Logo MX

Precio
dólar

Análisis

San Emiliano Zapata, patrono de revolucionarios

ANA CLAVEL escribe sobre la polémica pintura de Emiliano Zapata: “En un país de hombres, hembras, hambres, con mentes y cuerpos bien bragados, ¿cómo se les ocurre desnudar al caudillo y de paso ponernos en cueros a todos?”.

Por Ana V. Clavel
14 dic 2019

Ilustración: Raquel Moreno.

Confieso mea culpa: Ver la imagen del moreno hombre desnudo, tocado por un sombrero rosa de charro, apenas envuelto en un brazalete volantín de listón tricolor, con zapatillas de tacón-pistola, montado en un caballo blanco de vigoroso cuello y con tamaña erección, con el gesto de ojos provocadoramente cerrados y el bigote coquetón… ¡Y mis ojos –estos ojos que se han de comer voraces los gusanos– se me voltearon del revés! Casi me pongo a gritar frente a la estampa del nuevo San Sebastián, flechado por la lujuria de esta mirada vuelta toda carne de escándalo e indignación. Pero cómo se les ocurre tomar al patrono de nuestra Santa Madre Revolución y volteárnoslo tan… de lado.

Cierto que había escuchado de las andanzas peregrinas del Caudillo del Sur. Que si el yerno de mi general Díaz lo había mantenido como su caballerango personal y una vez se dieron una encerrona por más de un mes, que si una soldadera había dicho que era tan hombre, pero tan hombre que se acostaba con otros hombres”. Puras habladurías de gente ociosa y perniciosa. Si él era la imagen misma de la hombría, si las mujeres caían a sus pies como magdalenas vencidas clamándole que les diera un hijo, si los machos se cuadraban ante su gesto siempre hierático y moridor.

TE RECOMENDAMOS: EL "OTRO" DE MORRISON

Para creer que el sol ya no se levanta por el Oriente y la luna no le hace la corte a la noche. O que la santa virgencita de Guadalupe no es la patrona de los apachurrados; o que san Judas Tadeo no es el abogado de las causas perdidas y desesperadas. O que los pobres no son ricos nomás porque no les gusta el trabajo. Tendrían que trepanarnos el cerebro para que dejáramos de ser quienes somos, para dejar de creer que Diosito no nos hizo a su imagen y semejanza, muy machitos, borrachos y abusadores; muy “ábranse, greñudas, que aquí llegó su peine”. Porque a los ídolos no se les toca ni con el pétalo de un pincel y menos si es para sobajarlos y volverlos tan pies de barro como cualquier hijo de vecina.

A los héroes, a los mitos, a los hombres de a deveras, se les respeta que para eso tienen reata que les sobra y virilidad de santos muy cabronesLas cosas en su sitio y todos contentos. Los chingones y las chingadas en sus respectivos bandos. Nada de revoltosos a medio cruce que aquí la única revolución es la de las estatuas de marfil, el que se mueva baila el twist con los patronos y los ángeles de yeso y cartón piedra. Pero eso sí, todos bien derechitos y bien cuadraditos. Quien se mueva no sale en la foto, o sólo en las estampitas de esa nueva lotería nacional con sus barajas de los 43 de Ayotzinapa, del 2 de octubre No se olvida, del san Emiliano más volteado que una tortilla… ¿A dónde vamos a parar?

TE RECOMENDAMOS: LA OPOSICIÓN FATALISTA

¿Se creen que le hacen un favor gordo al Padre Matria con esas caderas bien torneadas y esos rasgos bigotonamente femeninos? ¿Que el arte verdadero es siempre de esencia revolucionaria y transformadora? ¿Pretende ese pintorcillo que anda en pos de doña Zapata, que va a cambiarme o enfrentarme con mi virilidad más que probada, siempre alardeante y siempre dudosa y tambaleante? No… mi verdadera mea culpa es otra: que viendo a mi general Zapata tan lúbrico, tan sensual… la mera verdad es que se me antoja.

En un país de hombres, hembras, hambres, con mentes y cuerpos bien bragados, ¿cómo se les ocurre desnudar al caudillo y de paso ponernos en cueros a todos?

Por piedad, acallen esa voz que ya taladra mis prejuicios fundacionales: “El goce es de quien lo trabaja. Zapata vive, el deseo es libre”.


@anaclavel99

 

 

 

Ana V. Clavel

La autora (Ciudad de México, 1961) es narradora y ensayista. Entre sus libros se encuentran cuentos, novelas y ensayos como “Las Violetas son flores del deseo”, “Las ninfas a veces sonríen”, “Territorio Lolita” y, recientemente, “Breve tratado del corazón”.

Ana V. Clavel

La autora (Ciudad de México, 1961) es narradora y ensayista. Entre sus libros se encuentran cuentos, novelas y ensayos como “Las Violetas son flores del deseo”, “Las ninfas a veces sonríen”, “Territorio Lolita” y, recientemente, “Breve tratado del corazón”.

logo mx
Más contenido
Caravana servil

Caravana servil

ENRIQUE SERNA escribe sobre la visita de López Obrador a Estados Unidos: “El encuentro de AMLO con Donald Trump en Washington tiene, pues, una carga simbólica denigrante, no sólo para López Obrador, sino para el pueblo que lo eligió”.

06 / 07 / 2020

Avioncitos y Rayuela

Avioncitos y Rayuela

BEATRIZ RIVAS escribe sobre Rayuela, de Julio Cortázar: “Fue el texto que me mostró la esencia de la literatura: el cómo se narra es mucho más importante que lo que se cuenta”.

04 / 07 / 2020