Logo MX

Precio
dólar

Al día

Ya vienen 12 millones de cubrebocas. Ejército y Marina concentran compras ante COVID-19

Las Fuerzas Armadas salen de compras ante la pandemia. Millones de artículos para enfrentar la batalla contra el enemigo invisible. Reorganizaron sus adquisiciones en menos de un mes para enfrentar lo que se viene. Aquí la lista.

Por Jorge Alejandro Medellín
10 abr 2020

Coronavirus
López Obrador visitó instalaciones del Ejército y Marina donde se atenderán a enfermos de COVID-19. Fotos: Sedena y Marina.

EMEEQUIS.– La emergencia por el brote de COVID-19 modificó la estrategia de las adquisiciones en las Secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar), que en menos de un mes centralizaron una parte de sus compras en equipos, materiales e insumos para fortalecer las capacidades de sus hospitales y clínicas y a su personal de sanidad.

Compras de 12 millones de cubrebocas desechables, más de tres millones de guantes desechables o decenas de miles de bolsas de plástico para depositar desechos bacteriológicos forman parte de las adquisiciones hechas en los últimos meses por el Ejército y la Marina, en el contexto de los esfuerzos para contener al COVID-19. 

TE RECOMENDAMOS: "NO NOS DEJAN IR". ESTUDIANTES DE MEDICINA DENUNCIAN PRESIONES

La Marina lanzó en el último mes al menos siete invitaciones a más de un centenar de empresas del ramo farmacéutico y especializadas en equipo y material médico, para dotar de insumos a su Centro Médico Naval (CEMENAV) y a otras instalaciones hospitalarias.

Las invitaciones van dirigidas a la compra de alcohol isopropílico, mascarillas, alcohol desnaturalizado, abatelenguas, apósitos combinados, apósitos transparentes, batas quirúrgicas con puños ajustables, catéteres para venoclísis, gasa seca, jeringas de plástico, trampas para la recolección de secreciones bronquiales, cánulas nasales, telas adhesivas, entre otros insumos clínicos. 

En la primera semana de marzo, la Marina consolidó una de las primeras compras cuantiosas de materiales para el CEMENAV y otros establecimientos sanitarios, adquiriendo 1 millón 308 mil piezas de material, en el que destacan 12 millones de cubrebocas desechables de la marca Piari, contenidos en 80 mil cajas con 150 piezas del producto por caja.

Cada caja tuvo un costo de 55.22 pesos y en total se gastaron 4 millones 417 mil 600 pesos. Este tipo de cubrebocas deben desecharse cada tres o cuatro horas, dependiendo de qué tan húmedo esté por el uso constante.

También se compraron, en ese mismo lote, un millón de sondas de alimentación marca IPM, a 4.37 pesos la pieza, para un total de 4 millones 370 mil pesos. También se compraron 10 mil jeringas de insulina con aguja no desmontable, marca NPRO


AMLO visitó el Centro Médico Naval en Coyoacán, Ciudad de México.


Otra compra consolidada de la Marina fue la de 3 millones 800 mil guantes de nitrilo para exploración no estéril, en tallas chico (8 mil cajas con 100 piezas cada una), mediano (10 mil cajas con 100 piezas cada una) y grande (20 mil cajas con 100 piezas cada una).

Una adquisición más fue la de 14 mil cajas de jabón quirúrgico, con cuatro galones por caja, de la marca Altamirano. Otra compra fue la de 25 mil cajas de guantes quirúrgicos del número 8, con 50 piezas por caja, para un total de 1 millón 250 mil  guantes. Todo el material le fue comprado en una sola partida a la empresa Lobo Farmacéutico, S.A. de C.V.

 

 Algunas compras de la Marina. 


SEDENA SALE DE COMPRAS

En tanto, la Sedena reporta, también a principios de marzo, compras consolidadas en una partida en la que invitó a 28 firmas especializadas en el ramo farmacéutico y de bioseguridad para adquirir, entre otros insumos, 10 mil 500 recolectores de color rojo y amarillo hechos en su totalidad de polipropileno, con capacidad para 1.8, 3, 7, 10 y 12 litros de fluidos, resistentes a fracturas por caídas y pérdidas de contenido al caerse, que sean destructibles por medios físicos, con tapas de ensamble seguro y cierre permanente y que cuenten con la leyenda “RESIDUOS PELIGROSOS BIOLÓGICO INFECCIOSOS”, con el símbolo universal de RIESGO BIOLÓGICO.

La Sedena también licitó la compra de 30 mil bolsas de polietileno grande de color rojo traslúcido, de calibre mínimo de baja densidad, libre de metales pesados, para la recolección de residuos biológicos infecciosos, con una carga máxima de 39 kilos, y que lleve impreso el logotipo BIOLÓGICO INFECCIOSO a una tinta. Las bolsas deben medir 90 centímetros de ancho y 120 centímetros de alto.

Otra partida de 50 mil bolsas similares fue solicitada con medidas de 70 centímetros de ancho 90 de alto y una tercera por 100 mil bolsas también de polietileno, fue requerida con medidas de 55 centímetros de ancho por 60 centímetros de alto.

Hay dos partidas más, una por 25 mil y 15 mil bolsas, con las mismas características y con 70 centímetros de ancho por 90 y 60 de alto respectivamente.

TE RECOMENDAMOS: MERCADO NEGRO DE HIDROXICLOROQUINA

También se licitó una partida para adquirir 385 mil 024 bolsas para la disposición de residuos de manejo especial, hechas de polietileno, de calibre de 100, impermeables y con contenido de metales pesados de no más de una parte por millón y libre de cloro, todo en la Licitación Pública Internacional LA-007000999-E32-2020. 

Esta licitación fue adjudicada finalmente a 10 empresas que cumplieron con lo exigido por la Sedena. La firma Bayer S.A. de C.V. se llevó el 85% de la licitación.

También, a finales de marzo, la Sedena hizo otra compra consolidada para adquirir 4 millones, 035 mil 330 piezas de insumos médicos en una licitación de 124 partidas.

 

Consolidado de necesidades de la Sedena (pag. 1 de 7).

 

Entre el material adquirido hay tres lotes de 462 mil batas quirúrgicas desechables en tres tamaños (para totalizar 1 millón 386 mil piezas), filtros mecánicos antibacteriales, compatibles con ventilador mecánico invasivo, caja con 25 piezas (para un total de 693 mil filtros), 36 mil 900 cajas con 20 sondas para aspiración de secreciones en tres tamaños, desechables (total, 738 mil piezas).

 

OTROS INSUMOS ADQUIRIDOS (PIEZAS):

 

Sonda pleural: 3,990

Sabanas desechables: 69,300

Mantas térmicas: 69,300

Sondas gastrointestinales: 30,450

Cinta microporosa: 4,620

Equipo para venoclísis: 724,500

Desinfectante y blanqueador líquido: 4,365

Dispensador de jabón líquido: 4,365 piezas

Dispensador de toallas de papel para secado de manos: 462,000

Toallas de papel para secado de manos: 462,000

Solución antiséptica de gluconato de clorhexidina, 462,000

Catéter para cateterismo venoso central: 39,900

Jeringas de plástico de grado médico, de 1ml: 724,500 piezas

Jeringas de plástico de grado médico, con pivote Luer Lock: 330,750

Bolsa para esterilizar, grado médico: 3,800 piezas

Guantes de nitrilo grandes, caja con 100 piezas: 92,400 cajas (9,240,000)

Guantes de nitrilo medianos, caja con 100 piezas: 92,400 cajas (9,240,000)

Cánula nasal para proporcionar oxígeno, caja 50 pzas adulto: 9,240 (462,000)

Cánula nasal para proporcionar oxígeno, caja 50 pzas niño: 9,240 (462,000)

Mascarilla para adulto con bolsa reservorio no rehinalación, alta concentración de oxígeno, desechable: 46,200

Mascarilla para niño con bolsa reservorio no reinhalación, alta concentración de oxígeno, desechable: 9,240

Mascarillas para terapia nebulizada ajustable, compra mensual: 9,240 cajas con 50 piezas cada una (462,000 piezas por lote)

LOS VENTILADORES

Estas y otras compras –la lista es larga y la dinámica de adquisiciones es más constante en el caso de la Marina– de toda clase de insumos médicos, clínicos y de equipo y material de sanidad fueron hechas antes de la declaratoria de Emergencia Sanitaria por causa de Fuerza Mayor dada el 30 de marzo.

En prevención del agravamiento de la crisis sanitaria, el gobierno federal decidió modificar sustancialmente los mecanismos de adquisición de insumos y el 3 de abril publicó el Acuerdo para establecer “acciones extraordinarias que se deberán de realizar para la adquisición e importación de los bienes y servicios” relacionados con el combate al COVID-19. 

TE RECOMENDAMOS: PADRINO DE DURAZO CONSIGUE "NEGOCITOS"

El Acuerdo explica que “derivado de la pandemia del virus SARS-CoV2 (COVID-19), a nivel internacional existe una sobredemanda de diversos bienes, servicios e insumos para dar atención a los enfermos infectados por dicho virus, generando escasez y encarecimiento de los mismos, por lo que se requiere tomar medidas flexibles en los procedimientos de su adquisición e importación, a efecto de garantizar que se cuente con dicho equipo para la atención de la salud de la población afectada… 


Visita de López Obrador a las instalaciones de Temamatla, Estado de México.


Por ello, el gobierno determinó que se requiere “de manera urgente contar con los recursos materiales y humanos para prestar a la población los servicios de salud que otorga el Estado, siendo necesario agilizar y simplificar los procedimientos de adquisición y realizar pagos anticipados a los proveedores de dichos insumos para garantizar su abastecimiento”. 

Por ello se decidió “que las Secretarías de Salud; de la Defensa Nacional, y de Marina; así como el Instituto de Salud para el Bienestar; el Instituto Mexicano del Seguro Social, y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, en sus respectivos ámbitos de competencia y con sujeción a sus recursos disponibles, serán las unidades facultadas para adquirir y, en su caso, importar los bienes y servicios, así como las mercancías y objetos…” 

Desde esa fecha las compras de equipo médico, de insumos y material clínico corren a cargo de las secretarías e instituciones designadas, en una serie de procedimientos que no han estado exentos de polémica, principalmente porque se dieron cantidades adelantadas por material que llegará a México hasta el mes de septiembre.

Una de las últimas compras en el anterior esquema de adquisiciones fue la de mil 330 ventiladores hecha por la Sedena y anunciada por el general secretario Luis Cresencio Sandoval el 30 de marzo, cuando se decretó la Emergencia Sanitaria. Ese día, el general dijo que se acaba de cerrar un acuerdo para la compra de los equipos de respiración asistida.

TE RECOMENDAMOS: A LA GUERRA SIN FUSIL

En realidad, la compra no se ha hecho. La Sección Novena (Investigaciones y Estudios de Mercado, S-9ª) de la Sedena –creada en el sexenio anterior para perfeccionar los mecanismos de adquisición de todo tipo de bienes buscando las mejores opciones para las finanzas de la Secretaría– sigue revisando las opciones más viables para la compra de los aparatos.

Esto es consistente con los registros de adquisiciones de la Sedena en Compranet, en donde no existe al momento ninguna invitación o licitación pública internacional por parte de la secretaría para comprar los ventiladores o respiradores anunciados. Lo que la Sedena busca es consolidar la compra de ese equipo en las mejores condiciones, para que cumpla técnicamente con lo requerido y se ajuste a un tope de gastos razonable, indicaron fuentes de la dependencia. 


Licitación de Sedena con 28 participantes (página 1).


LOS PRESUPUESTOS

Algunas de las adquisiciones de material para sanidad militar y sanidad naval ya estaban contempladas en los presupuestos de egresos de cada Secretaría, como parte de sus carteras de Servicios de Salud al Personal Militar, Naval y Derechohabientes. 

La Sedena ejerce este año un presupuesto de 94 mil 028 millones, 694 mil 246 pesos, de los cuales 6 mil 678 millones 591 mil 776 pesos son para el programa de Servicios de Salud al Personal Militar. De esta cantidad, 3 mil 715 millones 095 mil 368 pesos son para cubrir los sueldos de los 16 mil 750 médicos, enfermeras, personal administrativo y de intendencia de sanidad militar.

Así, a la Sedena le quedan 2 mil 957 millones, 249 mil 188 pesos para gastos de operación en los que no estaban contempladas las compras que ha detonado la crisis sanitaria por el Covid-19. 

En el caso de la Semar, este año ejerce un presupuesto de 33 mil 557 millones, 785 mil 594 pesos, de los cuales 2 mil 684 millones, 285 mil 253 pesos son para su programa de Servicios de Salud al Personal Naval y Derechohabientes. De la suma señalada, 1.809 millones, 913 mil 853 pesos son para pagar el sueldo del personal de sanidad naval, quedando para gastos de operación solo 847 millones, 371 mil 400 pesos. La Marina no ha informado cuántos médicos, enfermeras, personal administrativo y de intendencia tiene en sus filas.

 

 

@JorgeMedellin95

 

 

logo mx
Más contenido
Cuerpos sin identificar desbordan los Semefos: van 35 mil

Cuerpos sin identificar desbordan los Semefos: van 35 mil

No se sabe su nombre o apellido: sólo están en las planchas de los Semefos o en fosas comunes. Una ONG documenta que los colectivos de búsqueda están supliendo el papel que deberían realizar las autoridades.

Hace 5 horas

Gritos, grititos y gritones. ¿Y ahora qué cortina de humo rifarán?

Gritos, grititos y gritones. ¿Y ahora qué cortina de humo rifarán?

EL HUMOR DE LA SEMANA. El discreto encanto de las adjudicaciones, la lucha por (el dinero de) Morena y el extraño silencio de Lozoya. La fábrica de memes no descansa en puente.

20 / 09 / 2020