Logo MX

Precio
dólar

Análisis

La rebelión de Isela

ENRIQUE SERNA escribe sobre Isela Vega. “En alto contraste con Angélica María, Isela Vega no fue la novia sino la amante de México. Descanse en paz nuestra santa patrona de la indecencia”.

Por Enrique Serna
15 mar 2021

ENRIQUE SERNA escribe sobre Isela Vega.
Ilustración: Raquel Moreno.

 

                                                                             A la memoria de Justo Somonte


EMEEQUIS.– El valor simbólico de una diva emana de su talento para encarnar una aspiración colectiva. En la segunda mitad del siglo XX, Isela Vega personificó el anhelo de libertad y modernización de una sociedad reprimida, no sólo por los tanques de Tlatelolco, sino por un rígido concepto de la decencia elevado al rango de ideología oficial. Con tal de impedir que la revuelta juvenil de los años 60 y 70 demoliera el bastión de la gran familia mexicana, las fuerzas conservadoras intentaron imponer su moral a punta de garrotazos, pero gracias a figuras emblemáticas como Isela Vega, los nuevos estilos de vida terminaron por imponerse. La triste noticia de su muerte la semana pasada marca el fin de una época, pero los jóvenes cinéfilos que tengan la curiosidad de ver sus películas en youtube comprobarán que las actrices con ángel nunca mueren del todo.

En alto contraste con Angélica María, Isela Vega no fue la novia sino la amante de México. Empecé a seguirle la pista a los diez años, cuando apareció retratada en la primera plana de Excélsior, junto con otros actores detenidos en una fiesta celebrada en una mansión de Las Lomas, donde al parecer se consumió mariguana y ácido lisérgico. La rigidez provinciana de la moral dominante se puede medir por el revuelo que provocó aquella fiesta, calificada de “orgía satánica” por la prensa amarillista. Educado en un colegio de jesuitas, la presencia de Isela en ese aquelarre me horrorizó y a la vez atizó mis ganas de crecer pronto para asistir a un reventón como ése. 

Por aquellos años, Isela participó, como Dios la trajo al mundo, en el espectáculo teatral de Jodorowsky Así hablaba Zaratustra. Mis padres eran aficionados al teatro y en el debate con el público celebrado al final de la función mi mamá le jaló las orejas al director: lo felicitaba por el valioso contenido filosófico de la pieza, ¿pero qué necesidad tenía de exhibir en pelotas a sus actores? Saber que Isela actuaba desnuda me sumió en el desasosiego. Para ella no existía la noción de pecado y al parecer, sus trasgresiones le granjeaban éxitos. Por lo tanto, había un sector de la sociedad con principios morales diferentes a los que me habían inculcado en el Instituto Patria. En ese reino del placer, la libertad era el valor supremo de la existencia y el honor no residía en la entrepierna de las mujeres.    

En la juventud temprana, cuando libraba una guerra personal contra los tabúes que Isela pisoteaba en escena, me tocó escribir la campaña publicitaria de La viuda negra, la película más buñueliana de Arturo Ripstein, basada en la obra teatral Debiera haber obispas de Rafael Solana, en la que Isela interpretaba a la amante de un sacerdote (Mario Almada). Fascinado por el tema musical de los créditos (Fruta verde de Luis Alcaraz, en la voz aterciopelada de Ana María González), más tarde la convertí en leitmotiv de mi única novela autobiográfica. Nadie escribe campañas publicitarias por necesidad expresiva, pero yo aproveché esa ocasión para lanzar una bomba molotov: Dos mil años de represión sexual se vienen abajo cuando aparece Isela Vega en La viuda negra”. Por desgracia, mi bomba nunca estalló, pues Margarita López Portillo mandó enlatar la película, escandalizada por las escenas de sexo explícito.

En Las apariencias engañan, Isela hizo el papel de un hermafrodita que sodomizaba a su tocayo de apellido Gonzalo Vega, una voltereta perversa de su libido que tuvo gran éxito en Londres, donde la película duró seis meses en cartelera. Como María Félix, otra sonorense aguerrida y fálica, Isela era hasta cierto punto una mujer con corazón de hombre y el director de la película, Jaime Humberto Hermosillo, intuyó con acierto que el ingrediente masculino de su carácter (el ánimus de la psicología junguiana) despediría fumarolas de azufre al empalmarse con el ánima de Gonzalo, el componente femenino de la virilidad. 

La literatura no podía ser ajena al hechizo de nuestra diva insurrecta. En la crónica final de Amor perdido, Carlos Monsiváis reseñó con asombro y delectación los espectáculos de carpa en los que Isela sostenía duelos de albures con el público. No siempre los varones a quienes desafiaba reaccionaron con ánimo alegre y festivo: en Tuxtla Gutiérrez se salvó de una violación colectiva gracias a la intervención de los granaderos. Yo también le rendí homenaje en el primer capítulo de Uno soñaba que era rey, el delirio del Tunas, un chavo chemo de doce años que encuentra en el suelo un recorte de periódico con la foto de las piernas de Isela. Las piernas cobran vida, el Tunas las alza en vilo y quiere pedirlas en matrimonio con la debida formalidad, pero su suegro fifí le pregunta con sorna si ya tiene pelos y el Tunas padece la humillación de tener que mostrarle su pubis lampiño. Descanse en paz nuestra santa patrona de la indecencia. 



ENRIQUE SERNA escribe sobre Isela Vega.

Enrique Serna

El autor (Ciudad de México, 1959) es novelista, cuentista, ensayista, guionista y biógrafo. Entre otros reconocimientos, ha obtenido el Premio de Narrativa Antonin Artaud. Acaba de publicar “El vendedor de silencio”, novela sobre el periodista Carlos Denegri. (Alfaguara, 2019).

ENRIQUE SERNA escribe sobre Isela Vega.

Enrique Serna

El autor (Ciudad de México, 1959) es novelista, cuentista, ensayista, guionista y biógrafo. Entre otros reconocimientos, ha obtenido el Premio de Narrativa Antonin Artaud. Acaba de publicar “El vendedor de silencio”, novela sobre el periodista Carlos Denegri. (Alfaguara, 2019).

logo mx
Más contenido
La guerra por los influencers en la política: Samuel García no es el primero

La guerra por los influencers en la política: Samuel García no es el primero

La polémica por la multa que el INE pretende imponer al gobernador electo de Nuevo León por beneficiarse de las redes de su esposa Mariana Rodríguez recuerda el revuelo que surgió por la relación de Peña Nieto con Angélica Rivera. #TECNOPOLÍTICA

22 / 07 / 2021

El destape de Ebrard: respondió a Sheinbaum en la mejor plataforma

El destape de Ebrard: respondió a Sheinbaum en la mejor plataforma

Las conferencias de AMLO están en su mejor momento y Marcelo Ebrard lo sabe, por eso se destapó en ese espacio. Sin embargo, tanto Sheinbaum como el canciller corren peligro al salir tan anticipadamente: los adversarios tienen más tiempo para analizar sus puntos débiles. #TECNOPOLÍTICA

15 / 07 / 2021