico, durante este año grupos de trabajadoras y trabajadores de medios participaron en protestas contra la violencia, acusando que los bajos sueldos y la falta de medidas que garanticen el libre y seguro ejercicio del periodismo abonan a la vulnerabilidad.

Los periodistas atravesamos tres frentes muy complicados: la violencia laboral, en términos de derechos laborales, pero también de de condiciones para hacer el trabajo por parte de las empresas que no garantizan una seguridad mínima, que no tengas un salario digno y no cuidan la salud mental de los periodistas. Son empresas verticales que están acostumbradas a los gritos y a las agresiones internas mientras que por otra parte enfrentamos a un estado que es indolente con la prensa”, describe Alejandro Castro, periodista e integrante de la asamblea Medios Tenemos Que Hablar.

VIOLENCIA DESDE EL ESTADO

Un factor que destaca en el ambiente de violencia en el país, que ubica al 2022 como uno de los años más mortíferos para la prensa, están los ataques desde el Gobierno, subrayan Paula y Alejandro.

“Mientras la violencia va aumentando también tenemos a pues a un Estado y al jefe de Estado, el presidente Andrés Manuel López Obrador que tiene un discurso bastante hostil contra la prensa y ese discurso a su vez lo replican secretarios de Estado, gobernadores y presidentes municipales, cosa que digamos que no es nueva, pero pues claramente agrava. O le pone así su granito de arena a una situación tan compleja y tan violenta que vivimos los periodistas en este país”, subraya Alejandro.

Asimismo, Paula destaca que el problema principal en la situación actual es que el presidente, por ejemplo, llama conservador, neoliberal o que buscan desestabilizar el país a toda persona que hace movimientos y organización social y que están haciendo críticas al Gobierno o defienden derechos humanos.

“Recordemos que a la prensa se le agrede para silenciarla para que temas de interés público no salgan a la luz”, explica.

¿CUÁLES SON LOS PENDIENTES?

Ante este ambiente, los entrevistados distinguen una serie de medidas necesarias para que la violencia deje de escalar en México.

Para la oficial de Article 19 es urgente el combate a la impunidad, pues al asegurar que las fiscalías de verdad sean independientes y mejoren o fortalezcan sus capacidades tanto humanas como técnicas y financieras, además de urgir la interlocución entre fiscalías de distintas entidades. 

“También como manera preventiva también está que las políticas de protección de verdad funcionen y se asegure que las condiciones laborales de la prensa son dignas y se respeten evitando que funcionarios públicos estigmaticen a la prensa”, reitera.

Alejandro por su parte, subraya que la profesionalización de las y los periodistas, así como el rigor en la información abonarían en que la sociedad confíe más, y también de alguna manera los proteja más. Además, que los medios provean condiciones dignas de trabajo reduzcan los riesgos ayuda en que se ejerza libremente el periodismo.

“En la asamblea de trabajadoras y trabajadores de los medios contra la precariedad laboral Tenemos Que Hablar, promovemos un sindicato de gremio un sindicato con con enfoque de clase que nos permita tener una organización funcional para las y los periodistas de base”, finalizó.

@FridaMendoza_

Powered by Froala Editor

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Frida Mendoza



Contrariar la ley, hasta en las vísperas 

A pesar de 50 medidas cautelares contra el presidente advirtiendo que se está violando la legalidad, estas advertencias son como llamados a misa y no le quitan el sueño a nadie en Palacio Nacional.

Hace 5 horas

A la mera hora: gobierno de AMLO quiere tumbar hospital abandonado y construir otro

En la recta final de esta administración, documentos oficiales revelan que el gobierno quiere gastar 36.5 millones de pesos en estudios para ver si se puede derribar el Hospital General Dr. Gonzalo Castañeda Escobar del ISSSTE en Tlatelolco, abandonado desde 2011, y construir otro en su lugar.

Hace 5 horas