Dólar17.74

Las banderas amarillas en el Tribunal Electoral

El TEPJF discutirá sobre “las violaciones a la equidad, a la neutralidad del estado, sus agentes y órganos respecto a la contienda electoral”. Entre los temas está cómo afecta la intervención indebida de un presidente de la República.

2 / 26 / 24

El Tribunal planea discutir sobre una eventual participación indebida del presidente en elecciones. Análisis de Julián Andrade.

CONFIDENTE EMEEQUIS

EMEEQUIS.– Una de las tareas más relevantes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación es la de velar por que la disputa por el poder político se desarrolle bajo parámetros democráticos.

Con ese propósito, la magistrada Janine Otálora Malassis propuso que se integre un cuaderno que se vincule al dictamen de la validez de la contienda por la Presidencia de la República, en el que se incluyan las resoluciones en las que advierta la comisión de actos que pudieran incidir en la equidad y en los resultados del proceso.

En el proyecto que se discutirá próximamente, se señala que lo que se tendría que integrar y sistematizar son “las violaciones a la equidad, a la neutralidad del estado, sus agentes y órganos respecto a la contienda electoral, a la prohibición de desvíos de recursos públicos, así como a las reglas en materia de comunicación y fiscalización de las campañas”.

De ahí que en la propuesta se añada la creación de un catálogo de determinaciones, resoluciones y sentencias que declaren la existencia de alguna irregularidad que sean trascendentes.

La idea es que se cree un sitio electrónico que además pueda ser consultado por cualquier interesado, lo que sin duda ayudará, de paso, a contar con mayores elementos de análisis.

Para que esto surta un efecto adecuado se contempla que participen con la Sala Superior, la Especializada y el propio INE.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

TE RECOMENDAMOS: “ESTO YA NADIE LO PARA”, DICE XÓCHITL, QUIEN COMPARTE SU TELÉFONO

Un tema central es cómo afecta la intervención indebida de un presidente de la República al resultado de una contienda y, del mismo calibre de relevancia, qué tanto puede significar a la hora de validar los resultados y expedir la constancia respectiva.

La propuesta de la magistrada Otálora Malassis es, en de alguna forma, una medida preventiva, ante lo que todos están atestiguando y que se expresa en el apoyo cotidiano del presidente López Obrador a quien es su candidata.

La experiencia indica que las irrupciones presidenciales pueden generar problemas que, en algún momento, afectarán de modo severo.

En el dictamen de validez de la elección de 2006, el Tribunal Electoral hizo un examen puntual de todas las participaciones públicas de Vicente Fox en las que se detectó un apoyo específico a la candidatura de Felipe Calderón, al estar señalando, que “México no debe cambiar de caballo a la mitad del río”, que “hablar de reducir los precios de la energía y la electricidad, de las gasolinas, no resuelve problemas del país ni resuelve problemas de los pobres, lo que hay que hacer es invertir en recursos para multiplicarlos”.

El entonces candidato López Obrador se quejó de esta situación y exigió que el presidente Fox dejara de meterse en las campañas. Lo más destacado de esos días fue cuando, en un mitin, el tabasqueño gritó: “cállate chachalaca”.

Fox respondió que “en este país todo el mundo tiene libertad de hablar y que bueno que en el país todos podemos opinar y todos podemos externar nuestras ideas.”

La Sala Superior, en ese entonces presidida por Leonel Castillo, advirtió que “las declaraciones del presidente Fox se constituyen en un riesgo para la validez de los comicios y que, de no haberse debilitado su posible influencia, podrían haber representado un elemento mayor para considerarlas determinantes en el resultado final”.

Pero ahí no quedó el asunto, ya que motivó la reforma de 2007 que estableció el modelo de comunicación política que ahora impera y que tiene especificaciones sobre la neutralidad con la que deben conducirse los servidores públicos.

En efecto, “el poder público no debe emplearse para influir al elector en sus preferencias y, por tanto, las autoridades no deben identificarse, a través de su función, con candidatos o partidos políticos”, se señala en el documento que Otálora Malassis presentó a sus colegas y que tiene toda la posibilidad de ser aprobado.

Son una suerte de banderas amarillas las que están ondeando en este momento y es responsabilidad de todos, que no terminen convirtiéndose en rojas, por todo lo que ello podría implicar.

LAS VÍSPERAS DEL 2024

Cuauhtémoc Blanco es, con toda probabilidad, uno de los gobernadores con los niveles más bajos de desempeño. Su estado, Morelos, está copado por el crimen y a nivel político no existe interlocución relevante con otras fuerzas políticas.

Blanco se dedicó a la condena fácil del pasado y nunca se ocupó del presente. Ahora medita la posibilidad de ser candidato a diputado por Morena.

@jandradej



Telegram

SOBRE EL AUTOR

Julián Andrade



Luis Donaldo Colosio en el río revuelto

En Palacio Nacional les da igual lo que ocurrió en Tijuana hace 30 años, y más bien lo que pretenden es involucrar a Genaro García Luna en ese entuerto.

Hace 3 horas

Impunidad marca agresiones contra mexicanas en el exterior

Valeria Casillas viajó a Colombia para encontrarse con el estadounidense Jonathan Lynn Wright, a quien conoció en Tinder. Ahí el sueño se convirtió en pesadilla: recibió una golpiza que continúa impune. Los datos oficiales señalan que hubo 763 casos como el de ella el año pasado, la cifra más alta reportada desde 2019.

Hace 3 horas