Dólar17.96

López Obrador, un viraje que parece verdad histórica

Tiene razón el presidente en sus conclusiones sobre Ayotzinapa: los muchachos fueron detenidos por policías municipales y entregados al crimen organizado. Pero esto se sabía desde hace nueve años y lo dio a conocer el entonces procurador Jesús Murillo Karam.

Por Emequis
10 / 05 / 23

CONFIDENTE EMEEQUIS

EMEEQUIS.– El presidente López Obrador, a un año de dejar el poder, suelta el lastre del caso Ayotzinapa. A estas alturas ya no le reditúa beneficio alguno que se mantenga la idea de que el Ejército tuvo una participación en la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Isidro Burgos.

Descalificó, de modo agrio, al GIEI, llamándolos “vividores del dolor ajeno”. Reveló que nunca le dieron pruebas y que su labor se resumió en dichos.

Por eso, estableció su hipótesis, la que se convertirá en la conclusión de la FGR: los muchachos fueron detenidos por policías municipales y entregados al crimen organizado. El entonces presidente, Enrique Peña Nieto y su secretario de Defensa, Salvador Cienfuegos, no están involucrados en los hechos.  

Coloca lo ocurrido en el ámbito regional, en la pudrición que era la política y la seguridad en Iguala. 

Tiene razón el primer mandatario, así ocurrieron los hechos, pero esto se sabía desde hace nueve años y lo dio a conocer el entonces procurador Jesús Murillo Karam. Ese es el eje de la vilipendiada verdad histórica. 

TE RECOMENDAMOS: ANDRÉS ROEMER ES DETENIDO EN ISRAEL CON FINES DE EXTRADICIÓN: FALTA TOMÁS ZERÓN

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Murillo Karam está en prisión por “fabricar” lo que ahora el presidente López Obrador sostiene. “Fue un contubernio local que se tapó con mentiras”.

Hay matices, por supuesto, pero en esencia volvemos al principio. 

Se aparta de Murillo solo porque sostiene que existieron negligencias, omisiones de autoridades de todos los niveles que no hicieron los que les correspondía, donde algunos militares pudieron estar involucrados en la corrupción que, por lo demás, era notoria, empezando por el alcalde José Luis Abarca.

El presidente López Obrador insiste en que el Ejército colaboró en todo momento con las indagatorias y los del GIEI dicen que eso no se apega a la verdad y remiten a los informes que elaboraron durante su participación en el caso. 

La disputa sobre todo tiene que ver con informes del Centro Regional de Fusión de Inteligencia en Iguala, que los soldados dicen que no existen. 

El viraje presidencial implicará daños colaterales, el más notable, Alejandro Encinas, quien apenas hace unos días anunció la “junta de autoridades” donde, a decir de él, se fabricó la verdad histórica. De acuerdo con el subsecretario de Gobernación, en ella participaron Peña Nieto, Cienfuegos y Murillo. Ya el presidente de la República dijo que dos de ellos no tienen de que preocuparse y la furia, la que quede, se cebará contra el exprocurador.   

Encinas quedó en medio de los reclamos de los padres de Ayotzinapa y de las instrucciones emanadas de Palacio Nacional. Nada logrará en los meses que restan de mandato. 

Su situación es delicada, porque más allá de informes, en la FGR no le harán caso alguno, si es que alguna vez le hicieron, porque ya tienen línea de cómo actuar y no se van a salir de ella. 

Se concentrarán, en todo caso, en intentar traer al país a Tomás Zerón, pero eso se puede demorar o no ocurrir nunca. 

El desconcierto alcanzó también a organizaciones como Tlachinollan, Fundar, Serapaz y el Centro Pro de Derechos Humanos, quienes, de modo realista aventuran que “no dejamos de hacer notar que, en un sexenio marcado por el enorme peso de la palabra presidencial, las recientes expresiones disminuyen la posibilidad de que las instituciones terminen de abrir los diques de encubrimiento que hoy impiden dar por esclarecido el caso”. 

Entramos en una suerte de limbo de la que ya no habrá solución satisfactoria para los familiares de las víctimas. Los engañaron propios y extraños. Otra cosa habría sido que desde el inicio de este gobierno la FGR hubiera actuado con rectitud, no lo hizo porque el fiscal Omar Gómez Trejo tenía la agenda del GIEI. 

Por lo menos, con alguien solvente, se habría impedido que decenas de implicados, algunos de ellos asesinos materiales, alcanzaran la libertad. 

Los grandes casos criminales nunca se pueden cerrar en México. Siempre quedan aristas y flecos que son aprovechados por aventureros del momento. 

Más allá de indagatorias serias –que no es el caso la de Ayotzinapa, porque se enredó de tal modo que es casi imposible despejarla–, como las de Luis Donaldo Colosio o el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, siempre hay pretexto para generar sospechas y esparcir veneno.  

@jandradej

Powered by Froala Editor

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Emequis



La triple hélice de la vinculación para impulsar a CDMX: Leovigildo Chávez

La triple hélice de la vinculación: gobierno, empresas y academia necesarias para impulsar a la CDMX como la capital financiera de América Latina, asegura Leovigildo Chávez en su cierre de campaña.

Hace 1 hora

Sheinbaum dice que Guardia Nacional en SEDENA no es militarización porque manda el gobierno

“Militarización sería si quien dictara toda la política de seguridad fuera una institución solamente del ejército, y no es así. La política de seguridad la define el Gobierno de la República con la Presidenta de la República”.

Hace 2 horas