Dólar17.05

¿Cómo se convierte un “hombre responsable” en segundo al mando del Cártel de Sinaloa?

Mónica Ramírez Cano, psicóloga que ha analizado las mentes de capos de las drogas, pone bajo el microscopio a Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, quien llegó a convertirse en segundo al mando del Cártel de Sinaloa y compadre del “Chapo”, a pesar de que tenía otras alternativas distintas al crimen. “Se me hizo fácil”: así empieza su historia. (OPINIÓN 51).

Por Emequis
4 / 7 / 22

EMEEQUIS.– El narcotráfico se ha convertido en una cultura dentro de México. Las generaciones de narcotraficantes comienzan a ver pasar nuevos elementos por sus filas y las razones de la inmersión en este mundo han ido transformándose. 

¿Cómo se convierte “un hombre responsable”, trabajador, estudioso… en compadre del “Chapo” y segundo de a bordo del Cártel de Sinaloa?

Es lo que cuenta Mónica Ramírez Cano, psicóloga criminalista, en su columna para Opinión 51. 

Actualmente existen capos en los cárteles que no necesariamente entraron a este mundo por violencia o herencia familiar, hay personas que deciden involucrarse por decisión propia, pese a tener otras oportunidades. Tal es el caso de Dámaso López Núñez, “El Licenciado”. Ramírez Cano habló con el capo y escribió al respecto para Opinión 51.

“El Licenciado” Dámaso no fue el típico estereotipo de narcotraficante. Él no ingresó a ese mundo por nacer en un ambiente criminógeno, ni por herencia de sus familiares, ni por no tener otra opción. Él, a diferencia de su padre, estudió más de la mitad de la licenciatura en Derecho. Incluso trabajó en el sistema penitenciario en algún momento. Pero un día todo se le hizo fácil y se integró al Cártel de Sinaloa.

TE RECOMENDAMOS: EL CAPO QUE NO PUDO DECIR “NO”

Dámaso recibió la oferta del Cártel del “Chapo” Guzmán y él decidió aceptarlo. No por presión, ni por no tener otra alternativa, simplemente porque la situación económica por la que atravesaba tenía una salida fácil frente a sus ojos. Tal como le comenta a Mónica Ramírez: “Se me hizo fácil, honestamente se me hizo fácil, cuando personal del señor Joaquín me buscó para atender sus asuntos legales y administrativos. Yo no nací en esto, yo entré de manera accidental y por necesidad a este negocio”.

 Newsletter

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Al suscribirte aceptas nuestros
términos y condiciones

Dámaso era un hombre de ideas conservadoras, por lo que en su momento sorprendió su incursión en el mundo del narcotráfico. En un inicio, fue contactado por personal de Guzmán Loera para atender los asuntos administrativos y legales del Cartel. Pero su desempeño lo convirtió en un capo tras la captura de su jefe en 2017. 

Más allá de los hechos ocurridos, Mónica indaga en su mentalidad. ¿Cómo piensa un capo? La importancia del trabajo que relata la criminóloga recae en el hecho de que, tal como ella expone, “siempre he apostado por la necesidad de ir a las raíces de la violencia, su génesis, para poder entenderla y de esa manera combatirla con estrategias certeras y eficaces”.

Mónica Ramírez Cano es psicóloga, criminóloga y perfiladora criminológica. Foto: @MonRamirezCano.

TE RECOMENDAMOS: EN LA MENTE DEL “CHAPO” GUZMÁN: SU MAYOR MIEDO SE HACE REALIDAD

En el caso de “El Licenciado”, analizar su mentalidad auxilia a la psicóloga a “identificar situaciones adversas por las que atravesaron y que finalmente acabaron por mezclarse e influir de manera determinante en las decisiones y elecciones que éstos tomaron para convertirse  en lo que son”.

Si bien Dámaso le expone que hubo momentos en los que atravesaba “por muchas presiones” y que su situación económica lo estaba “acabando”, él no nació en un contexto criminógeno, por lo que el mundo del narco no figuraba en sus planes o alternativas. 

El destino y sus decisiones lo pusieron dentro, pero su forma de explicar y pensar deja una lección aún mayor a la psicóloga Ramírez Cano: las estrategias para erradicar el narcotráfico deberían enfocarse en la prevención, más que en el combate y su administración. 

La autora de la columna llega a esta conclusión debido a una declaración de Dámaso: “Es lo único que conoces, por eso las y los hijos siguen los pasos familiares del papá o la mamá, que ahora también hay muchas mujeres metidas en esto, hasta parece hereditario”. Es decir, este personaje opina que aquellos que entran a este mundo, lo hacen por un sentido de pertenencia con aquel grupo que lo está ofreciendo. Que en la narcocultura en la que vivimos, pueden ser incluso sus amigos los que se lo ofrecen entrar a este terreno.

Por ello, Mónica llegó a esa conclusión: la narcocultura ha fomentado el sentido de pertenencia en jóvenes y nuevas generaciones al narco. Lo que debería ser prevenido. 

La criminóloga y psicóloga dice que la prevención debe ser acompañada, por lo menos actualmente, debido a la urgencia de paz, de un combate directo al narco. Pero el combate debe renovarse en estas estrategias. 

@MonRamirezCano

Telegram

SOBRE EL AUTOR

Emequis

Cuando los abrazos no alcanzan y hay que huir, o los malosos no se merecen balazos

El presidente Andrés Manuel López Obrador es un férreo defensor de los derechos humanos, cuida hasta los mismísimos integrantes de las bandas criminales que azotan a México, pero que no le hablen de los niños con cáncer ni de desabasto de medicinas, ahí los derechos salen sobrando

5 / 13 / 22

Prevén ola de amparos contra impuesto a repartidores de comida en CDMX

Usuarios, repartidores y legisladores de oposición estudian medidas legales para combatir el impuesto de 2% a plataformas de reparto de comida y servicios. Expertos lo consideran una carga adicional a los gravámenes federales y locales ya pagados.

12 / 21 / 21