Logo MX

Precio
dólar

Al día

Quería ser como Peña Nieto y terminó... en la cárcel

Cristopher James Barousse era considerado el “hermano menor” del exgobernador César Duarte, hoy detenido y en espera de ser extraditado a México. En el PRI lo visualizaban como un posible sucesor de Peña Nieto… hasta que llegó una orden de aprehensión en su contra.

Por Óscar Balderas
15 nov 2020

PRI
Cristopher James era la joven promesa del PRI, hasta que capturaron a su jefe, César Duarte. Foto: Especial.

EMEEQUIS.– “En la política, como en los bienes raíces, hay tres cosas imprescindibles: ubicación, ubicación, ubicación”.

Esa frase, tomada de los vendedores de casas en Estados Unidos, era una de las lecciones favoritas de política que en 2012 recibían los miembros del viejo Frente Juvenil Revolucionario, el brazo juvenil del PRI, de la boca de su líder, Cristopher James Barousse, quien durante la semana pasó de superestrella de su partido a reo en una prisión de mediana seguridad.

Para mostrar la importancia de esa lección, aquel joven chihuahuense –considerado el emblema del “nuevo, nuevo PRI”– logró a los 26 años lo que miles de veteranos políticos no pudieron: la noche del 1 de julio de hace ocho años se sentó en la segunda fila del Salón Plutarco Elías Calles, en la sede nacional del Revolucionario Institucional, y desde ahí vio y escuchó a Enrique Peña Nieto celebrar que había ganado las elecciones presidenciales de ese domingo.

Aquellas codiciadas filas estaban reservadas para la plana mayor del partido que volvía al poder: gobernadores, senadores, coordinadores parlamentarios en los congresos estatales… y para él, un “niño” entre “viejos”, que había escalado meteóricamente en el PRI, y a quien Pedro Joaquín Coldwell, entonces presidente del tricolor, había llamado “un Peña Nieto en potencia”  en un mitin en Chihuahua.

Era tal el poder del veinteañero que, cuando el virtual presidente electo Enrique Peña Nieto se paseó por los pasillos del Salón Plutarco Elías Calles para estrechar las manos de sus seguidores, Cristopher James Barousse se abrió paso a codazos entre los que serían los próximos secretarios de Estado, empujó ligeramente a Luis Videgaray Caso y se tomó una selfie con el futuro mandatario, la primera de muchas en el sexenio.

Cristopher James Barousse demostraría a sus pupilos la importancia en política de la ubicación, ubicación y ubicación un par de veces más antes de que terminara el 2012: cuando subió a su cuenta de Facebook la invitación personalizada que recibió para asistir al primer mensaje a la Nación de Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional y cuando publicó una fotografía desde dónde veía al entonces presidente firmar el Pacto por México: de nuevo, segunda fila. 

Era 2012, el año feliz del PRI. El año que debía catapultar a “Cris” a las grandes ligas de la política. No a una celda en prisión.


Del ascenso en la política a la prisión. Foto: Especial.


EL “HERMANITO” DEL GÓBER

Cristopher James Barousse comenzó a construir su carrera política apenas tres años después de obtener su credencial de elector. A los 21 años hizo su primera campaña política y con 22 años ganó la elección a consejero universitario en la Facultad de Contaduría de la Universidad Autónoma de Chihuahua, su estado natal.

Hijo de una familia de empresarios ligados al poder político de Chihuahua, “Cris” ascendió usó sus contactos, y los de su padre, William James, para convertirse en presidente de la Sociedad de Alumnos de su facultad y entrar un año después, en 2010, al gabinete de otro ejemplo del “nuevo PRI”: el flamante gobernador César Duarte Jáquez, hoy también encarcelado, quien lo nombró director del Instituto Chihuahuense de la Juventud.

TE RECOMENDAMOS: FISCALÍA NEGOCIA TRAS BAMBALINAS LA ENTREGA DE LUIS VIDEGARAY

Fue en aquellos años en que ambos políticos forjaron una amistad que, en los pasillos de poder, decían que se parecía más a una fraternidad: Cristopher –a quien le fascinaba que se refirieran a él como “mi líder”– era el “hermanito” del gobernador César Duarte, quien le daría tanto poder que en dos años lo haría líder nacional del Frente Juvenil Revolucionario, donde jugaría un rol decisivo en el triunfo presidencial de Enrique Peña Nieto.

Ese mismo año, Cristopher James Barousse estrenaría dos trabajos: ser el presidente del Comité Municipal de Chihuahua y el líder nacional de la Red de Jóvenes X México del PRI.

Pero, según la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, el “joven maravilla” tendría un tercer encargo por órdenes de su “hermano mayor”, César Duarte: recibir de la Secretaría de Hacienda estatal depósitos mensuales de alrededor de 100 mil pesos, que sumaron hasta 2 millones 600 mil pesos de una nómina secreta.

LA NÓMINA SECRETA DEL “JOVEN MARAVILLA”

Ese era el pago que exigía César Duarte por encumbrar a su “hermanito” hasta la segunda fila de la política nacional y con la promesa de subirlo a esos templetes donde los candidatos se vuelve gobernadores o presidentes del país: el licenciado en contaduría, Cristopher James Barousse, debía desviar ese dinero con el que se pagaba la nómina de empleados del gobierno local y dirigirlo a campañas electorales y sobornos a políticos estatales y nacionales, de acuerdo con la fiscalía de Chihuahua.

Según la acusación, Cristopher James Barousse hizo esos pagos sucios durante dos años, entre 2014 y 2016, incluso siendo candidato a diputado federal por el PRI.

Solo se detuvo hasta que su “hermano mayor” dejó el cargo como gobernador de Chihuahua y abandonó el país, acosado por los rumores de corrupción en su administración, que el pasado 8 de julio se concretaron en un arresto en Florida, Estados Unidos, por desfalcar el erario hasta por mil 200 millones de pesos.

Aquel día, Cristopher James Barousse, usualmente muy activo en Facebook, permaneció en silencio en sus redes sociales. 


Presumió la invitación de Peña Nieto en sus redes sociales. Foto: Especial.


UN FUTURO TRUNCO

La salida del poder de César Duarte, y la sombra de peculado que le seguía, no detuvo la carrera de Cristopher James Barousse. Al contrario: creció como espuma de champaña bajo la imagen de un joven político que sabía conseguir votos millennials para el PRI y que lo hacía con eficiencia y honestidad.

TE RECOMENDAMOS: “SE QUEDARON CON MI DINERO EN PLENA PANDEMIA”. INTERJET ENFRENTA 11 MIL RECLAMOS

A pesar de que en el tricolor se sabía de su cercanía con el exgobernador César Duarte –expulsado del PRI el año pasado– y que su carrera había crecido gracias a contactos opacos y favores sombríos, la capacidad de conseguir votos de Cristopher James Barousse hizo pasar por alto todas las sospechas de que él también estaría involucrado en los desfalcos estatales.

Mientras su “hermano mayor” estaba prófugo, el “hermano menor” siguió escalando posiciones: ofrecía sus servicios en cualquier campaña política del PRI en el país y siguió coleccionando selfies con el expresidente Enrique Peña Nieto, como la que colgó en su Facebook el 4 de marzo de 2017.

Incluso, llegó a tener un puesto de mando en la campaña presidencial del PRI, PVEM y Nueva Alianza a la Presidencia de la República en 2018, la Coalición Todos por México, como operador del voto joven tricolor desde la Red de Jóvenes por México.

Tan confiado se sentía por en el regreso del PRI al Palacio Nacional que inició un nuevo capítulo en su colección de fotografías y el 9 de mayo de 2018 publicó en su Facebook una imagen donde aparece, sonriente, justo detrás de José Antonio Meade.


Aprovechaba cada oportunidad para tomarse fotos con Peña Nieto, a quien admiraba. Foto: Especial.


Pero el futuro de ambos políticos se torcería meses más tarde: José Antonio Meade perdería la elección presidencial en un lejano tercer lugar y, con él, las aspiraciones de poder Cristopher James Barousse caerían de la escalera que un desacreditado César Duarte había construido.

Tras meses de ocupar puestos menores, Cristopher James Barousse tenía en la mira las elecciones intermedias de 2021 para hacer un regreso triunfal, como “hijo único”, sin hermano, a la política nacional.

Esos planes también se torcerían: el 5 de noviembre, a cuadras de su casa, agentes de la fiscalía chihuahuense le mostraron una orden de aprehensión con su nombre por desvío de recursos y lo subieron a una camioneta que lo alejó de sus planes en la política.

Ahora, el joven maravilla, Cristopher James Barousse, la promesa del “nuevo nuevo PRI”, tiene un futuro sombrío y sin protección política: César Duarte espera su extradición a México, donde lo espera una prisión de máxima seguridad y su ídolo, el expresidente Enrique Peña Nieto, ha sido acusado por el gobierno mexicano de traición a la patria.

Hoy, Cristopher James Barousse enfrenta otro tipo de ubicación, ubicación, ubicación: una celda en la cárcel “Centro de Readaptación Social No. 1 de Aquiles Serdán”.


@OscarBalmen




logo mx
Más contenido
“Compañero Ezequiel”. Fallece periodista orillado a trabajar con secuelas del Covid

“Compañero Ezequiel”. Fallece periodista orillado a trabajar con secuelas del Covid

Tras recuperarse, Ezequiel “El Cheke” Lizalde fue orillado a trabajar a pesar de tener daño pulmonar. Es el 38º periodista mexicano fallecido por SARS-COV-2. Su historia muestra la precariedad del oficio –ganaba 3 mil pesos al mes– y la indolencia de algunas empresas.

Hace 10 horas

Contra el crimen y la corrupción: millones de ejemplares de la Guía Ética

Contra el crimen y la corrupción: millones de ejemplares de la Guía Ética

EL HUMOR DE LA SEMANA con el manual de la 4T, el escritorio de Gertz Manero hasta el full de chamba y los problemas de Santa Claus con el outsourcing. ¡Ya casi es diciembre!

29 / 11 / 2020