Dólar16.67

Cuando cae un jefe de la DEA

El despido de Nicholas Palmeri, jefe de la DEA en México y Centroamérica, en pleno juicio de Genaro García Luna, pone en entredicho muchas investigaciones importantes y maltrata la imagen de una agencia que intenta imponer un relato de superioridad moral sobre sus socios en el sur del continente.

Por Emequis
1 / 30 / 23

CONFIDENTE EMEEQUIS

EMEEQUIS.– Es un asunto vergonzoso. Nicholas Palmeri, quien fue el director regional de la DEA, con jurisdicción en México y Centroamérica, fue cesado por relaciones inapropiadas con abogados de narcotraficantes. 

El jefe policiaco acudió a carnes asadas en Miami a residencias de personajes oscuros y con contactos con el crimen organizado.  Acudía con botellas de vino y simulaba que se trataba de encuentros con fuentes confidenciales de las que no redactó ni un memorándum.  

Además, de acuerdo con una investigación de AP, desvió recursos para pagar su fiesta de cumpleaños y organizó reuniones en plena crisis del Covid-19 que estuvieron a punto de costarle la vida a dos de sus subordinados. 

Hay que tener en cuenta que no hay, al menos por el momento, cargos criminales en contra de Palmeri, por lo que el problema se puede mantener como la salida de un agente que violó normas comprometiendo a la DEA, pero sin causar estragos legales o complicar operaciones en curso.  

TE RECOMENDAMOS: #CASOGARCÍALUNA: #TWITTERSPACE DE TEMAS DE EMEEQUIS SOBRE EL “JUICIO DEL SIGLO”

Sin embargo, su salida es problemática porque, de acuerdo con Mike Vigil, exjefe de operaciones de la agencia, el cargo en México es el de mayor importancia para misiones en el extranjero. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

El momento de la caída en desgracia del jefe de la DEA no podía ser peor, ya que fue en las vísperas del inicio del juicio contra Genaro García Luna en Nueva York. La fiscalía, como ya quedó claro en el inicio de las audiencias, quiere sustentar su caso en la inmoralidad del exsecretario de Seguridad Pública mexicano, y, por ello, la destitución de uno de los policías de mayor rango en la lucha contra el narcotráfico en Estados Unidos es un asunto más que comprometedor. 

No es que no se supiera de lo que son capaces los malos elementos de la DEA, que en ello se parecen a los de cualquier país, lo grave es que la situación ya sea pública y que no se haya mantenido en el sigilo. 

Esta situación pondrá en entredicho muchas de las investigaciones importantes y maltrata la imagen de una agencia que intenta imponer un relato de superioridad moral sobre sus socios en el sur del continente. 

Es probable, además, que se reactiven críticas por fracasos, como la detención del general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa en México, a partir de una indagatoria que no habría resistido ni el inicio de un juicio. 

Palmeri estuvo poco tiempo en el cargo, apenas 14 meses y le tocó una de las etapas de menor colaboración con las agencias de seguridad mexicanas. 

Acaso por ello, Palmeri estableció como una de sus prioridades, la búsqueda y captura de Rafael Caro Quintero, el narcotraficante que está acusado de participar en el asesinato de Enrique “El Kiki” Camarena.  Caro Quintero había estado en prisión desde 1985, pero en 2013 se le concedió la libertad y, desde ese momento, la DEA buscó atraparlo de nueva cuenta y presionó a las autoridades mexicanas para que así se hiciera. 

Por lo demás, existían datos que colocaban al fundador del Cártel de Guadalajara como uno de los generadores de violencia en Sonora y de modo particular en el municipio de Caborca.

Al final se cumplió el objetivo de Palmeri y el 15 de julio de 2022, Caro Quintero fue detenido por elementos del Ejército en el municipio de Choix, Sinaloa. No hay evidencias de que agentes de la DEA hayan participado en el operativo, pero por regla general proporcionan información de utilidad para ese tipo de acciones. 

Como consuelo, el jefe de la DEA defenestrado, se llevará esa medalla, más allá del grado de su participación, pero ya no le tocará ver cristalizada la extradición de Carlo Quintero, uno de los anhelos más persistentes de la agencia que combate al narcotráfico. 

Si un día el sinaloense es llevado ante una corte en Estados Unidos, será un momento más que simbólico, con el que acaso se borren las barbacoas de Palmeri con los defensores de personajes del hampa internacional.

Pero, mientras esto ocurre, es una mancha más en una agencia que está muy lejos de ser impoluta, que suele actuar con arrogancia y cuyos integrantes se sienten y operan como jefes de las corporaciones de países en los que colaboran. Historias al respecto hay muchas y Palmeri es tan solo el hilo de una madeja de la que no conocemos todas sus ramificaciones. 

@jandradej 

Powered by Froala Editor

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Emequis



Batalla de Puebla: Sheinbaum le regresa “autoritarismo” a Xóchitl

“Si alguien ha defendido la democracia en México es nuestro movimiento”. Así lo contestó Claudia Sheinbaum en Puebla a Xóchitl Gálvez, quien en ese mismo lugar, horas antes, calificó a la candidata guinda de “peligro para la democracia”.

Hace 16 horas

Se suman a Renán Barrera 10 mil militantes del PT en Yucatán

“Más allá de partidos, es un tema de adhesiones que buscan cuidar a Yucatán”, dice Renán Barrera, al agradecer el apoyo de 10 mil militantes del PT en Kanasín. “Lo queremos para próximo gobernador”, señala el ahora expetista Orlando Casanova.

Hace 19 horas