Dólar17.94

Brugada y el extravío de la ciudadanía opositora

¿Qué ocurrió en CDMX? Un primer factor consistió en subestimar el voto de izquierda, sobre todo el que es más sofisticado y que quizá resultó en un factor a favor del PAN, PRI y PRD en 2021, y en contra este domingo.

6 / 04 / 24

Los números tras la batalla en CDMX. Análisis de Julián Andrade.

CONFIDENTE EMEEQUIS

EMEEQUIS.– Clara Brugada será la tercera mujer en encabezar la Jefatura de Gobierno de la CDMX. Antes que ella despachó, en el viejo Palacio del Ayuntamiento, Claudia Sheinbaum, próxima presidenta de la República, y Rosario Robles, aunque esta última como sustituta del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Brugada dio una pelea interesante y quizá la más difícil se desarrolló en el ámbito interno, en el que diversos grupos preferían a Omar García Harfuch como abanderado en la contienda. El argumento era que las clases medias tendrían mayor facilidad para votar por el jefe policiaco. 

En vista de los resultados, 51.8% para la propia Brugada, 38.8 % para Santiago Taboada y 7.3 % para Salomón Chertorivski eso no hizo falta. 

Taboada realizó una campaña en la que, por momentos, se llegó a estimar, inclusive estadísticamente, que podía alzarse con el triunfo. Acaso por ello las primeras horas después del cierre de casillas se volvieron intensas para él y su equipo. 

¿Qué ocurrió? Un primer factor consistió en subestimar el voto de izquierda, sobre todo el que es más sofisticado y que quizá resultó en un factor a favor del PAN, PRI y PRD en 2021, y en contra este domingo. 

Sonaba adecuado el eslogan de “sacar del poder a los que en 27 años no han hecho nada”, pero adolecía de un problema central y evidente: la Ciudad de México experimentó cambios profundos y positivos a lo largo de cinco jefaturas de Gobierno. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Vender solo la idea de desastre, que sin duda los hay, no se corresponde con la realidad y eso se puede pagar en las urnas, cuando los votantes cuentan con información. 

Taboada requería seducir a sectores progresistas que ven con recelo al PAN y que en la política chilanga son importantes. Lo intentó, sin duda, pero no lo logró. 

Otra variable, que no hay que perder de vista, es que el abanderado de Va X la CDMX siempre estuvo bajo ataque. La Fiscalía de Justicia nunca lo dejó de tener bajo la lupa y se utilizó el asunto del presunto cártel inmobiliario de modo abusivo. 

En los hechos, la coalición que respalda a Taboada logró 100 mil votos más que en 2021, llegando a un millón 950 mil 121 y, si bien son elecciones distintas, sí hay que observar que el PRI y el PRD bajaron sus niveles de sufragio, pasando de los 582 mil 340 de hace tres años a 385 mil 292 de este domingo para los priistas y mientras que para el perredismo los números pasaron de 208 mil 963 a 148 mil 543 sufragios. 

Es probable que el sufragio por el PRI y el PRD se haya diluido, al perder identidad, porque no encuentran un nicho específico, ante la necesidad de cabalgar con la derecha panista. 

En el caso del perredismo, esto ya era un factor que incidió en los resultados del 2018, cuando perdieron la Jefatura de Gobierno.

Es este un problema de los escenarios polarizados, donde suelen imperar los extremos y amplias franjas de la ciudadanía se sienten desencantadas. 

Quizá para el futuro se requerirán alianzas puntuales en temas de trascendencia, pero no necesariamente en las contiendas ordinarias por el poder político. 

Será interesante medir, en algún momento, el impacto real de grupos de la sociedad civil que han estado movilizados, pero que no necesariamente producen bolsas de votos distintas a las tradicionales y esto es así porque son votantes históricos de las distintas formaciones partidistas. 

Morena, en cambio, pasó de un millón 577 mil 989 en 2021 a 2 millones 602 mil 845 votos del pasado domingo. 

Lograron establecer un relato coherente llamando a la continuidad de la 4T y aprovecharon la elasticidad ideológica con la que han navegado en los últimos cinco años y que no enfrenta los dilemas  de sus adversarios, ya que no no hay discusión alguna y un ejemplo es la militarización. 

Para ellos lo relevante es la fuerza y carisma del líder, más allá de las contradicciones evidentes entre los hechos y la supuesta filiación de izquierda. 

Por ahí pueden haber pistas de lo ocurrido, pero es evidente que la oposición tendrá que entrar a un serio período de reflexión.

Quizá es triste, y hasta dramático, pero la defensa de la democracia, que realmente está en riesgo, no resultó un factor que conmoviera a la mayoría.

Tampoco lo hicieron las muestras, más que específicas, de que la supuesta mejora en la seguridad es solo una pantalla propagandística. 

@jandradej

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Julián Andrade



Estatua de la Libertad, viva y contenta por liberación de Assange: AMLO

Julian Assange está libre: abandonó la prisión de máxima seguridad de Belmarsh este 24 de junio tras llegar a un acuerdo de culpabilidad.

Hace 7 horas

Cambio de canal

Por @osvaldomonos

Hace 8 horas