Dólar16.60

Se auto exoneran. Baker Hughes, Jose Ramón y Carolyn niegan conflicto por mansión

No obstante las evidencias de la “Casa Gris” en Houston, la nuera de AMLO, Carolyn Adams, insiste en que es una “difamación” y amenaza con demandas, mientras Baker Hughes se investiga y se exonera a sí misma. José Ramón López Beltrán combate con retuits y el presidente denuncia “golpismo mediático”.

Por Emequis
2 / 22 / 22

EMEEQUIS.– Carolyn Adams, nuera del presidente Andrés Manuel López Obrador, y la empresa Baker Hughes, proveedora de Pemex, se declararon inocentes de potenciales conflictos de interés por sus respectivas implicaciones con la llamada “Casa Gris” en Houston.

Horas después, José Ramón López Beltrán, hijo de AMLO, se sumó a la postura de su esposa, al compartir la publicación en la que Carolyn decretó: “No hay ni habrá conflicto de interés”. 

Por su parte, la empresa energética proveedora de Pemex, Baker Hughes, armó una conferencia de prensa, no en sus oficinas corporativas sino, como para acentuar la ironía, en las instalaciones de la petrolera mexicana.

La compañía texana informó que encargó una investigación a sí misma, con una empresa externa a su estructura corporativa, para realizar las pesquisas. La empresa externa le dio informe satisfactorio: que no había hallado indicios algunos de conflicto de interés.

Aún no se digería la picosa puntada de Baker Hughes, cuando uno de los principales voceros presidenciales, Jenaro Villamil, salió a avalar la auto exculpación de la compañía energética: “Se les cayó el presunto caso de conflicto de interés”. Las redes se cebaron entonces contra el exreportero.

TE RECOMENDAMOS: ¡AY CHIHUAHUA! MARU CAMPOS PREFIERE HOTELES 5 ESTRELLAS CUANDO VIAJA

Mientras, la Fiscalía General de la República (FGR), según trascendió en medios,  tendría carpeta de investigación sobre el caso, tras las denuncias por conflicto de interés, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, asociación delictuosa y cohecho, contra los implicados. 

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Todo ocurrió ayer, lunes 21 de febrero, como la secuencia de abatimiento de una columna de fichas de dominó, a 25 días de que fuera destapado el escándalo relacionado con las casas en Houston, Texas, en las que ha vivido el hijo del presidente de la República con su esposa, y que están vinculadas a Baker Hughes.

En la conferencia de este martes, el presidente López Obrador acusó “golpismo mediático”. Señaló que “lo aplican en todo el mundo cuando hay un dirigente, un gobierno, que defiende los intereses del pueblo, que no se somete al dominio oligarca, siempre tratan de socavarlo, de disminuirlo”.

Con ironía afirmó: “Casi, casi hice un acuerdo con una petrolera para que le rentara una casa a mi hijo”. 

Así se refirió AMLO el día de hoy al escándalo de Houston.

CAROLYN: “SE INVADIÓ NUESTRA PRIVACIDAD”

La cabildera del sector energético y exrepresentante de Cava Energy –otra empresa contratista de Pemex–, Carolyn Adams, amenazó ayer con demandas legales a “todos los responsables en la difamación”,   y consideró que con las denuncias periodísticas “se invadió” la privacidad de ella y de su esposo, José Ramón López Beltrán, “con dolo”, pues, argumentó, “no somos personas públicas”.

En un post que publicó en su cuenta de Instagram, Adams difundió diferentes documentos con los que busca demostrar la presunta legalidad de su estancia en la llamada “Casa Gris”:

-Copia de un contrato de arrendamiento con vigencia del 16 de agosto de 2019 al 31 de julio del 2020, suscrito por ella con   Keith y Lauren Schilling, propietarios del inmueble.

-Copia de un depósito de garantía por el monto de 5 mil 600 dólares, valor total de un mes de renta, solicitado el día 8 de julio del año 2019.

-Copia de un comprobante de la transferencia de pago para el primer mes de la renta de la casa, por los 5 mil 600 dólares mencionados, con fecha de 15 de agosto del 2019, sin firma porque la copia “que no lleva firma es la que se queda el cliente”.

– Copia de un comprobante de retiro de su cuenta bancaria, donde se puede ver que transfirió los 5 mil 600 dólares y le cobraron 30 dólares por el costo de la transferencia.  

Acompañó la publicación de Instagram donde exhibió los documentos, agregó un comentario: “Se pudo ver una gran parte de las pruebas para dar por concluido este asunto. Se invadió nuestra privacidad y se nos expuso de manera cruel y perversa. Nos reservamos el derecho de tomar acciones legales contra todos los responsables de esta difamación a todas luces hechas con dolo. No somos personas públicas. No hay ni habrá conflicto de interés. Respeten nuestra privacidad”.

Horas después, José Ramón López Beltrán, conocido como “Joserra” entre sus allegados, compartió en sus propias cuentas de redes sociales la publicación de su esposa.

No obstante, desde la semana anterior, la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), que destapó el escándalo junto con el periodista Carlos Loret de Mola, había documentado que el contrato no cuenta con registro en el sistema de bienes raíces de Houston, requisito obligatorio para tener validez. Esta versión fue cuestionada por La Jornada con la publicación de supuestos pagos de renta, que fue compartida por José Ramón en su cuenta de Twitter.

Además, la nuera de AMLO incurriría en contradicción, pues el 13 de febrero aseguró que no conocía al arrendador, Keith Schilling, ejecutivo de Baker Hughes. Por su parte, el propio ejecutivo declaró a Bloomberg, el 4 de febrero, que desconocía a sus inquilinos.

La defensa de Baker Hughes se dio mediante conferencia… en las instalaciones de Pemex. 

BAKER HUGHES: ENCONTRAMOS QUE ESTAMOS LIMPIOS

La compañía Baker Hughs se mandó investigar y salió limpiecita. No hay indicios de conflicto de interés, concluyó la empresa que contrató para hacer la indagatoria. En una conferencia realizada en las instalaciones de Pemex, en la Ciudad de México, lo que despertó sospechas e ironía.

En conferencia de prensa, Bob Pérez, vicepresidente de Baker Hughes para México y Sudamérica, dio a conocer que hicieron una investigación interna en nuestro país y en Estados Unidos sobre la renta de una casa en Houston al hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador, José Ramón López Beltrán y a su esposa Carolyn Adams.

Informó que el resultado de la auditoría es que no hay conflicto de interés ni irregularidades en los contratos que tiene la empresa con Pemex.

Expuso que Baker Hughes contrató al despacho externo Grupo R. McConnellen, “de inteligencia corporativa, y se hicieron los estudios forenses correspondientes que determinaron que al exejecutivo Keith L. Schilling, quien fue propietario de la residencia en Houston, nunca tuvo injerencia en las operaciones de México”.

Explicó que Schilling trabajó para Baker Hughes de 2016 a (diciembre de) 2019, en la división correspondiente a Norteamérica, que no corresponde su operaciones en México, pues estas se gestionan en la división que la empresa destina a Latinoamérica.

Detalló que “se analizaron archivos y correos electrónicos de Schilling, de su computadora de trabajo, así como documentación, responsabilidades y proyectos”.   También dijo que Schilling taraba

La empresa emitió un comunicado para precisar el asunto, aunque no queda claro si lo logró: “Con motivo de las diversas publicaciones relacionadas con el arrendamiento de un inmueble, propiedad del Sr. Schilling, un exempleado de la empresa, a la Sra. Adams y con el objetivo de esclarecer con total transparencia dicha situación, Baker Hughes solicitó una investigación a una firma independiente y especializada en investigaciones y cumplimiento normativo (compliance), la cual concluyó que Baker Hughes no tuvo participación alguna en dicha operación”.

Tras celebrar esa auditoría, las redes sociales se le fueron encima a Jenaro Villamil. Le recordaron se había condenado “auto exoneración” cuando, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, el titular de la Secretaría de la Función Pública, Virgilio Andrade, exoneró a los vinculados al escándalo conocido como “la casa blanca”, una propiedad que la entonces primera dama, Angélica Rivera, había comprado a un contratista del gobierno. 

@emeequis 

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Emequis



Llevan pruebas contra Nahle y les cierran la puerta de Palacio

El empresario Arturo Castagné y la diputada María Elena Pérez Jaén le llevan a López Obrador pruebas del presunto enriquecimiento ilícito de Rocío Nahle, pero les impiden la entrada a Palacio Nacional.

Hace 1 hora

Los delincuentes y las líneas rojas de la democracia 

Guerrero está roto, se puede pronosticar que la violencia no hará sino agravarse. Quizá se instalen casillas, inclusive en Coyuca de Benítez, pero los bandidos ya votaron, bajo sus propias reglas.

Hace 4 horas