Precio
dólar

Al día

Bitácora de vuelo: la historia detrás del avión que trajo a Evo Morales

Antes de trasladar a Evo Morales, el jet de la Fuerza Aérea Mexicana estuvo en Sinaloa, Tamaulipas, Guerrero y Veracruz. EMEEQUIS revisó el historial de la aeronave que AMLO puso a la venta.

Por Alejandra Crail
12 nov 2019

El avión de la Fuerza Aérea Mexicana, con Evo Morales a bordo, aterrizó después de las 11 de la mañana en la Ciudad de México. Foto: Graciela López / Cuartoscuro.com

El jet bimotor Gulfstream que trasladó a México al último presidente electo de Bolivia, Evo Morales, no ha descansado en los últimos meses, pese a estar a la venta desde abril de este año. Entre agosto y noviembre de 2019 realizó 10 vuelos dentro y fuera del país. 

Este avión de la Fuerza Aérea Mexicana, que fue adquirida en la administración de Enrique Peña Nieto, ha estado en lugares y momentos clave, como en Culiacán, Sinaloa, el mismo día en que las autoridades mexicanas capturaron y luego liberaron a Ovidio Guzmán López, hijo del Chapo Guzmán. También viajó a Tamaulipas, Guerrero y Veracruz, en fechas en que ocurrieron eventos criminales.

Semanas antes de trasladar a Evo Morales, la aeronave Gulfstream estuvo en Texas, Estados Unidos, y en Punta Cana, República Dominicana.

De acuerdo con las bitácoras de vuelo del avión, consultadas por EMEEQUIS, el jet bimotor partió del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el lunes 11 de noviembre, a las 00:39 horas, tomó rumbo hacia aguas internacionales y, tras seis horas con seis minutos de vuelo, aterrizó en Lima, Perú, a las 07:45 horas.


Historial de vuelos del Jet Gulftream de agosto a la fecha.


Tras un periplo sobre territorios y mares de América del Sur, la aeronave aterrizó en la Ciudad de México poco después de las 11 de la mañana. Tras descender del avión, Evo Morales declaró: “Estamos muy agradecidos, porque el presidente de México me salvó la vida”.

Previamente, el canciller mexicano Marcelo Ebrard explicó en la conferencia mañanera que en Lima, la capital del país gobernado por Martín Vizcarra, esperaron el permiso de Bolivia para recoger a Evo Morales. Tras recibir la autorización, la aeronave despegó con rumbo al país que tiene 60 por ciento de población indígena en su territorio, sin embargo, ya en el aire, este permiso fue revocado y tuvieron que regresar a Lima.

La bitácora de vuelo de la aeronave operada por “Fumigación Aérea Andaluza”, con el número de identificación FAM3916, registrada para su venta con la matrícula XC-LOK, confirma lo dicho por el canciller. 

BITÁCORA DE UN VUELO HISTÓRICO

A las 12:16 de la tarde del lunes 11 de noviembre, el jet Gulfstream despegó del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez de Perú con rumbo a Bolivia, pero fracasó en el intento. Tras 2 horas con 50 minutos de vuelo volvió a aterrizar en territorio peruano.

En el mapa interactivo que muestra la trayectoria del avión se aprecia que la aeronave cruza Perú con rumbo al sur, pero al llegar a la frontera con Bolivia vira a la derecha y forma un círculo, espera un momento en la zona, toma rumbo nuevamente con dirección a Bolivia, se acerca más a la línea divisoria y, finalmente, vuelve a virar. Luego emprende el regreso a Lima. 


Trayectoria del vuelo que se dirigía a Bolivia pero que tuvo que regresar.


El propio Marcelo Ebrard narró en la mañanera que tuvieron que gestionar el permiso de aterrizaje y recarga de combustible con el gobierno de Paraguay, y luego encontrar una nueva ruta para el “rescate”.

El siguiente viaje marca la salida del Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi de Paraguay con rumbo a la Ciudad de México. No hay un registro claro de lo que ocurrió con el jet tras su salida de Perú, su arribo a Paraguay y la ruta que tomó para aterrizar en Bolivia, para que Evo Morales pudiera abordar. 

El vuelo que trajo al expresidente boliviano abordo, tenía como hora de despegue las 04:57 horas y aterrizó en el AICM poco después de las 11 de la mañana. La bitácora marca que, tras salir de Asunción, la ciudad capital del país gobernado por Mario Abdo Benítez, el avión de la Fuerza Aérea Mexicana tuvo que rodear Bolivia y cruzar Sudamérica por Brasil, muy pegado a la frontera con Bolivia. Según dijo Marcelo Ebrard, se contó con el apoyo del gobierno de Jair Bolsonaro para realizar esta maniobra. 

TE RECOMENDAMOS: EL MANTENIMIENTO DEL AVIÓN QUE TRAJO A EVO

La aeronave tuvo que cruzar nuevamente por Perú, pues Ecuador –cuyo dirigente es Lenin Moreno– se retractó a última hora de permitir el paso de Evo Morales por cielo ecuatoriano. El jet tomó rumbo a aguas internacionales para evitar que otros gobiernos rechazaran su paso e ingresó a México por el sur.

Evo Morales se une a la lista de personajes que históricamente han recibido asilo político en México, entre ellos: los cubanos José Martí y Fidel Castro, el ruso León Trotsky, la indígena guatemalteca, Rigoberta Menchú. En el caso de Evo el asilo se otorga “por estar en riesgo su vida”.

UN JET EN ZONAS DE CONFLICTO

El avión que México envió a Bolivia a recoger a Evo Morales es una de las 72 aeronaves que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador determinó vender por medio de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y está disponible para compra desde abril de este año. 

Su historial indica que fue fabricado en 2015 y costó más de 54 millones de dólares en la administración de Enrique Peña Nieto, unos mil 41 millones de pesos mexicanos, casi el equivalente a lo que invirtió durante seis años en combatir la violencia contra niñas, niños y adolescentes. 

A las 11:10 horas del 12 de noviembre Evo Morales aterrizó en suelo mexicano, de acuerdo con la bitácora de la aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana. 

Pese a estar en venta, la aeronave ha viajado desde hace tres meses. Una revisión de sus bitácoras muestra que los tres vuelos que hizo entre el 11 y el 12 de noviembre para traer a México al expresidente de Bolivia no han sido los únicos, hay al menos otros siete viajes que realizó entre agosto y noviembre de este año. 

El primer viaje registrado en este periodo corresponde al 2 de agosto de 2019 y es un vuelo que salió de Dallas, Texas, en Estados Unidos, a las 09:15 de la noche, hora Ciudad de México, con rumbo al aeropuerto de Toluca. Un día antes de este traslado ocurrió el tiroteo de El Paso, Texas, en un local de Walmart, donde fallecieron 22 personas y 24 resultaron heridas a manos de Patrick Wood Crusius, un joven de 21 años que declaró que quería asesinar mexicanos.

El siguiente vuelo ocurrió el 16 de agosto, duró 2 horas con 12 minutos y tuvo como punto de salida y regreso la Ciudad de México. Sin embargo, la ruta del jet marca que salió de la CDMX con rumbo a Guerrero, donde redujo la velocidad y la altura, cerca de la frontera con Oaxaca. Pasó de volar a 7 mil 920 metros a 867 km/h a descender a una altura de tan sólo 840 metros con una velocidad de 420 km/h. La mitad de este recorrido ocurre así: una velocidad baja a una altura inferior a la media. Después vuelve a la Ciudad de México. 


El 16 de agosto sobrevoló Guerrero sin aterrizar.


El 21 de agosto siguiente, el jet que hoy trasladó a Evo Morales, tuvo un vuelo a Tampico, Tamaulipas, donde aterrizó a las 11:33 horas. Ese día se registró una balacera en Nuevo Laredo que dejó al menos tres policías heridos a manos de quienes viajaban en una camioneta con letreros que contenían la leyenda “Cártel del Noreste. Tropa del Infierno”. 

El 30 de agosto el avión de la Fuerza Aérea Mexicana viajó a Veracruz. Una noche antes había ocurrido un ataque al bar Caballo Blanco, en al ciudad de Coatzacoalcos, que había dejado un saldo de 30 muertos y al menos 10 heridos de gravedad. Horas antes, el gobernador morenista Cuitláhuac García había anunciado una nueva estrategia de seguridad en la entidad.

El otro vuelo también coincide con hechos que tienen relación con el crimen organizado. El 17 de octubre pasado, en Culiacán, capital de Sinaloa, se desató una ola de violencia luego de que el Ejército mexicano detuviera a Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera. Tras horas de tiroteos, bloqueos, incendios y caos, el hijo del “Chapo” y uno de los líderes del cártel de Sinaloa, fue liberado. 

La noche de ese jueves, tras la liberación de Ovidio Guzmán, el jet voló de la Ciudad de México con rumbo a Culiacán, aterrizando a las 09:53 de la noche, hora del norte de México. 


El 17 de octubre, día de los hechos en torno a Ovidio Guzmán, estuvo en Culiacán.


La aeronave también registra vuelos de la Ciudad de México a Punta Cana, en República Dominicana. El 4 de noviembre pasado, el día que se jugó el partido Estados Unidos contra República Dominicana en Guadalajara de la Premier 12 de beisbol, el jet voló al país gobernado por Danilo Medina. 

El penúltimo viaje, previo al “rescate” de Evo Morales, marca el regreso del avión a la Ciudad de México. Salió de la Base Aérea de San Isidro, donde se guardan los aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea Dominicana, con rumbo a la Ciudad de México. Un vuelo de 4 horas. 

 

 @AleCrail

Más contenido
Para combatir el frío: los memes y cartones de la semana

Para combatir el frío: los memes y cartones de la semana

La relación bilateral con Estados Unidos, entre tensiones y reconciliaciones; ecos de las marchas domingueras. El lado jocoso de temas no tan jocosos.

Hace 1 hora

Los mexicanos discriminan más a las personas con discapacidad

Los mexicanos discriminan más a las personas con discapacidad

De acuerdo con los registros de quejas interpuestas ante Conapred, también figuran entre los motivos: diversidad sexual, embarazo, apariencia física, identidad de género y personas trans.

06 / 12 / 2019